Invitación a la filosofía

Invitación a la filosofía: Un modo de pensar el mundo y la vida

Carlos Thiebaut
Series: Filosofía
Copyright Date: 2008
Edition: 1
https://www.jstor.org/stable/j.ctt14bs5ng
  • Cite this Item
  • Book Info
    Invitación a la filosofía
    Book Description:

    Este libro recorre algunas de las ideas que la filosofía de Occidente ha brindado para entendernos, para entender el mundo y para sacar consecuencias. No es un libro de teorías filosóficas. Es, más bien, una invitación a reflexionar sobre algunos elementos de nuestra vida. Esta invitación parte del supuesto de que por muy especializada, difícil y venerable que nos pueda parecer la filosofía, nació a pie de calle y allí encuentra su sentido último. Por supuesto, lo que en la calle, en la vida, nos preguntamos las personas no es en absoluto sencillo, ni las respuestas son obvias o simples recetas prefabricadas.

    eISBN: 978-958-665-122-6
    Subjects: Philosophy, Anthropology

Table of Contents

  1. Front Matter
    (pp. 1-6)
  2. Table of Contents
    (pp. 7-10)
  3. PRESENTACIÓN
    (pp. 11-18)
    Guillermo Hoyos Vásquez

    Este libro de Carlos Thiebaut Luis-André (Madrid, 1949) es la segunda edición de suInvitación a la filosofía: pensar el mundo, examinar la vida, hacer la ciudad, publicado por primera vez en 2003 por Acento Editorial en su colección SELF, conócete a ti mismo. Al suspenderse esta colección, el autor ha regalado generosamente los derechos de este bello libro para no filósofos y también para filósofos, al Instituto de Estudios Sociales y Culturales PENSAR y a la Facultad de Filosofía de la Pontificia Universidad Javeriana y a Siglo del Hombre Editores.

    Esta segunda edición cuenta al final con un anexo...

  4. INTRODUCCIÓN
    (pp. 19-32)

    Muchas veces el mundo nos parece opaco, emborronado. No entendemos por qué suceden las cosas, ni por qué la gente hace las cosas que hace y cree las cosas que cree. También puede que algo nos sorprenda, que nos coja de improviso y que nos aparte de lo que creíamos o de lo que esperábamos. Muchas veces el mundo es una extraña incógnita. Son varias las formas de esta opacidad, y diversas las maneras en las que nos afectan. A veces nos inquieta esa opacidad o esa sorpresa, pero también puede suceder que no nos importe no entender, ni que...

  5. I LA INCÓGNITA DEL MUNDO
    • Capítulo 1 ATREVERSE A PENSAR Y APRENDER A DUDAR
      (pp. 35-52)

      Pensar es, a la vez, algo que hacemos todos los días—y algo infrecuente y escaso—. Es probable que esa palabra, pensar, refiera por tanto a actividades muy diferentes, una fácil y otra difícil. Empecemos por lo fácil, o lo aparentemente fácil. Es fácil, hasta el punto que lo hacemos casi mecánicamente, entender muchas cosas del mundo, de las maneras como los que nos rodean son y se comportan, de lo que queremos hacer, o de lo que sabemos que se espera de nosotros. Todas las actividades que hacemos incluyen pensamientos: por ejemplo, el coger un autobús o el...

    • Capítulo 2 CONOCER: NO DAR EL MUNDO NI LA VIDA POR CERRADOS
      (pp. 53-68)

      Hemos insistido en que pensar, algo que parece metido en nuestra vida, y que nos vemos necesitados a hacer explícito y consciente en muchos momentos y circunstancias, es una suerte de trabajo. Requiere, decíamos, muchas virtudes para poderse realizar bien, como el coraje de no engañarnos, como la percepción de lo que es relevante, como la coherencia con otras cosas que creemos y que sentimos. Por eso, probablemente no pensamos bien cuando alguna de esas virtudes nos falla: no pensamos bien cuando nos engañamos (¡y qué difícil es no hacerlo cuando tenemos intereses o miedos que nos impulsan a hacerlo!)...

    • Capítulo 3 ¿CÓMO PODEMOS ENTENDER EL MUNDO? (LOS CAMINOS DEL PENSAR Y DEL CONOCER)
      (pp. 69-82)

      En los dos capítulos anteriores nos hemos fijado en algunas dimensiones, a veces nada obvias, de lo que es pensar y conocer. Tal vez hayamos descubierto que algo que aparentemente hacemos sin esfuerzo contiene muchas actividades y se topa con muchos límites nuestros, del mundo y del pensar mismo. Pensar y conocer son actividades tan completas que casi podemos llamarlas totales, y tienden a identificarse con la vida toda. Eso es, en efecto, lo que aquí se quiere decir: que la vida humana, cuando es plenamente tal, es una vida del pensamiento, una vida examinada en un mundo examinado. A...

