Cruzados en la Reconquista

Cruzados en la Reconquista

Prólogo de Miguel Ángel Ladero Quesada
Series: Estudios
Copyright Date: 2014
https://www.jstor.org/stable/j.ctt155jjfv
  • Cite this Item
  • Book Info
    Cruzados en la Reconquista
    Book Description:

    Desde el siglo XI y durante más de cuatro siglos numerosos guerreros cristianos provenientes de muchos lugares de Europa se dirigieron a la Península Ibérica para participar en la guerra que, desde el siglo VIII, mantenían los cristianos hispanos contra los musulmanes de al-Andalus y a la que la historiografía en general ha denominado Reconquista. Muchos de ellos, después de su estancia en Hispania, proseguían su camino hacia Tierra Santa para combatir en las Cruzadas. Otros venían ex profeso para participar en una «Guerra Santa» que desde el siglo XI fue auspiciada por los papas, quienes consideraron las fronteras hispánicas como un frente cruzado específico. Las relaciones entre cruzados e hispanos no fueron fáciles y las razones de tal hecho son muchas: desconocimiento mutuo, tradiciones culturales diferentes, actitudes encontradas, intereses distintos de todo tipo... que a la postre dejaron una imagen distorsionada de unos y otros.

    eISBN: 978-84-15963-50-9
    Subjects: History

Table of Contents

  1. Front Matter
    (pp. 1-6)
  2. Table of Contents
    (pp. 7-8)
  3. PRÓLOGO
    (pp. 9-12)
    Miguel Ángel Ladero Quesada

    «Reconquista» y «Cruzada» son términos que hacen referencia a situaciones medievales distintas aunque susceptibles de entrar en relación e influirse recíprocamente por diversos motivos y en determinadas circunstancias. El capítulo primero de este libro, en el que se fundamentan todos los otros, se dedica, por lo tanto, a una imprescindible y esclarecedora labor de definición. La idea y la realidad de la Cruzada nace en el Occidente europeo, o Cristiandad latina, a finales del siglo xi por iniciativa pontificia, en el marco de la llamada «reforma gregoriana», e impulsa las peregrinaciones armadas dirigidas desde cualquier punto de la Cristiandad occidental...

  4. INTRODUCCIÓN
    (pp. 13-18)

    Fernando del Pulgar, tras repasar la biografía de una veintena deClaros Varones de Castilla, de los cuales sistemáticamente había subrayado su dedicación a las armas, sus esfuerzos en las guerras contra cristianos y musulmanes, sus valores caballerescos y sus habilidades militares, se dirigía a la Reina Católica para destacarle cómo aquellos caballeros, junto a otros muchos hidalgos y nobles naturales suyos, habían combatido a los infieles, gracias a lo cual «guerreando a España la ganaron del poder de los enemigos». Con fortaleza y diligencia, con justicia y clemencia, recibiendo el amor de los suyos y siendo el terror de...

  5. Capítulo I RECONQUISTA VS CRUZADA
    (pp. 19-54)

    «Reconquista» y «Cruzada» son, probablemente, dos de los conceptos más acaloradamente debatidos en la historiografía desde el siglo xix, tanto en lo que se refiere a su definición y significado, como considerando los estrechos vínculos que los relacionan. De tal manera ha sido así que, desde hace algún tiempo, existe la impresión de que vivimos en lo que un historiador ha descrito como el «inequívoco cansancio que producen los caminos transitados»¹. Las razones habría que buscarlas, en buena medida, en la falta de nuevos materiales documentales, lo que ha ido provocando una continua repetición de esquemas e impedido la aparición...

  6. Capítulo II ANTES DE LAS CRUZADAS: GUERREROS EUROPEOS EN LA TEMPRANA RECONQUISTA HISPÁNICA
    (pp. 55-68)

    Antes que Urbano II (1042-1099) hiciera el llamamiento para la Primera Cruzada en el año 1095 e incluso antes de la reforma gregoriana, ya existe constancia de la llegada de guerreros cristianos europeos a la Península con el fin de amparar y defender a una Cristiandad que creían amenazada por los musulmanes, un propósito que, como veremos, no era incompatible con otros, cuyos objetivos podemos considerar más mundanos, como la gloria militar, la rentabilidad política, el beneficio económico o la simple creencia de que se encaminaban al corazón del mundo. Lo hicieron normalmente por los Pirineos a través de caminos...

