Casa de niebla

Casa de niebla

Traducción de Lucía Guerra
Copyright Date: 2012
Edition: 1
Published by: Ediciones UC
Pages: 247
https://www.jstor.org/stable/j.ctt15hvv4q
  • Cite this Item
  • Book Info
    Casa de niebla
    Book Description:

    Casa de Niebla se inicia con una advertencia: “No habrá asesinato ni asesino, pero sí existirá un crimen”. Ubicada en los primeros días del siglo XX, esta no vela cuenta la historia de Helga en una mansión cercada por la niebla, mientras el fantasma de Teresa aparece todas las noches rondando las aguas de la laguna. Se crea así la atmósfera de una novela llena de sombras y misterios para la protagonista, que vive el amor no correspondido e incursiona en la realidad onírica. Escrita en la década de los cuarenta, la estética gótica se elabora utilizando técnicas cinematográficas de aquella época en el estilo tan peculiar de María Luisa Bombal. El crimen descifrado a través del formato detectivesco arroja pistas sobre un adulterio que irónicamente resulta impune. Y en el contraste, lo sobrenatural -la vida más allá de la muerte- se presenta como aquello que no admite pesquisas racionales. Publicada en 1947 en inglés bajo el título House of mist y traducida hasta ahora al francés, sueco, portugués y japonés, después de sesenta y cinco años los lectores de habla hispana pueden acceder a la única obra inédita en español de una de las más grandes escritoras chilenas y latinoamericanas del siglo XX.

    eISBN: 978-956-14-1535-5
    Subjects: Language & Literature

Table of Contents

  1. Front Matter
    (pp. 1-6)
  2. Table of Contents
    (pp. 7-8)
  3. Palabras preliminares
    (pp. 9-18)
    Lucía Guerra

    En 1940, y tras un breve período de cinco años, María Luisa Bombal era una escritora exitosa en una época en la cual predominaba la literatura como territorio casi exclusivo de los hombres.La última niebla(1935) yLa amortajada(1938) habían sido reconocidas por la crítica como textos que abrían un nuevo horizonte en la narrativa latinoamericana y su cuento “El árbol” (1939), muy pronto se convertiría en uno de los relatos más antologados en lengua española.

    Por otra parte, su guión de la películaLa casa del recuerdo(1940), dirigida por Luis Saslavsky, se reconoció de inmediato como...

  4. Prólogo
    (pp. 19-20)
  5. PRIMERA PARTE
    (pp. 21-74)

    La historia que voy a contar es la historia de mi vida. Empieza donde otras historias generalmente terminan. Quiero decir que se inicia con un matrimonio muy extraño: el mío.

    Nunca olvidaré esa iglesia muy temprano en la mañana, tan oscura y vacía. En el altar, la luz oscilante de las lámparas de aceite y yo misma con un patético vestido negro. Solo el pequeño ramo de azahares artificiales prendido al canesú de mi vestido por la buena niñera que me había criado, me hacía lucir como una novia.

    Los ritos sagrados de la ceremonia nupcial fueron pronunciados tan a...

  6. SEGUNDA PARTE
    (pp. 75-132)

    No. La felicidad no había llegado a mí por el sendero usual, pensé acurrucándome en el hombro de Daniel mientras el carruaje nos internaba cada vez más en la niebla.

    Tampoco el amor había llegado a través de su presencia natural, reflexioné después cuando, con tristeza, vi a Daniel alejarse de mí en silencio.

    Desde el día en que me pidió que me casara con él, desalentaba cualquier demostración amorosa de mi parte y su mirada torva congelaba en mis labios las palabras apasionadas que brotaban de lo más profundo de mi corazón.

    “Ten paciencia, niña, mucha paciencia”, me había...

  7. TERCERA PARTE
    (pp. 133-190)

    Una vez más, el tren nos llevó hacia el sur hasta esa pequeña estación solitaria donde el carruaje del tío Manuel, dirigido por el joven Andrés, nos recogió para llevarnos de regreso a la hacienda.

    Y una vez más, la niebla salió a nuestro encuentro como en nuestra noche de bodas, y de nuevo entramos en la niebla y la niebla, una vez más, nos cercó. Y cuando llegamos a la laguna, los caballos retrocedieron relinchando y Daniel nuevamente se vio obligado a tomar las riendas. Y Andrés me contó que la noche anterior, dos muchachos de la villa que...

  8. CUARTA PARTE
    (pp. 191-248)

    –Ahora que hemos encontrado la felicidad, ¿por qué es tan imperioso encontrar el árbol donde habitaba? –me decía Daniel riendo. Porque no había perdido totalmente la costumbre de burlarse de mí, de vez en cuando.

    –Pero, Daniel, no me comprendes. Como no hemos logrado encontrar ese árbol de la felicidad, eso significa que todavía tendremos que enfrentar alguna desgracia.

    –¿Quieres decir que lo que estamos viviendo no es la verdadera felicidad?

    –No quiero decir eso, pero…

    –Bien entonces, en cuanto a mí, estoy perfectamente contento de vivir toda la vida con esta felicidad que tú calificas como “la no verdadera...