Breve historia de la narrativa colombiana

Breve historia de la narrativa colombiana: Siglos XVI-XX

Sebastián Pineda Buitrago
Series: Literatura
Copyright Date: 2012
Edition: 1
https://www.jstor.org/stable/j.ctt14bs52p
  • Cite this Item
  • Book Info
    Breve historia de la narrativa colombiana
    Book Description:

    Este libro, escrito sin jergas ni excesivos tecnicismos, satisface las exigencias del especialista y familiariza al público general con los principales autores, obras, polémicas y movimientos literarios de la narrativa colombiana desde la Conquista hasta el presente. Trasciende lo que pudiera haber de nacionalista en su objeto de estudio al apoyarse en las modernas metodologías teóricas de la historiografía narrativa latinoamericana y situar lo colombiano como parte de una tradición mucho más amplia.

    eISBN: 978-958-665-232-2
    Subjects: Language & Literature

Table of Contents

  1. Front Matter
    (pp. 1-6)
  2. Table of Contents
    (pp. 7-14)
  3. AGRADECIMIENTOS
    (pp. 15-18)
  4. PRÓLOGO
    (pp. 19-28)
    Sebastián Pineda Buitrago

    Comienzo por confesar mis límites. El principal es, desde luego, la inevitable visión personal: frente a la literatura se experimentan admiración, goce, reprobación, reconocimiento, aburrimiento, arbitrariedades y afinidades electivas, que llevan a escoger entre un amplísimo corpus como es el de la narrativa colombiana, solo algunos textos. Por lo tanto, muchas obras se quedaron por fuera de esta historia. No hay otra razón que los caprichos de la impresón personal. La relatividad del arte y de las cosas impide cada vez más establecer un registro universal de valores literarios o estéticos. También impide cualquier pretensión de formular un canon uniforme;...

  5. Primera parte NARRATIVA COLONIAL
    (pp. 29-70)

    Al principio no podemos hablar denarrativa o literatura. Los primeros conquistadores o viajeros que comenzaron a escribir sobre América estaban lejos de sentirse escritores o narradores; cuando mucho admitieron llamarse “cronistas”. Tal vez lo más interesante sea advertir cómo ellos, mediante un idioma configurado en otro continente, vinieron a nombrar una realidad desconocida sin llegar nunca a reflejarla desnudamente, sino ainterpretarlade acuerdo con otra mentalidad, con otros elementos sociales, religiosos, políticos, psicológicos, históricos. Fondo y forma no se pueden separar, pero digamos que laformade nuestra narrativa es hispana, europea, mientras sufondoes americano: una...

  6. Segunda parte NARRATIVA DEL SIGLO XIX
    (pp. 71-120)

    Cuando los criollos neogranadinos y venezolanos comenzaron a expulsar al Imperio español en 1810, el general Francisco de Miranda acudió al nombre de Cristóbal Colón para rebautizar el continente: tierra de Colón, vale decir, Colombia. Después de la batalla del puente de Boyacá en 1819, Bolívar pretendió integrar bajo el nombre de “Colombia” el antiguo virreinato de Nueva Granada, la Capitanía General de Venezuela y la Real Audiencia de Quito. A duras penas lo consiguió durante diez años, porque a su muerte, en 1830, esta nación no funcionó en la práctica y se partió en tres países que solo conservaron...

  7. Tercera parte EL MODERNISMO NARRATIVO
    (pp. 121-164)

    Al historiar la irrupción del modernismo en la literatura colombiana, el crítico R. H. Moreno-Durán utilizó el término “revolución filológica” para referirse al cambio generado a finales del siglo XIX por una nueva forma de contar y narrar las cosas.¹ Era como si las guerras civiles de Colombia se reflejaran también en una guerra por modernizar el lenguaje. El liberalismo impreciso de la Constitución de Rionegro de 1863, que parecía encarnar cierto “modernismo” político por su carácter federalista y laico, no pudo afianzarse durante el tiempo en que rigió el destino del país (de 1863 a 1885), porque, debido a...

