Cultura constitucional de la jurisdicción

Cultura constitucional de la jurisdicción

Perfecto Andrés Ibáñez
Series: Derecho
Copyright Date: 2011
Edition: 1
https://www.jstor.org/stable/j.ctt14bs69s
  • Cite this Item
  • Book Info
    Cultura constitucional de la jurisdicción
    Book Description:

    "A Perfecto Andrés Ibáñez le debemos una de las más agudas reflexiones críticas y propuestas respecto al modelo de juez del Estado constitucional de derecho, y acerca de la cultura constitucional de la Jurisdicción. El autor llama la atención sobre la necesidad de hacer un balance con la tradición y saldar cuentas con cierta cultura jurídica basada en la herencia del viejo positivismo dogmático y formalista, específicamente con una cultura de la magistratura enraizada en esta herencia y caracterizada por una vieja y resistente cultura corporativa". Tomado del prólogo de Gloria María Gallego García. Coedición con la Universidad EAFIT - Medellín.

    eISBN: 978-958-665-175-2
    Subjects: Law

Table of Contents

  1. Front Matter
    (pp. 1-6)
  2. Table of Contents
    (pp. 7-8)
  3. PRÓLOGO
    (pp. 9-28)
    Gloria María Gallego García
  4. ESTUDIOS
    • ¿QUÉ CULTURA CONSTITUCIONAL DE LA JURISDICCIÓN?
      (pp. 31-48)

      Ejercer jurisdicción equivale adecirel derecho. Pero, como es claro, se trata dedecirlode un modo específico, dado que esta función tiene por objeto decidir en situaciones conflictivas, para pacificarlas con el restablecimiento de la normalidad jurídica; y hacerlo, generalmente, no por la promoción de un acuerdo de los propios implicados, sino sustituyéndolos, vista su incapacidad de llegar a él, que es por lo que entra en juego la mediación judicial.

      Aquí, decidir es resolver de manera autoritativa y con referencia a normas, y hacerlo de un modo socialmente aceptable. Por eso, como regla, la decisión no puede...

    • CULTURA(S) DE LA JURISDICCIÓN
      (pp. 49-58)

      Es por demás evidente que el desempeño de cualquiera de las funciones institucionales implicadas en el ejercicio de la jurisdicción tiene como presupuesto, se nutre, de una cierta cultura, hunde sus raíces en un humus cultural. Lo es también que, vista desde esa perspectiva, la función de juzgar y las que contribuyen a su ejercicio pueden/suelen ser entendidas y profesadas de modos relativamente diversos, incluso dentro del mismo marco constitucional. Éste, sin embargo, es un dato de aparición relativamente tardía, pues se ha hecho presente en una época todavía próxima; en concreto, en las magistraturas de nuestro ámbito europeo-continental, a...

    • JURISDICCIÓN Y DEMOCRACIA POLÍTICA: LECCIONES DE UN SIGLO
      (pp. 59-76)

      Los últimos años del siglo XX, en lo que aquí interesa por razón de la materia, se distinguieron por una intensa y constante—inédita—presencia de la jurisdicción en la escena pública, que sigue viva, y parece que de manera estable. Si se toma a los medios de comunicación como indicador, esa presencia del juez, de lo judicial, literalmente asalta al lector ya desde la portada de cualquier medio escrito y en la apertura de cualquier informativo de la televisión. Los temas judiciales, antes recluidos en las últimas páginas y abandonados a la pluma del “último gato” de la redacción,...

    • LA GARANTÍA JUDICIAL DE LOS DERECHOS FUNDAMENTALES
      (pp. 77-98)

      La expresión “derecho fundamental” denota la forma jurídica de la cual, en los actuales ordenamientos, se dota a ciertos intereses y expectativas de necesaria satisfacción en la concreta experiencia vital de cada individuo, por razón de su sola condición de persona. Es por lo que se entiende que corresponden universalmente a todos los seres humanos.

      Por su propia naturaleza, es claro, representan un ideal, cuya realización, no ya plena, sino al menos en un grado estimable, será una tarea siempre, en mayor o menor medida, pendiente. También porque cada avance en la materia contribuye a desplazar hacia adelante el horizonte,...

    • IMPARCIALIDAD JUDICIAL E INDEPENDENCIA JUDICIAL
      (pp. 99-128)

      Salvatore Satta se preguntaba por la existencia de algún dato representativo de la “esencia del juicio” de una centralidad tal que este último sería inexistente en su ausencia. Decía:

      Es necesario indagar y fijar, si es posible, cuál sea el elemento constitutivo del juicio, aquél que, si falta, impide que se pueda de algún modo hablar de juicio. Me parece que este elemento es identificable y sólo uno: que el juicio se lleve a cabo por un tercero. No es un descubrimiento, es un principio tan viejo como el mundo que nadie puede ser juez en causa propia, es decir,...

