La Gran Guerra

La Gran Guerra: (1914-1948)

LOZANO ÁLVARO
Series: Estudios
Copyright Date: 2014
https://www.jstor.org/stable/j.ctt155jjhw
  • Cite this Item
  • Book Info
    La Gran Guerra
    Book Description:

    La primera guerra mundial, o Gran Guerra como la denominaron los coetáneos, fue un cataclismo global que produjo desajustes económicos, desazón social y un aumento de la militancia ideológica que socavó las bases del liberalismo europeo. El conflicto provocaría el desmenuzamiento de la Europa central, el auge del movimiento obrero revolucionario y el comienzo de la decadencia europea. La guerra llevó a una ruptura total del mundo conocido hasta entonces, y en el orden moral afectó a toda una generación que tendría un papel destacado en el desencadenamiento de la segunda guerra. El autor, basándose en archivos de diferentes países, se mueve más allá de la narración estrictamente militar y ofrece un complejo lienzo del impacto del conflicto: estratégico, político, social y cultural. Abordando los complejos orígenes de la guerra, posteriormente cubre el desarrollo del sangriento conflicto, la visión «desde arriba» pero prestando atención a la visión humana con el aporte de nuevos testimonios de la «guerra de los soldados». Esta obra de alcance global muestra cómo un conflicto entre potencias europeas arrastró a sus imperios coloniales y afectó a Japón, China, el Pacífico, África, el Imperio otomano y Estados Unidos. Una obra amena e indispensable para conocer el que ha sido definido, de forma certera, como «el acontecimiento más trascendental del siglo XX».

    eISBN: 978-84-15963-33-2
    Subjects: History

Table of Contents

  1. Front Matter
    (pp. 1-10)
  2. Table of Contents
    (pp. 11-12)
  3. 1 Introducción. Magnicidio para una guerra
    (pp. 13-44)

    En el majestuoso edificio denominado Examinations Schools, en la universidad de Oxford, se encuentra un singular retrato del káiser Guillermo II de Alemania, ataviado con la toga de doctor honoris causa, que se le concedió en una solemne ceremonia celebrada en esa universidad en 1907. Siete años después de que el káiser recibiese orgulloso su rango académico, en junio de 1914, de un total de siete doctores investidos en Oxford, cinco eran alemanes. El duque de Sajonia Coburgo Gotha, el profesor Ludwig Mitteis, de la universidad de Leipzig, y el compositor Richard Strauss también recibieron sus rangos académicos en la...

  4. 2 La destrucción de la paz
    (pp. 45-90)

    El poeta imperialista británico Rudyard Kipling escribió esas líneas en 1919 como uno de susEpitafios de la guerra, cuatro años después de la muerte de su único hijo, John, en el campo de batalla de Francia. Aunque en una primera lectura puedan resultar simples, estas palabras admiten varias interpretaciones. El mismo Kipling no le había contado toda la verdad sobre la guerra a su hijo y había insistido en que fuera reclutado a pesar de su grave miopía. Asimismo, había presentado una imagen exagerada de la «amenaza de los hunos» en los discursos en los que animaba a los...

  5. 3 La gran apuesta: 1914
    (pp. 91-146)

    Stefan Zweig resumía la confianza de los hombres de la época en el respeto por los tratados internacionales y en la preservación de la neutralidad belga:

    «Yo estaba sentado en un café con unos amigos belgas […] y cuando pasó por delante de nosotros una tropa de soldados con una ametralladora tirada por perros, uno de nosotros se puso de pie y acarició a uno de los animales, cosa que enfureció al oficial al mando del pelotón, temeroso de que aquellos mimos a un objeto bélico pudieran menoscabar la dignidad de una institución militar.

    “¿A qué vienen todos esos estúpidos...

  6. 4 Un drama nunca superado
    (pp. 147-174)

    El frente del Este en la Gran Guerra ha sido menos estudiado que el occidental. Esto obedece a varias razones. De las tres potencias que libraron la mayor parte de la lucha, los alemanes desplegaron como mucho un tercio de su ejército en ese frente, Austria-Hungría desapareció en 1918 y la Unión Soviética prefirió olvidar un conflicto que Lenin denunció como «imperialista». Sin embargo, durante gran parte del período que discurre de 1914 a 1917, el número de hom­bres que combatieron en la zona fue similar al de Francia y Bélgica, y las bajas fueron también cuantiosas, aunque, en general,...

  7. 5 Un juego de suma cero
    (pp. 175-222)

    El día de Año Nuevo de 1915 un maestro de escuela alemán de veintiocho años, Heinrich Woebcken, escribía a su familia desde el frente: «Este año sin duda será decisivo. Esta tardando mucho, pero estoy seguro de que se llegará a una resolución»². Desde las trinche­ras cercanas a la localidad de Ypres en 1915, el joven poeta norteame­ricano Alan Seeger vaticinaba en una carta a su madre: «Creo que te equivocas cuando piensas que yo no me percataba en lo que me estaba metiendo cuando me alisté. Yo sabía que habría una lucha a muerte, hasta el fin, tal y...

  8. 6 El año de las batallas
    (pp. 223-276)

    Como le sucedió a la gran mayoría de los comandantes del frente occidental, la experiencia previa de Falkenhayn no le había preparado para el tipo de empate sangriento que se había establecido en los campos de batalla de Francia. Su experiencia militar se había desarrollado contra tropas asiáticas cuyo armamento era anticuado y cuyas tácticas estaban superadas. Había sido nombrado ministro prusiano de la Guerra en 1913 y jefe de Estado Mayor tras la derrota del Marne, supervisando la guerra de trincheras que se impuso en el campo de batalla. De hecho, la defensa alemana del frente occidental había tenido...