  8. Cuarta parte ENTREGUERRAS O ENTRE LAS VANGUARDIAS: 1914-1945
    (pp. 165-212)

    ¿Por qué la literatura colombiana figura poco en las historias y antologías de las vanguardias latinoamericanas?¹ La pregunta arroja varias respuestas. A comienzos del siglo XX, deprimida por la Guerra de Los Mil Días y la pérdida de Panamá, Colombia parecía estéril al cubismo, futurismo, surrealismo, creacionismo, ultraísmo y otrosismosque aparecieron en Europa y en varios países de Latinoamérica aproximadamente a partir de la Primera Guerra Mundial, en 1914. Además del difícil acceso a Bogotá, ubicada a más de mil kilómetros del mar, que impidió que la capital colombiana se convirtiera en un gran centro cosmopolita, Colombia vivía...

  9. Quinta parte NARRATIVA DE MEDIADOS DEL SIGLO XX (1948-1965)
    (pp. 213-254)

    El discurso antropológico, en sus variantes sociológicas e indigenistas, empapó la narrativa latinoamericana del siglo XX en menor o mayor grado hasta convertirse en una política oficialista. En México, por ejemplo, después de la revolución, se explotó en todas las formas posibles el folclor nacional, se consolidó una industria cinematográfica que no tuvo par en otro país del continente, y en 1964 se terminó de construir el inmenso Museo Nacional de Antropología, suerte de templo moderno donde están albergados los hallazgos arqueológicos de mayas, aztecas y otras civilizaciones prehispánicas. Un entusiasmo similar se sintió en Perú con el legado inca,...

  10. Sexta parte LA NARRATIVA DE GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ
    (pp. 255-286)

    Si ahora García Márquez, el vallenato y la cumbia encabezan el canon cultural de la nación colombiana, antes de 1967 el panorama era muy distinto. De la identidad colombiana, según lo establecía el centralismo, parecía excluido el componente caribeño. Los pocos escritores costeños del siglo XIX, José María Nieto, Manuel María Madiedo, Candelario Obeso, nunca llegaron a formar parte del canon nacional. La rara novela de Fuenmayor,Cosme(1928), y sus cuentos fantásticos pasaron mucho tiempo desapercibidos. El problema era de circulación cultural: si poéticamente el ascenso por el río Magdalena hasta el altiplano de Bogotá marcó la imaginación de...

  11. Séptima parte NARRATIVA DE FINALES DEL SIGLO XX (1970-1999)
    (pp. 287-338)

    Esta penúltima parte se ocupa de los principales narradores de ficción posteriores a García Márquez, es decir, de los nacidos en su mayoría entre 1930 y 1945, aproximadamente. La excepción la hacen Pedro Gómez Valderrama y Álvaro Mutis, quienes nacieron en 1923. Utilizar la caprichosa pero inevitable clasificación de “narradores posteriores a García Márquez” puede tener algo de “subordinación”, de pensara priorique él ha sido la principal influencia para todos. No fue así. Su éxito quedó asegurado tras el Premio Nobel de Literatura en 1982, pero en sus obras posteriores,El amor en los tiempos del cólera(1984)...

  12. Octava parte CAPÍTULO DE NOVEDADES (1999-2011)
    (pp. 339-364)

    Si a tan escasa distancia temporal resulta difícil determinar qué discursos, qué mentalidades o temáticas rigen la narrativa de principios del siglo XXI, tanto más complicado resulta escoger las obras y los escritores más sobresalientes nacidos, principalmente, entre 1945 y 1975. Vamos a ensayar hipótesis, a riesgo de cometer varias equivocaciones y dejando por fuera a muchos escritores. No se trata ya de buscar originalidades, como se pretende con todo lo nuevo, sino de buscar obras que asimilen o sean síntesis de lo mejor de una tradición. No hay nada nuevo bajo el sol. Y la historia literaria es una...

  13. ÍNDICE ONOMÁSTICO
    (pp. 365-376)
  14. BIBLIOGRAFÍA
    (pp. 377-382)