Ensayos sobre crítica literaria (edición corregida y aumentada)

Ensayos sobre crítica literaria (edición corregida y aumentada)

Antonio Alatorre
Copyright Date: 2012
Published by: Colegio de Mexico
https://www.jstor.org/stable/j.ctt14jxqvk
  • Cite this Item
  • Book Info
    Ensayos sobre crítica literaria (edición corregida y aumentada)
    Book Description:

    Antonio Alatorre reunió, en 1993, trece artículos en los que expone su manera de ver la literatura y de entender y ejercer la crítica literaria. No formula ninguna "teoría literaria" ni ninguna "metodología" (nada más ajeno a sus afanes), simplemente propone su manera de entender dos fenómenos indisolublemente trabados: la literatura y la lectura. Alatorre muestra que el que lee y, muy importante, siente lo que lee, es ya un crítico literario en potencia: con las herramientas adecuadas será capaz de pensar críticamente y de explicar las razones de la emoción experimentada. El crítico no es sino un lector más "formado", más "instruido", dotado de mayor capacidad de recepción, de mayor sagacidad literaria y de la capacidad y honradez para transmitir elocuente y claramente su experiencia de lector. Este "librito" se publicó originalmente en la colección Lecturas Mexicanas de Conaculta. Actualmente esta edición se encuentra agotada. De 1993 a 2010, Alatorre añadió algunas noticias más, pulió una que otra idea (pocas) y corrigió poquísimas cosillas de estilo. Se ofrece esta nueva edición (algo corregida y añadida) para conmemorar los 90 años del nacimiento de Antonio Alatorre.

    eISBN: 978-607-462-546-2
    Subjects: Language & Literature

Table of Contents

  1. Front Matter
    (pp. 1-4)
  2. Table of Contents
    (pp. 5-6)
  3. PRESENTACIÓN
    (pp. 7-10)
    Martha Lilia Tenorio

    Volcado de lleno en su trabajo, con la paciente dedicación del filólogo y con un compromiso intelectual que fue siempre más allá de la publicación y de la vanidad satisfecha, Antonio Alatorre no cesaba de trabajar sus textos: añadiendo, cortando, enmendando, actualizando, retocando el estilo. En algún artículo, publicado en laNueva Revista de Filología Hispánica, anotó a mano, al lado de una nota de pie de página, comentándola: “Perdí una buena oportunidad de quedarme callado”.

    Fue célebre su rigor como crítico, su gusto por los “palos” bien dados, práctica de la que no escapó él mismo. Sus libros y...

  4. INTRODUCCIÓN
    (pp. 11-16)

    Desde hace muchos años, y en repetidas ocasiones, no pocos amigos me han “instado” a reunir escritos míos dispersos en revistas y publicarlos en forma de libro (por ejemplo Raimundo Lida ya hacia 1960: “Antonio, es hora de ir armando un tomito de artículos y ensayos…”). Y sí, bien sé que esoes lo que se hace. Pero siempre me he resistido, o he contestado que “lo voy a pensar” (y luego no lo pienso). ¿Por qué? Una razón de peso, y muy a la vista, ha sido ésta: no quiero aumentar el ya enorme cerro de lo prescindible. A...

  5. LA CRÍTICA LITERARIA
    (pp. 17-26)

    La primera cuestión que se podría plantear en una mesa redonda sobre crítica literaria¹ es la de su necesidad o legitimidad. Son muchos, en efecto, los que niegan todo papel a la crítica, diciendo que las obras literarias se hicieron para que las goce ingenuamente el lector, para que éste recree y reviva la intuición y la emoción del poeta,² y que lo que hace el crítico es interponerse, como cuerpo opaco y estorboso, entre la obra y el lector.

    Lo que pasa, claro, es que hay críticos y críticos, de la misma manera que hay lectores y lectores. De...