  9. 7 Nuevas dimensiones
    (pp. 277-338)

    Al estallar el conflicto, la Royal Navy disfrutaba de un amplio liderazgo sobre su encarnizado rival alemán de 21 a 13 dreadnoughts. Sin embargo, los británicos contaban también con una vasta red de intereses comerciales mundiales y con un imperio que defender, por lo que se veían obligados a extender al límite sus recursos navales du­rante los primeros meses del conflicto. Las nuevas armas de la guerra naval—las minas, los submarinos y los torpedos—forzaron a los británicos a abandonar la estrategia tradicional de un bloqueo a pocos kilómetros de la costa alemana y la idea de que la...

  10. 8 Frentes lejanos
    (pp. 339-396)

    Un viajero que se encontrase por el este de Turquía en la primavera de 1838 se hubiese sorprendido de encontrar a un joven oficial prusiano instalado en una remota colina esbozando cuidadosamente el plano de una fortaleza otomana. Sin embargo, para el ambicioso capitán Helmut von Moltke, destinado a convertirse en uno de los mejores oficiales de Alemania, su presencia en aquel lugar no respondía a unas vacaciones exóticas. Se encontraba allí, en la zona alta del río Trigris, por motivos profesionales. Tres años antes había sido enviado a la Corte del sultán como asesor, con el objetivo de ayudar...

  11. 9 España ante la guerra
    (pp. 397-424)

    Ante el estallido de la guerra mundial la opinión pública española se dividió en aliadófilos y germanófilos. Estas preferencias generalmente no estaban basadas en un juicio de valor sobre la responsabilidad del origen de la guerra, sino que reflejaban las simpatías o antipatías de la sociedad, basadas a menudo en ideas preexistentes. En principio, España no se jugaba nada en el conflicto europeo. Históricamente no había tenido enfrentamientos con las Potencias Centrales y la única dificultad, el problema de las Carolinas con Alemania, se había resuelto de modo amistoso gracias al arbitraje del papa León XIII. En temas económicos los...

  12. 10 Punto de ruptura
    (pp. 425-492)

    Las perspectivas de las Potencias Centrales a finales de 1916 no eran muy halagüeñas. En noviembre había fallecido el venerado káiser Francisco José, y apenas se sabía nada de su sucesor, el káiser Carlos. El nuevo emperador no tardó en percatarse de la situación desesperada en la que se encontraba su imperio y concluyó que la única forma de salvar su corona era logrando la paz. La expedición de castigo del general Conrad von Hötzendorf contra Italia había fracasado en el río Isonzo y, en el este, la ofensiva del general Brusilov había destrozado el viejo ejército imperial. La industria...

  13. 11 Hasta el último hombre
    (pp. 493-538)

    En diciembre de 1917, Maurice Hankey, secretario del gabinete de guerra británico, apuntaba en su diario su valoración de las dificultades a las que se enfrentaban los Aliados: «Rusia está prácticamente fuera de la guerra. Italia se encuentra en un estado calamitoso tras las últimas derrotas. No se puede confiar demasiado en Francia, los Estados Unidos no se encuentran todavía preparados, nuestros hombres están exhaustos tras los duros golpes de estos últimos tres meses y los trabajadores se encuentran inquietos»². Esa Nochebuena, Albrecht von Thaer, destinado en el Estado Mayor alemán, escribió en su diario: «Rusia, ese gigante militar absolutamente...

  14. 12 Año cero
    (pp. 539-562)

    El 4 de diciembre de 1918, el presidente de Estados Unidos, Woodrow Wilson, zarpaba de Nueva York rumbo a la Conferencia de Paz en París. A bordo del buqueGeorge Washingtonle acompañaba un nutrido grupo de expertos salidos de las mejores universidades y del Gobierno norteamericano. El viaje de Wilson era una novedad, ya que ningún presidente norteamericano había viajado a Europa durante su mandato y en Washington algunos políticos defendían que no era conveniente que el presidente participase en el día a día de las negociaciones. Sin embargo, Wilson se mostraba convencido de que firmar la paz era...

  15. 13 La cultura de la guerra
    (pp. 563-584)

    La Gran Guerra fue asimilada a los escritos de posguerra de escritores como D. H. Lawrence, T. S. Eliot, Ezra Pound y Virginia Wolf. La presencia persistente del conflicto es resumida de forma gráfica por el personaje de Wolf, Mrs. Dalloway. Cuando en el transcurso de una recepción le llega la noticia del suicidio de un joven con neurosis de guerra, reflexiona: «En medio de mi fiesta, irrumpe la muerte»².

    Ninguna guerra se libra tan sólo en el frente. En el caso de la Gran Guerra, todas las formas artísticas se vieron afectadas por un conflicto que transformó el mundo...

  16. 14 «Entre Verdún y Dachau». Conclusión
    (pp. 585-604)

    La historia de Leonard Thompson, un mísero agricultor de la localidad británica de Suffolk, donde, como él mismo señaló, «la gente trabajaba literalmente hasta la muerte», proporciona un buen resumen del legado de la guerra. Thomson escribió: «Todos nos sentíamos felices cuando estalló la guerra el 4 de agosto de 1914, estábamos locos de alegría por abandonar las granjas». Tras el período habitual de entrenamiento, fue enviado al frente de Gallipoli en 1915. «Estábamos todos allí sentados, en el Helosponto, esperando a que se iniciase el combate. Lo primero que vimos fue una gran carpa. No la asocié con el...

  17. 15 Fuentes y bibliografía
    (pp. 605-618)
  18. 16 Índice de mapas
    (pp. 619-620)
  19. 17 Índice onomástico
    (pp. 621-626)
  20. Back Matter
    (pp. 627-627)