Alameda entre Lira y Portugal

Alameda entre Lira y Portugal: Casi todo lo que ha pasado en la UC

Becker U. Germán
Copyright Date: 2010
Edition: 1
Published by: Ediciones UC
Pages: 148
https://www.jstor.org/stable/j.ctt15hvv8s
  • Cite this Item
  • Book Info
    Alameda entre Lira y Portugal
    Book Description:

    Este libro reúne sabrosas anécdotas y el íntimo itinerario que ha desarrollado Germán Becker al interior de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Becker dirigió 25 memorables clásicos universitarios, hecho que lo constituye en figura crucial de un período de la vida social de Santiago de Chile. Destaca a lo largo de los recuerdos que presenta el autor, el protagonismo de monseñor Carlos Casanueva, rector por décadas de la UC, quien fuera, en palabras de Becker, "un verdadero gigante bajo cuya sombra, o mejor dicho bajo cuya luz, esta universidad llegó a ser lo que es". Escrito en forma ágil, coloquial y amena, señala el ex rector de la UC, Pedro Pablo Rosso, "al estilo de los buenos relatos de sobremesaaquellos que surgen cuando viejos amigos se reúnen para recordar y celebrar tiempos idos". El autor ha dirigido 26 obras de teatro, 25 clásicos universitarios, tres películas rodadas y cuatro libros publicados. Fue director y profesor de la escuela de Arte Dramático de la UC; también dirigió el Teatro de Ensayo de la misma Universidad. Fundador de Canal 13, se ha desempeñado también como cronista histórico, redactor de los diarios La Segunda y El Mercurio.

    eISBN: 978-956-14-1527-0
    Subjects: History, Language & Literature

Table of Contents

  1. Front Matter
    (pp. 1-6)
  2. Table of Contents
    (pp. 7-8)
  3. Prólogo
    (pp. 9-12)
    Pedro Pablo Rosso

    La historia suele definirse como el conjunto de acontecimientos relevantes ocurridos en el pasado, entendiendo por “relevantes” aquellos que resultan claves para la comprensión de un período de tiempo o de los acontecimientos posteriores. Obviamente, determinar la importancia de un hecho histórico involucra un elemento considerable de subjetividad, dado que corresponde al historiador escoger e interpretar aquello que considera digno de ser destacado, es decir, de ser incorporado a la memoria histórica.

    Los conceptos anteriores corresponden a lo que podría denominarse “la gran historia”, aquella que se aborda desde la historiografía y, por lo tanto, es el resultado de la...

  4. Preámbulo
    (pp. 13-16)
  5. ¿DE QUÉ SE TRATA?
    (pp. 17-18)

    El título que encabeza estas líneas bien podría corresponder a un aviso económico de arriendos buscados u ofrecidos. De todas maneras, tiene dos méritos: primero, entrega una dirección exacta, y segundo, en esa ubicación existe una sola casa, no hay dónde perderse: la gran casa de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Primitivamente este edificio fue llamado “Palacio Universitario” y sin duda su presencia le ha marcado carácter al barrio. No en vano cumple noventa años ubicado en la misma dirección, desde 1918 a 2009, fecha en que estamos escribiendo. Sus anteriores domicilios son fuente de curiosas anécdotas.

    Según nos...

  6. LA FUNDACIÓN
    (pp. 18-22)

    Cuando la Universidad Católica fue fundada, hacía 783 años (ocho siglos) desde que surgiera la Universidad de París bajo el alero protector del Papa Inocencio III.

    La fundación de nuestra Universidad no fue un parto fácil. Una vez que estuvo listo todo el papeleo y la documentación que se requería para tal efecto, al arzobispo Casanova le surgieron serias dudas sobre muchos aspectos logísticos. ¿Dónde se iba a instalar? ¿Cuánto dinero se requería para arrendar, construir o adaptar un lugar apropiado para su funcionamiento? El obispo no dejaba de tener razón en sus aprensiones. Las arcas de la Iglesia estaban...

  7. SE INICIAN LOS INCENDIOS
    (pp. 23-24)

    A los dos años de estar la Universidad Católica ubicada en la vereda poniente de la calle Ahumada, a la altura del actual Banco de Chile, un incendio destruyó el establecimiento. Nunca se supo el origen del fuego. Solamente se salvaron algunas rejas de fierro, las cuales tenían el monograma con las dos iniciales de la Unión Católica que, por cierto, habían servido para señalar el nombre de la Universidad. Aun más, cuando la Católica tuvo que abandonar el lugar por fuerza mayor, al restaurarse el edificio, se creó una firma comercial independiente que, aprovechando una parte menor de la...

  8. CAMBIO DE RECTOR
    (pp. 24-25)

    Monseñor Joaquín Larraín falleció en 1897, así como también su sucesor, monseñor Jorge Montes Solar. El mando lo asumió entonces el sacerdote Rodolfo Vergara Antúnez, quien fue rector desde 1898 hasta 1914, recordado como persona de gran calidad espiritual e intelectual.

    El padre Rodolfo es el autor de las oraciones del Mes de María, aquellas plegarias que conocimos desde niños: “Oh María, durante este bello mes que os está consagrado, todo resuena con vuestro nombre y alabanza…”. También recordamos de su autoría las oraciones del mes del Sagrado Corazón: “Rendido a vuestros pies, oh Jesús mío…”, junto a otras innumerables...

