Cuentos sobre el orígen del hombre y del mundo

Cuentos sobre el orígen del hombre y del mundo

Cecilia Beuchat
Carolina Valdivieso
Copyright Date: 2006
Edition: 2
Published by: Ediciones UC
Pages: 77
https://www.jstor.org/stable/j.ctt15hvssk
  • Cite this Item
  • Book Info
    Cuentos sobre el orígen del hombre y del mundo
    Book Description:

    ¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? ¿Cómo nació el mundo? ¿Cómo nació el sol? ¿Desde cuándo el sol y la luna viven en el cielo? ¿Cómo nacieron los murciélagos?¿De dónde viene el maíz? ¿De dónde vienen los temblores? Estas son preguntas eternas, formuladas por cientas de personas a lo largo de la historia de la humanidad y para las cuales existen respuestas maravillosas que dieron origen a los relatos orales. Las autoras presentan este segundo volumen de relatos multiculturales, que continúa la línea iniciada con Cuentos de otros lugares de la tierra.

    eISBN: 978-956-14-1540-9
    Subjects: Language & Literature

Table of Contents

  1. Front Matter
    (pp. 1-6)
  2. Agradecimientos
    (pp. 7-7)
  3. Introducción
    (pp. 8-9)
    Las autoras

    Desde que el hombre habita nuestro planeta se ha hecho preguntas. Es un interrogador por naturaleza y gracias a esto han nacido la filosofía, la ciencia, el arte.

    (¿Quien soy?, ¿de dónde vengo?, ¿cómo nació el sol?, ¿de dónde viene el maiz? son preguntas que se hicieron en el pasado y para las cuales hubo respuestas maravillosas que dieron origen a los relatos orales.

    No sabemos exactamente cuándo se originaron, pero fue en algúln momento en el pasado, y podemos estar seguros de que nacieron a la luz de una fogata, o al atardecer frente a la puesta del sol;...

  4. Table of Contents
    (pp. 10-11)
  5. Sobre el origen del hombre y el universo
    • El zorro y la creación del mundo
      (pp. 14-15)

      Dios creó el mundo: el hombre, la tierra, los animales y las plantas, alumbrados por el sol, la luna y las estrellas. Por un error escogió al zorro para que transmitiera su voluntad a lo creado. Atokk, tuvo la culpa de las imperfecciones como se verá.

      Desde lo alto del cielo Dios ordenó:

      - Los hombres no necesitan vestidos, que vivan desnudos. Para eso los dotaré de plumas que les cubran de la cintura hasta cerca de las rodillas.

      Los hombres, que por algo que no se explica no escuchaban la voz divina, inquirieron al zorro:

      - ¿Qué dice Dios?...

    • ¿De dónde vienen los temblores?
      (pp. 16-17)

      Hace mucho, mucho tiempo, antes de que existiera la gente, casi todo lo que había en la Tierra era agua. Un día, el Gran Espíritu miró desde el Cielo hacia abajo. Decidió hacer una hermosa tierra. Pero, ¿por dónde podría comenzar? Todo lo que veía era agua. Entonces, reparó en una tortuga gigante. Era tan grande como una isla. El Gran Espíritu decidió hacer la hermosa tierra en el dorso de esa tortuga.

      Una sola tortuga no era lo suficientemente grande. El Gran Espíritu quería hacer una tierra muy extensa. Entonces la llamó:

      - Tortuga, date prisa y busca a...

    • El Viejo
      (pp. 19-19)

      El Viejo, o el Jefe, hizo la tierra de una mujer, y dijo que ella sería la madre de todos. De esta forma, la tierra fue una vez un ser humano y todavía está viva; pero se ha transformado y no la podemos ver de la forma en que vemos a una persona. Sin embargo, tiene piernas, brazos, cabeza, corazón, carne, huesos y sangre. El suelo es su carne; los árboles y la vegetación son su cabello; las rocas, sus huesos; y el viento, su aliento. Yace tendida y nosotros vivimos sobre ella. Tirita y se contrae cuando hace frío;...