    • POR OTRA LECTURA DE “LA JURISPRUDENCIA”
      (pp. 129-134)

      En la estela del autor deEl espíritu del derecho romano—que algo sabía deinterpretatioy deiurisprudentia—, ha adquirido carta de naturaleza la idea de que “interpretar” es siempre actividad demediación. Es así ya sólo en una aproximación meramente etimológica, pues el prefijointerevoca la figura delmedium, al que corresponde una labor de interposición. Ésta, como le sucede a cualquier tarea de naturaleza relacional, estácondenadaa discurrir siempre en una cierta tensión inevitable.

      No es, sin embargo, lo que sostienen algunos autores, cuya preocupación por limitar la trascendencia del momento judicial les lleva...

    • LUIGI FERRAJOLI O “LOS DERECHOS [RIGUROSAMENTE] EN SERIO”
      (pp. 135-146)

      Partiré de un hecho notorio, y remontándome a sus antecedentes causales trataré de dar cuenta del porqué de esta condición. Lo cierto es que Luigi Ferrajoli ocupa hoy un lugar central en la reflexión teórica sobre el derecho; y lo hace de manera muy sin gular, de un modo del que —diría— no existen precedentes en tal ámbito disciplinario. Porque en este autor se da la más afortunada combinación de rigor lógico-formal y riqueza de contenidos; de formación filosófica y conocimiento jurídico (experiencia práctica incluida); de empeño cultural y compromiso civil.

      La que era hasta hace poco su principal obra,...

    • ÚNICAMENTE AL IMPERIO DE LA LEY
      (pp. 147-166)

      En la materia hay dos lugares comunes que quiero situar en el punto de partida de estas consideraciones: uno es la persistente tendencia a tratar el asunto delencuentrodel juez con la ley como si consistiera en una interrelación descontextualizada de los dos polos del par; el otro es la obviedad, que no siempre se presenta como tal, de que la jurisdicción esper se, y no podría dejar de serlo, función efectiva de la legalidad como principio.

      Que la jurisdicción es función de legalidad no suele discutirse. Pero no se trata de unva de soi, que logre...

    • LA FUNCIÓN DE LAS GARANTÍAS EN LA ACTIVIDAD PROBATORIA
      (pp. 167-200)

      Entre nosotros, el tema de las garantías ha pasado de apenas existir como un lejano punto de referencia cultural, a constituir untoposcentral del discurso de quienes se ocupan del proceso penal, tanto si lo hacen en una perspectiva doctrinal, como cuando su dedicación es preferentemente práctica. En el plano empírico, es ya una obviedad decir que la jurisprudencia de la Sala Segunda del Tribunal Supremo, como la de amparo del Tribunal Constitucional relativa al derecho punitivo, en esencia versa sobre cuestiones procesales que precisamente guardan relación con eventuales quebrantamientos de los límites legales impuestos al ejercicio de la...

    • SOBRE PRUEBA Y PROCESO PENAL
      (pp. 201-216)

      Si el término que da título a esta revista —Discusiones— se tomase al pie de la letra a la hora de prefigurar el contenido del presente número, el que esto escribe carecería de legitimidad para intervenir en él como participante en un debate con Michele Taruffo. Por un lado, sinceramente, por razón de (in) com petencia teórica para una hipotética aproximación crítica a sus planteamientos sobre la prueba; y, por otro, por lo mucho que mi actual modo de concebir la experiencia jurisdiccional en la materia le debe a él; hasta el punto de que en la actualidad me resultaría...

    • MOTIVACIÓN DE LA SENTENCIA: CAMINO POR HACER
      (pp. 217-220)

      El de motivar las resoluciones es un deber exigente y que suscita incomodidad, por varias razones. En primer lugar, debido a que implica cuestionar la bondadper sede las decisiones judiciales, vieja pretensión muyancien régime, que aún late en algunas reminiscencias subculturales; y también porque impone al juez unplusde esfuerzo, y la reflexiva adopción de cierta distancia autocrítica respecto de las propiasimpresiones, en el proceso decisional. En segundo lugar, porque ese imperativo es toda una carga de profundidad en la línea de flotación del sistema, basado en la muy arraigada inteligencia psicologista y emocional de...