  6. EN TORNO A CREACIÓN Y TRADICIÓN
    (pp. 27-42)

    La obra literaria perfecta, dice John Middleton Murry, es “aquella que combina el máximo de personalidad con el máximo de impersonalidad”. El gran crítico inglés ha expresado en esta frase una verdad llena de meollo. Máximo de personalidad y máximo de impersonalidad: lo universal y lo individual, lo general y lo particular. Murry alude a la fuerza máxima de conmoción en el espíritu del poeta, garantía y condición de la capacidad máxima de conmoción en el espíritu de sus lectores, pero también alude a la relación entre la tradición y la creación, entre la herencia común, dato pasivo, y el...

  7. ¿QUÉ ES LA CRÍTICA LITERARIA?
    (pp. 43-58)

    Antes de explicar lo que yo entiendo por crítica de la literatura, tendré que decir unas palabras acerca de la literatura, o, más concretamente, acerca de las obras literarias.¹

    Una obra literaria se puede definir de muchas maneras. A mí me gusta, por económica, esta definición: una obra literaria es la concreción lingüística (concreción en forma de lenguaje) de una emoción, de una experiencia, de una imaginación, de una actitud ante el mundo, ante los hombres. Un cuento, un poema, una novela, etc., son obras literarias: convierten en lenguaje, digamos, la adoración de la belleza, la indignación por la injusticia...

  8. CRÍTICA LITERARIA TRADICIONAL Y CRÍTICA NEO-ACADÉMICA
    (pp. 59-86)

    A la hora de ponerme a escribir este discurso,¹ teniendo ya delante la primera hoja, aún en blanco, me vinieron a la cabeza unos versitos juguetones, y tan persistentes, que las frases iniciales que yo trataba de elaborar, frases serias, ajustadas a la retórica del exordio, se negaban a cuajar. Decidí entonces hacerles caso a los versitos, que dicen: “soy niño y mochacho, / nunca en tal me vi”. Y la experiencia de hacerles caso, de analizarlos, o sea de percibir sus resonancias, era una experiencia grata. Por algo no podía sacudírmelos: eran ellos el comienzo de mi discurso. Una...

  9. PRIMER INTERMEZZO
    (pp. 87-98)

    A punto de dejar por la paz el artículo de María Josefa Cañal sobre “La crítica periodística de los medios de difusión masiva en México” (Casa del Tiempo, núm. 42, 1984), que me había puesto a hojear sin especial interés, y para cuyo mensaje sentía inadecuadas mis antenas, tuve una sorpresa: allí, en ese texto que nada o casi nada tenía que ver conmigo, me topé de pronto con mi nombre, con una cita de algo que yo escribí, y con unas palabritas de María Josefa Cañal —abreviaré en adelante mjc— sobre el significado y la intención de eso que...

  10. LINGÜÍSTICA Y LITERATURA
    (pp. 99-120)

    Al organizador principal de este Coloquio¹ le consta que no acepté su invitación a participar en él sino después de haberle hecho notar mis incapacidades. El objetivo del Coloquio, y de los que seguirán cada dos años, según se lee en la primera circular, es abrir “un espacio académico que permita el intercambio entre los lingüistas que trabajan en México”. Yo trabajo en México, pero mis credenciales de lingüista, nunca muy claras, se han despintado de tal manera en los últimos años, que en verdad ya no tienen validez. Decididamente no pertenezco al gremio. No puedo contribuir con nada al...

  11. SEGUNDO INTERMEZZO
    (pp. 121-144)

    [El 30 de enero de 1988, pocas semanas después de publicado en la revistaVueltael ensayo “Lingüística y literatura”, apareció enSábado(suplemento semanal del periódicoUno más Uno) una “Respuesta” de Evodio Escalante, a la cual repliqué enSábadoel 20 de febrero siguiente. El 27 de ese mes publicó Escalante allí mismo una “Contrarréplica”, y el 12 de marzo contesté en forma de “Carta abierta”. Reproduzco a continuación mis dos escritos. Creo que los argumentos y puntos de vista de Escalante se pueden percibir con suficiente claridad a través de mis citas.]

    Esta réplica a la...