    • Origen de los Sioux
      (pp. 20-20)

      Las tribus llamadasmandan, del grupo de los sioux, suponen que su nación vivía en una aldea subterránea cerca de un vasto lago.

      Encaramándose por las duras raíces de una gran parra que penetraban desde el suelo que está arriba, algunos pudieron echar un vistazo al mundo superior, en el que apreciaron riqueza y abundancia de comida, tanto animal como vegetal. Quienes habían visto el nuevo mundo de arriba volvieron a casa contando historias tan brillantes acerca de su prosperidad y agrado, que los demás resolvieron abandonar su triste morada del subsuelo, en busca de las delicias de la soleada...

    • La Creación
      (pp. 21-21)

      El Jefe que está arriba creó la rierra. En un comienzo era pequeñay Élla dejó aumentar de tamaño. Siguió haciéndola crecer, girándola hasta que fue muy grande. Entonces la cubrió con un polvo blanco, que se convirtió en el suelo.

      Hizo tres mundos, uno arriba del otro: el mundo del cielo, la tierra en que vivimos y el mundo subterráneo. Todos conectados a través de un poste o árbol que pasa por el medio.

      Entonces creó a los animales.

      Al último hizo al hombre, quien, sin embargo, tambien era lobo.

      De la cola de este hombre, hizo a la mujer....

    • La duración de la vida
      (pp. 22-23)

      Cuando Dios creó el mundo y estaba a punto de determinar cuánto iba a vivir cada creatura, vino el asno y preguntó:

      - Seiñor, ¿cuánto tiempo voy a vivir?

      - Treinta años - contestó Dios. - ¿Estás de acuerdo?

      - Ay, Señor, eso es mucho tiempo - replicó el burro. - Piensa en mi fatigosa existencia: llevar carga pesada, desde la maiñana hasta la noche y arrastrar sacos con granos al molino para que otros puedan comer pan, y ser animado y refrescado nada mas que a golpes y patadas. Dispénsame una parte de ese tiempo tan largo.

      Entonces Dios...

    • ¿Cómo llegó la sabiduría a la Humanidad?
      (pp. 24-24)

      Anansi, el hombre araña, recibió la sabiduría de manos del Dios Nyame, pero como era un ser egoísta, no quiso compartirla con los demás. Anansi deseaba ser por siempre el más sabio de la creación. Si él poseía la sabiduría del mundo, los demas vendrían donde él.

      Decidió entonces depositarla toda en una calabaza hueca y esconderla en lo más alto de un árbol, en la selva. Tomó Anansi la calabaza con la sabiduría del mundo y la empujó con todas sus fuerzas. Cuando llegó al pie de un árbol muy alto, la tomó e intentó subirla hasta la copa....

    • Como se formó el mundo según los selknam
      (pp. 26-29)

      En el principio solo existía Temáukel.

      Temáukel era el Ser Supremo.

      Temáukel envió a Kenós, el primer hombre, el primero que apareció en la tierra.

      Temáukel, Aquel-Allá-Arriba, lo envió para organizar todo acá abajo.

      Cuando Kenós llegó, solo existían esta tierra y el cielo, y más de eso no había.

      Kenós es el principio de todo y viene del cielo.

      La tierra era entonces chata e informe. El suelo era macizo y duro. La cúpula celestial estaba más cerca de la tierra que ahora. No había ni luna, ni estrellas. Krá, el sol, tampoco estaba. Solo existia una luminosidad parecida...

  6. Sobre el origen de las estrellas, el sol y la luna
    • Historia de la luna y las Tres Marías
      (pp. 32-32)

      Antiguamente, los indios de Pacasmayo y la mayoría de los habitantes de la costa del Perú adoraban a la Luna, pues tiene poder sobre los elementos, crea las comidas y causa alborotos en el mar, además de rayos y truenos.