    • MOTIVACIÓN “POR DELEGACIÓN” DE LAS DECISIONES JUDICIALES QUE LIMITAN DERECHOS FUNDAMENTALES
      (pp. 221-246)

      Según ha escrito, cargado de razón, Fulvio Mancuso,

      […] cada instituto jurídico no vive sino en su propia realidad histórica [por lo que] de ontológico sólo puede haber en él una estructura mínima fundamental.²

      Este mínimo estructural fundamental es aquí el propósito de hacer frente a un interrogante, a unporqué, que siempre se ha dirigido a los jurisdicentes en cuanto responsables de actos de poder. El formato y el alcance de la respuesta (y la misma demanda) han evolucionado a lo largo de los siglos, hasta llegar a nuestra época, en la que el requerimiento de justificación de las...

    • EL FISCAL EN LA ACTUAL REGRESIÓN INQUISITIVA DEL PROCESO PENAL
      (pp. 247-278)

      Hay un modo bastante habitual de no ocuparse realmente del tema que, sin embargo y en apariencia, se aborda. Consiste en hacer abstracción de ciertos datos centrales del marco de referencia, justificando elescamotagecon el argumento de la calidad sóloteóricadel enfoque elegido. Una táctica de este género aplicada al asunto del fiscal llevaría a la comparación de algunos tipos ideales en cierto marco intemporal del proceso, habitado por modelos de éste susceptibles de una pacífica comparación conceptual.

      Nada más lejos de mi propósito que descalificar esta clase de aproximaciones, que, en ocasiones, tienen su razón de ser...

    • ¿DESMEMORIA O IMPOSTURA? UN TORPE USO DEL “USO ALTERNATIVO DEL DERECHO”
      (pp. 279-300)

      Ha escrito Tzvetan Todorov que

      […] la memoria no se opone en absoluto al olvido. Los dos términos para contrastar son lasupresión(el olvido) y laconservación; la memoria es, en todo momento y necesariamente, una interacción de ambos.²

      Por eso, si en la evocación de acontecimientos de cierta lejanía en el tiempo se pierde detalle e incluso se introduce alguna modificación de los contenidos mnésicos, en rigor, puede seguir hablándose de memoria. Al fin y al cabo, Pessoadixit: “decir es renovar”.³

      Algo bien distinto es presentar como efectivamente sucedido lo que no ha tenido lugar en la...

  5. NOTAS DE OPINIÓN
    • ABORTO: LO QUE “PROTEGE” EL CÓDIGO PENAL
      (pp. 303-306)

      Lo malo de los problemas mal resueltos es que nunca abandonan la escena como problemas, a lo que se une el hecho de que las soluciones a medias irrumpen en ésta de un modo que contribuye a agudizarlos. Tal es lo sucedido con el deficiente tratamiento legal del aborto, que, sin dar una salida satisfactoria al drama de las mujeres presa de embarazos no deseados, retroactúa sobre ellas en forma de una brutal amenaza sobrepenalizadora.

      La torpe reducción de un hondo conflicto existencial a deli to, presto a ser usado para calentar algún tipo de opinión, y, con mayor o...

    • MATRIMONIO HOMOSEXUAL: HAY DERECHO
      (pp. 307-312)

      A nadie puede sorprender que la decisión de dar tratamiento de matrimonio a las uniones de personas del mismo sexo resulte po lémica. Era de esperar, pues, aunque lo inmediatamente plantea do sea una cuestión jurídica, el referente externo está cargado de implicaciones que no lo son. No en vano ha sido siempre materia de interés confesional, objeto de verdaderaocupacióneclesiástica. Tanto que, en países como España, la Iglesia ha impuesto sus reglas a creyentes y no creyentes, sirviéndose para ello de lalonga manude un poder, bien poco civil, por cierto.

      Esta dimensión del asunto se hace...

    • SOBRAN TESTIGOS, CURA Y JUEZ
      (pp. 313-316)

      Joaquín Sabina es un poeta iconoclasta, cantor de relaciones efímeras; de esas que se entablan al filo de la madrugada, en el borde de la última copa, a la incierta luz de la lumbre del último pitillo. Por eso, porimpropio, debido a su informalidad, no creo que sea muy citado en intervenciones como ésta.

      A mí, sin embargo, me gusta hacerlo, trayendo aquí un pasaje de una de sus canciones-poema, muy apropiado para, a partir de él, hilvanar una brevísima reflexión sobre amor y derecho. Por que amor y derecho, después de los novios unidos por la “física” y...