  7. Capítulo III CRUZADOS EN LA RECONQUISTA HISPANA (1096-1217)
    (pp. 69-100)

    Apenas iniciada la expedición que culminó con la conquista de Jerusalén, comenzaron a llegar a la Península Ibérica cruzados europeos con el ánimo de involucrarse en la guerra contra el Islam que encabezaban los monarcas hispánicos en sus fronteras. El fenómeno, por supuesto, no era nuevo, puesto que, como hemos visto, engarzaba con una tradición que ya duraba décadas, pero estos combatientes llegaban ahora bajo el mismo marco ideológico, espiritual y jurídico que amparaba a aquellos otros cruzados que se dirigían a Tierra Santa. A los ojos de la corte romana, pero también a los de los miles de guerreros...

  8. Capítulo IV CRUZADOS DE PASO HACIA TIERRA SANTA (1096-1217)
    (pp. 101-130)

    Los caminos de la mar a Hispania desde el norte de Europa eran conocidos desde la noche de los tiempos. Homero, al referirse a ellos, contaba que estaban llenos de sombras, pero aun así fueron aprovechados con propósitos económicos, espirituales o vitales, y a partir del siglo ix los piratas normandos se valieron de ellos para saquear las costas gallegas, portuguesas o andalusíes¹. Notorio fue el caso, por la cercanía al contexto que aquí interesa y por la trascendencia de algunas de sus decisiones, del rey noruego Olav, que llegó navegando en el año 1014 hasta Algeciras, desde donde regresó...

  9. Capítulo V CRUZADA Y RECONQUISTA DURANTE LA CONSOLIDACIÓN POLÍTICA Y MILITAR DE LAS MONARQUÍAS HISPANAS (1218-1492)
    (pp. 131-178)

    Señalábamos en el capítulo anterior cómo en 1213 Inocencio III había revocado en la decretalQuia Majorlos privilegios de cruzada otorgados en años anteriores a quienes acudieran a la Cruzada hispana: «Et procter eadem causam remissiones et indulgentias hactemus a nobis concessas procedentibus in Hispaniam contra Mauros […] revocamus»¹. Cinco años más tarde, fue Honorio III quien se negaba a la petición de las autoridades portuguesas para que los cruzados alemanes y flamencos que habían participado en la toma de Alcaçer do Sal se quedaran en las fronteras peninsulares ayudando en las tareas de conquista y repoblación. A estos...

  10. Capítulo VI LA IMAGEN DE LOS CRUZADOS EN LA HISPANIA MEDIEVAL
    (pp. 179-194)

    En un conocido trabajo sobre la alteridad medieval, Ron Barkai dedicó uno de los capítulos a la imagen que los musulmanes y la Guerra Santa produjeron en los cronistas franceses durante la larga etapa de la Reconquista y la influencia que tales juicios habrían tenido en el pensamiento hispano de la época¹. Con todos los matices que se quiera (que son muchos), las opiniones no diferían en el fondo de las peninsulares a la hora de enjuiciar al Islam y a los musulmanes: idólatras, habitantes del infierno, paganos, cobardes, crueles son algunos de los calificativos que encontramos en las crónicas...

  11. CONCLUSIONES
    (pp. 195-204)

    Durante más de cuatro siglos, decenas de miles de cruzados, procedentes de los más diversos reinos, principados, señoríos y ciudades europeas, desde Inglaterra y Escocia al Imperio alemán, desde la Francia capeta a las repúblicas mercantiles itálicas, desde Flandes al Languedoc, se vieron involucrados en la lucha que desde el siglo viii mantenían los cristianos peninsulares contra sus vecinos islámicos del sur.

    Su viaje a través de los Pirineos, su arribada a las costas atlánticas y mediterráneas ibéricas, su presencia y activa participación militar en las conflictivas fronteras hispánicas eran consecuencia directa de su implicación en uno de los más...

  12. FUENTES Y BIBLIOGRAFÍA
    (pp. 205-230)
  13. ÍNDICE DE NOMBRES
    (pp. 231-238)
  14. ÍNDICE DE LUGARES
    (pp. 239-244)
  15. Back Matter
    (pp. 245-245)