      La tenían ellos por más poderosa que el Sol, puesto que él no aparece de noche y, en cambio, la Luna se deja ver de noche y de día. Además la Luna eclipsa al Sol y el Sol jamás a la Luna.

      Así, los indios de Pacasmayo hacían fiestas en los eclipses de Sol, celebrando a la Luna por su...

    • Cómo la luna perdió un ojo
      (pp. 33-33)

      Si el Sol tiene dos ojos que despiden deslumbrante fuego, la Luna, en cambio, posee uno solo. Parece que, en una reyerta habida entre ambos, el primero hubo de arrojar arena sobre uno de los de la Luna, por lo que ya su luz no puede competir con la del magno astro....

    • La creación del sol y la luna
      (pp. 34-36)

      Luego de que el Primer Hombre y la Primera Mujer llegaran al Quinto Mundo, decidieron hacer de este uno más brillante que los mundos inferiores en que habían estado. Pensaron y conversaron durante largo rato. Por fin se decidieron. Ellos harían un sol y una luna.

      Primero hicieron el sol. Tomaron un trozo de cristal de roca, y le dieron una forma redonda y plana. Pusieron turquesas a su alrededor y en torno a estas, rayos de lluvia roja. Ubicaron barras de relámpagos más afuera de la lluvia roja. Después, agregaron plumas de picamaderos, de alondra, de cardenal y de...

    • Sol y Luna
      (pp. 37-37)

      El Sol y la Luna discutieron acerca de su superioridad. El Sol dijo que era brillante y luminoso, que regía el día, y que ningún ser era superior a Él.

      La Luna, en respuesta, le dijo al Sol que ella regia la noche, que no habia algo superior, que cuidaba a todas las cosas de la Tierra y que mantenia fuera de peligro a todos los hombres y animales.

      Dijo el Sol:

      - Soyyo el que ilumina todo el mundo. Si me tomara un descanso, todo se oscurecería y la humanidad no podria prescindir de mí.

      La Luna replicó:

      -...

    • ¿Desde cuándo el sol y la luna viven en el cielo?
      (pp. 38-39)

      Hace muchos años, el sol y el agua eran grandes amigos y vivían juntos en la Tierra. El sol solía visitar al agua con frecuencia, pero esta jamás le retribuía las visitas. Al último, el solle preguntó al agua por qué nunca lo iba a ver a su casa; el agua le contestó que la casa del sol no era bastante grande y que si fuera con todos los suyos, el sol tendria que salir expulsado.

      Entonces dijo el agua:

      - Si quieres que te visite, debes construir una casa muy grande; pero te advierto que tiene que ser un...

    • Cómo Kishelemukong hizo a la gente y las estaciones
      (pp. 40-41)

      Hace mucho tiempo, Kishelemukong, el Gran Misterio, construyó el mundo. Primero, Kishelemukong hizo que una gran tortuga saliera de las profundidades del agua y flotara en la superficie. Luego, Kishelemukong tomó tierra mojada y la puso en el dorso de la tortuga gigante, mientras la tortuga flotaba en el océano infinito. Los surcos del caparazón de la Tortuga se convirtieron en montañas, y el pasto y los arbustos y los árboles de todos los tipos empezaron a crecer desde el suelo.

      Así fue por algún tiempo, pero Kishelemukong sintió que todavía quedaban cosas por hacer. Había pájaros y animales y...

    • Cómo nacieron las estaciones del año
      (pp. 42-45)

      Los tehuelches o tsonekas, como ellos se denominan, contaban el tiempo por lunas, y los años, por guanaqueadas. Claro que para llegar a fijar los distintos tiempos, pasaron por varios sistemas y formas, hasta que lograron establecer el que les pareció más acertado. Para ello, se basaron en elementos naturales, tales como la luna, el sol y los astros.

      Cuenta una abuela que cuando no existían las estaciones y los animales hablaban, Elal convocó a todos para ponerse de acuerdo en el tiempo de duración que debía tener cada estación.