  6. II UNA VIDA EXAMINADA
    • Capítulo 4 EL TRABAJO DEL DESEO
      (pp. 85-104)

      Entre lo que llevamos dicho han ido apareciendo de manera no muy explícita dos ideas a las que conviene que prestemos atención ahora. Una primera indica que en toda actividad, como la de pensar o conocer, ¡y cuánto más lo que llamamos normalmente acciones, como las obviamente cotidianas—aquél coger el auto-bús—o las más extraordinarias—como decirle a alguien que lo queremos—!, andamos siempre metidos de por medio y de una forma peculiar: como suponiendo o preguntando una dirección o un sentido de la acción, una acción que hacemosporalgo yparaalgo. Podemos llamarlo la intención....

    • Capítulo 5 EL FLUIR DE LOS AFECTOS
      (pp. 105-126)

      Detengámonos un momento. La imagen que vamos dibujando de nosotros mismos, basada en la acción y en un gobierno de nuestras vidas, parece en exceso escorada hacia una concepción algo fría, rígida y laboral. (Aunque cabe dudar de la duda, ¿no dijimos que al hablar, como hacíamos, del trabajo queríamos hacerlo subrayando su dignidad? ¿Y por qué habría de ser frío todo gobierno? Pero aceptemos la duda, quizá saquemos algo de ella). Así mismo, parece demasiado exigente o unilateralmente exigente en lo que nos reclama de control y de gobierno de nosotros mismos: ¿no hay encuentros fortuitos en nuestro desear...

    • Capítulo 6 EL TEJIDO DE LA FELICIDAD
      (pp. 127-156)

      Dijimos, al final del capítulo cuarto, que una vida gobernada por nosotros mismos es una vida consciente e intencionalmente tejida. Ese tejer se realiza—hemos dicho también—entre mil contingencias y dificultades. También dijimos en el capítulo anterior que en el fluir de los afectos nos descubrimos complejos, plurales, múltiples. ¿Son compatibles esas dos ideas? ¿Podemos, a la vez, atender a la complejidad que somos y que son los otros, a su pluralidad, a la multiplicidad de nuestras relaciones, entre mil y una contingencias, y a la vez, vivir consciente e intencional-mente? ¿Cómo realiza su trabajo la voluntad que, como...

  7. III HACER LA CIUDAD
    • Capítulo 7 EL ESPACIO DE LA CIUDAD
      (pp. 159-184)

      La trama de nuestros deseos, los vínculos de nuestros afectos, y el tejido de nuestros proyectos y de nuestros fines—algunos de los hilos de nuestra vida—se realizan, decíamos, entre límites y dificultades. Cada uno de esos hilos está hecho de complejidad, y el resultado no arroja certezas, sino preguntas y una clara sensación de fragilidad. Caminamos, parece, en el filo de la navaja y en cualquier momento, en muchos momentos, parece podérsenos deshacer el mundo, pues son tales las tareas de nuestra voluntad—que aspira a integrar el gobierno de la vida—y de nuestra inteligencia—que busca...

    • Capítulo 8 VIVIR JUSTAMENTE
      (pp. 185-208)

      En el capítulo anterior indicamos, al tratar de la perspectiva que hemos de adoptar y de las disposiciones que hemos de tener para ver lo público como algo nuestro, que el sentirnos concernidos por lo público activa nuestro sentido de justicia. Tal vez fuera mejor decirlo a la inversa, que nuestro sentido de justicia, si está activado, potencia las virtudes de las que hemos hablado: la capacidad de ponernos en el lugar de los demás, el coraje de la acción y el sentirnos concernidos por aquello que va constituyendo el espacio público mismo. No importa, sin embargo, mucho el orden...

    • Capítulo 9 HACER EL MUNDO
      (pp. 209-228)

      En los dos capítulos anteriores nos hemos fijado en lo que hemos llamado la ciudad, en cómo es, en lo que limita y en lo que posibilita, por una parte, y en cómo aparece en tanto espacio de lo que en nuestros juicios se muestra como lo que debería ser, como espacio de la justicia. Vimos al final del capítulo anterior que lo que consideramos justo amplía el campo de trabajo de la felicidad, porque integra en sus intereses todo aquello que el sentido de la justicia considera relevante. También dijimos, entonces, que esa ampliación somete el camino de nuestra...

    • Capítulo 10 CONCLUSIÓN: IDENTIDAD, CONTINGENCIA Y RESPONSABILIDAD
      (pp. 229-248)

      En los capítulos anteriores hemos recorrido algunas cuestiones respecto a qué hacemos cuando examinamos el mundo y nos examinamos a nosotros mismos. No es difícil darse cuenta de que esas dos indagaciones son, en realidad, la misma, pues no podemos comprender el mundo sin comprendernos a nosotros mismos ni tampoco podemos mirar quiénes somos sin mirar en torno a nosotros. Nos comprendemos y nos examinamos en la medida en que examinamos el mundo, y lo examinamos a él cuando nos indagamos a nosotros mismos. Por eso hemos visto también que ese examen no es una tarea que pueda pensarse como...

  8. EL TRASFONDO BIBLIOGRÁFICO DE ESTE LIBRO
    (pp. 249-260)