  12. MENÉNDEZ PELAYO, PROBLEMA HISTÓRICO
    (pp. 145-160)

    Las conmemoraciones de los grandes hombres del pasado nos brindan a los hombres de hoy la ocasión de recordar lo que les debemos. Pero también suelen prestarse a simples despliegues de retórica o a apologías tendenciosas. Es lo que ha sucedido, en 1956, con la conmemoración del centenario del nacimiento de Menéndez Pelayo. Se han publicado muchos estudios excelentes sobre el gran crítico, pero también muchos elogios indiscriminados¹ y muchas interpretaciones torcidas: se tiende a olvidar la parte tenebrosa de su obra, cuando no —y esto se ha visto particularmente en ciertos libros y artículos aparecidos en España— a convertir...

  13. UN CASO AGUDO DE MENENDEZPELAYITIS
    (pp. 161-168)

    LaEpístola a Horaciode Menéndez Pelayo (“Yo guardo con amor un libro viejo…”), aplaudidísima en otros tiempos y tenida por joya poética, ocupa hoy una vitrina modesta, aunque bien merecida, en el museo de curiosidades históricas.¹ En 1876, cuando la compuso, tenía Menéndez Pelayo veinte años apenas, pero ya había publicado varios escritos de erudición y de crítica que habían dejado sorprendidos a sus profesores. Lo que Sainte-Beuve fue en el siglo XIX para las letras francesas, o Francesco de Sanctis para las italianas, o Saintsbury para las inglesas, eso, o algo por el estilo iba a ser Menéndez...

  14. MENÉNDEZ PELAYO Y LOS POETAS MEXICANOS: UNA ESCARAMUZA CRÍTICA
    (pp. 169-180)

    Las páginas que siguen tienen como punto de partida el libro de Francisco MonterdeLa literatura mexicana en la obra de Menéndez y Pelayo.¹ Se trata de un estudio histórico y valorativo sobre la porción mexicana de laAntología de poetas hispano-americanos(1893-1895) preparada por don Marcelino Menéndez Pelayo, cuyos prólogos, ligeramente adicionados, se imprimieron después con el título deHistoria de la poesía hispano-americana(1911-1913).

    He aquí, por principio de cuentas, un resumen de los hechos.

    Al acercarse el cuarto centenario del descubrimiento del Nuevo Mundo, la Real Academia Española resolvió publicar una vasta antología de poetas hispanoamericanos, cuya...

  15. EN TORNO AL CONCEPTO DE LITERATURA “NACIONAL”
    (pp. 181-192)

    Por respeto a ustedes pongo mis cartas en la mesa. Y la primera es ésta: yo adolezco de una falla básica que me inhabilita para discurrir sobre el tema “literatura nacional”.¹ Manejo tolerablemente el concepto de “literatura” y puedo alinear dos o tres ideas alrededor del concepto de “nación”, pero nunca me ha preocupado la manera como el enorme y generalísimo sustantivoliteraturasufre delimitación o especificación por obra del adjetivonacional. Puedo decir: “La literatura nuestra es distinta de la argentina”. Puedo decir: “Borges no es autor nacional, no es compatriota nuestro”. Son verdades como templos. Pero, aunque puedan...

  16. CONTRA EL NACIONALISMO: CORRUPCIÓN DE LA NACIONALIDAD
    (pp. 193-204)

    El haber aceptado hacer lo que en estos momentos estoy haciendo ha sido un acto de irresponsabilidad. Cuando la voz del Colegio de Michoacán me invitó telefónicamente a hablar en la sesión inaugural de este Coloquio¹ y hasta me sugirió como título éste que figura en el programa, “Contra el nacionalismo: corrupción de la nacionalidad”, debí, por lo menos, haber titubeado. ¿Qué sé yo de teoría política? Pero no. Acepté inmediatamente. (La conversación telefónica duró menos de tres minutos.) Y además, aunque el título me pareció por un lado un poco raro y por otro un poco fuerte, y aunque...

  17. NOTICIA BIBLIOGRÁFICA
    (pp. 205-206)
  18. ÍNDICE ONOMÁSTICO
    (pp. 207-215)
  19. Back Matter
    (pp. 216-216)