      - Mis hijitos necesitan mamar durante tres lunas para poder...

    • Cómo nació la primavera
      (pp. 46-47)

      Perséfone era la hija de Deméter, diosa de la fertilidad y de los trigales.

      Un día iba la doncella caminando por las praderas, cortando flores, junto a Afrodita, Artemis y Athena, cuando de pronto, la tierra se abrió, y de ella emergió un carruaje tirado por cuatro corceles majestuosos de color negro. En él venía Hades, el dios de los mundos subterráneos.

      El dios raptó a Perséfone y se la llevó a vivir a lo más profundo de la tierra.

      Deméter escuchó los gritos de su hija, pero no pudo hacer nada. Desesperada, se dirigió vestida de luto al monte...

  7. Sobre el origen del mundo vegetal
    • Origen de la papa
      (pp. 50-50)

      Cuenta un antiguo relato que en tiempos muy remotos vivía un cacique que anhelaba parecerse a los dioses. Quería amar como lo hacían ellos. Cuando los dioses se abrazaban, temblaba la tierra y se producían grandes maremotos. Todos habían escuchado esto, pero nunca nadie los había visto. Entonces, el cacique se dirigió hasta la isla cercana a ver si por fin, los podía sorprender.

      Cuando llegó, solo divisó allí un lagarto gigante con las fauces abiertas, llenas de espuma, y una lengua enorme que desprendía fuego por la punta.

      Los dioses lo pillaron curioseando y decidieron castigarlo. Lo hundieron en...

    • Eco y Narciso
      (pp. 51-52)

      Eco era una hermosa Ninfa. Le gustaba pasearse por montañas y bosques, cantando o tocando algún instrumento. Pero en realidad, lo que más le gustaba hacer era charlar con los demás. Podía estar conversando horas enteras, y no se daba cuenta de cómo pasaba el tiempo. Pero Eco tenía un gran problema: cada vez que hablaba, siempre quería tener la última palabra.

      Un día, Zeus, el dios principal del Olimpo, le pidió a Eco que le hiciera un favor. Quería ir a divertirse un poco con las ninfas, y no queria que su esposa, la diosa Hera, lo pillara. Eco...

    • ¿Quién hizo las primeras praderas?
      (pp. 53-53)

      Cuando nuestro Padre hizo la tierra, he aquí que era todo bosques; campos no había, dicen. Por este motivo, y para que trabajase en la formación de las praderas, envió al saltamontes verde. En donde el saltamontes clavó originariamente su extremidad inferior, se engendraron matas de pasto: solamente entonces aparecieron las praderas.

      El saltamontes celebró con sus chirridos la aparición de los campos.

      El saltamontes originario está en las afueras del Paraíso de nuestro Padre: el que queda ahora no es más que una imagen suya....

    • Cómo nació el copihue
      (pp. 54-54)

      Hace muchos, muchos años, cuando todavía no llegaba el hombre blanco, habitaban en la tierra de Arauco, pehuenches y mapuches.

      En esa época vivían una bella princesa llamada Hues, y un vigoroso príncipe pehuenche, cuyo nombre era Copih. Sus tribus estaban enemistadas y se combatían a muerte, pero Copih y Hues se amaban y se encontraban en lugares secretos de la selva. Un malhadado día los padres de ambos jóvenes se enteraron y temblaron de furor.

      Copiñiel, el jefe de los pehuenches y padre de Copih, y Nahuel, jefe mapuche y padre de Hues se fueron cada uno por su...

    • El primer heliotropo
      (pp. 55-60)

      Era la casa de un príncipe indio muy poderoso que vivía en el Tahuantinsuyo, y entre cuyos servidores había un guerrero viejo y sabio que tenía una nietecita huérfana, llamada Heliotropo. Ambos servían al príncipe devotamente, y este apreciaba tanto al viejo que le llevaba consigo a todas partes. Cuando regresaban de los largos viajes o de las guerras, Heliotropo, oía encantada referir a su abuelo las aventuras pasadas con el príncipe, los peligros hallados en los combates, con las tribus enemigas o la descripción de misteriosas tierras conquistadas, allá donde el sol cae a plomo y las montañas parecen...

    • Leyenda de la flor de ceibo
      (pp. 62-62)
    • ¿Cómo nacieron las frutillas?
      (pp. 63-63)

      Cuando fue creado el primer hombre, se le dio una compafñera. Vivieron felices por un tiempo, pero luego empezaron a pelear, hasta que al final, la mujer abandonó al marido y partió hacia Nundagunyi, la tierra del Sol, en el este. El hombre la siguió, solo y apesadumbrado, y la mujer continuó caminando, sin mirar atrás, hasta que Unelanunhi, el Sol mismo, tuvo piedad de él y le preguntó si todavía estaba enojado con su esposa. El hombre contestó que no, y Unelanunhi quiso saber entonces si le gustaría que su esposa volviera, a lo que éste respondió prontamente que...

  8. Sobre el origen del mundo animal
    • De cómo nació la tijereta
      (pp. 66-66)

      Hace muchos años, cuando ni tú ni nosotras ni nuestros abueios, ni bisabueios, ni tatarabuelos habíamos nacido, es decir hace muchos, muchos años, vivía una abuelita que era costurera. Cosía esta abuelita tan bien que parecía costura de ángeles. Sus manos se movían ágilmente cortando con la tijera y hundiendo la aguja en las telas El hilo bailaba que daba gusto, formando hermosas prendas de vestir para sus hermanos, hijos y nietos.

      Un día la abuelita, ya muy de edad, se acostó en su cama y le rezó a Dios Padre para que se acordara de ella. Estaba cansada, sus...

    • Cómo nacieron los murciélagos
      (pp. 67-69)

      Hace mucho tiempo, al salir el Sol una mañana, se acercó demasiado a la Tierra y quedó enredado en las ramas más altas de un árbol. Mientras más trataba de escapar, más atrapado quedaba. Así es que no llegó el amanecer.

      En un comienzo, los pájaros y los animales no se dieron cuenta. Algunas personas despertaron y se fueron a dormir de nuevo, pensando que se habían equivocado y que aún no era tiempo de que llegara la mañana. Otros animales, amantes de la noche, como la pantera y el búho, estaban felices de que todavía estuviera oscuro y continuaron...

    • ¿Desde cuándo el pavo real tiene cien ojos en la cola?
      (pp. 70-72)

      Hera, la más grande de las diosas, tenía la ternera más bella que se haya visto: blanca como la crema y con unos ojos de un azul tan suave y brillante como los de una doncella. A menudo Hera y Zeus, el más grande de los dioses, se hacían bromas mutuamente, por lo que ella sabia muy bien que Zeus trataria de quitarle la ternera.

      Había también un guardián llamado Argos, que parecía ser capaz de ver todo lo que pasaba, pues tenía cien ojos. Nadie lo había visto nunca con todos ellos cerrados al mismo tiempo, y por eso...

    • ¿Desde cuándo es así la piel del cocodrilo?
      (pp. 73-73)

      Originalmente, el cocodrilo tenía una piel suave y dorada, que permanecáa así porque pasaba todo el día dentro de aguas fangosas, y solo salía de noche. Todos los demás animales iban a admirar su hermosa piel dorada. Así, el cocodrilo se puso muy orgulloso de su piel y empezó a salir del agua para complacerse con la admiración de los demás animales, aunque brillara el sol. Llegó a pensar que él era mejor que los otros y a mostrarse mandón con ellos. Los otros animales se empezaron a aburrir con este cambio de actitud y cada vez eran menos los...

  9. Fuentes
    (pp. 74-75)
  10. Bibliografía
    (pp. 76-78)
  11. Back Matter
    (pp. 79-80)