  9. PALACIO UNIVERSITARIO
    (pp. 25-25)

    La construcción del Palacio Universitario, como se le decía entonces a la actual Casa Central, se inició en 1909. El rector Rodolfo Vergara Antúnez convocó al arquitecto Manuel Cifuentes, primer profesional de la Escuela de Arquitectura e hijo de don Abdón, y al renombrado francés Emilio Jecquier, profesor de la Escuela y autor de los planos del Museo de Bellas Artes, la Estación Mapocho y la Bolsa de Comercio. En 1910 se iniciaron los trabajos que duraron ocho años. Los nombres de los arquitectos no figuran actualmente en un lugar destacado del edificio, como debiera ser....

  10. OTRO INCENDIO
    (pp. 25-27)

    El frontis de la Universidad Católica no estaría completo, tal como lo conocemos y recordamos, sino hasta 1931, cuando tras un voraz incendio que destruyó el cuarto piso, talleres y logias de Arquitectura e Ingeniería, más parte de la biblioteca y la capilla, don Carlos hizo el voto de poner una gran imagen del Sagrado Corazón en la parte más alta de la fachada, como sumo protector de la Universidad, los alumnos y maestros. La imagen es una reproducción de la que preside Río Janeiro, desde los altos del Corcovado. Como decíamos, la UC es proclive a los incendios. Todavía...

  11. LAS CALLES
    (pp. 28-29)

    Todos sabemos que la actual Alameda recién maquillada, perdón, recién pavimentada, era el brazo sur del río Mapocho. Recordemos que, bajando desde la cordillera, se topaba con el cerro Huelén, dividiéndose en dos brazos: el actual, al norte de la ciudad, y al sur, que es el que estamos comentando. Cuando años después este torrente fue reorientado por los tajamares, la gente comenzó a llamar a este sector, La Cañada. Don Pedro de Valdivia, devoto de la Virgen del Perpetuo Socorro, hizo construir una ermita a su Patrona en esta ribera sur, la cual tiempo después fue la iglesia de...

  12. PRIMER ENCUENTRO CON DON CARLOS
    (pp. 29-31)

    Cuando asumió la rectoría monseñor Carlos Casanueva (1919), la Universidad contaba con tres facultades: Derecho, Ingeniería, Agronomía y algunos establecimientos anexos. El más conocido de estos últimos era el Instituto de Humanidades, que compartía edificio con la Universidad, creándose una simpática rivalidad entre los niños del instituto con los jóvenes universitarios. El padre Jorge Gómez, santo sacerdote y quien fuera rector del Instituto años más adelante, cuando se refería a la Universidad Católica solía llamarla “el colegio de al lado”.

    En los 33 años durante los cuales estuvo don Carlos de rector, a las facultades ya existentes se les agregó...

  13. UN SEMBRADOR
    (pp. 31-33)

    Mucha gente recuerda a don Carlos, aunque algunos no lo conocieron; tanto para quienes estuvieron con él como para quienes no fueron de su tiempo, son las líneas que siguen.

    Nació don Carlos en Valparaíso el 21 de septiembre, cuando asomaba la primavera de 1874. Fueron sus padres don Carlos Casanueva Ramos y doña Isabel Opazo Bello. Cursó sus primeras letras en el colegio francés de M. Grosseling. Cuando su familia se trasladó a Santiago entró al Colegio San Ignacio, el de Alonso Ovalle, por cierto, pues el otro no existía. En ese lugar y en aquellos años se inició...

  14. NACEN LOS QUINCHEROS
    (pp. 33-36)

    Quisiéramos destacar también el nacimiento de Los Quincheros, artistas de prestigio mundial, cuyo grupo fue formado por alumnos de la Universidad Católica, hace más de 70 años: Pedro y Ernesto Amenábar, Carlos Morgan, alumnos de la Escuela de Química, y Mario Besoaín, solista del coro universitario. Cada 4 de noviembre, día de San Carlos, se cumple un año más desde que esos jóvenes alumnos fueron invitados a participar en un saludo estudiantil al rector en el día de su santo. Cantando canciones de Chile, a don Carlos Casanueva, nacieron Los Quincheros. A menudo Monseñor recordaba este hecho con simpatía.

    Cuando...

  15. UNA MIRADA AL CIELO
    (pp. 36-37)

    Un recuerdo de muchos años atrás.

    A muy poco tiempo de que monseñor Casanueva asumiera su rectorado, se hizo el espectacular anuncio de que la Universidad contaba con un Observatorio Astronómico, pionero en el hemisferio sur. Esto ocurrió el 11 de mayo de 1928. ¿Cómo se había logrado esto? A comienzos del siglo XX arribó a Chile una expedición científica estadounidense de la Universidad de California, cuyo objetivo era “estudiar las velocidades radiales de estrellas brillantes por medio de la espectrografía, con el fin de determinar el movimiento del Sistema Solar en el espacio”. La misión astronómica trajo consigo un...

  16. EX ALUMNO AGRADECIDO
    (pp. 37-39)

    Cuando la expedición Mills llegó a nuestro país, se pensó que permanecería máximo unos tres años, pero los interesantes aportes que hicieron a la ciencia alargaron su estadía. El observatorio tuvo seis directores durante los 25 años que duró su permanencia en Chile. La directiva estadounidense decidió dejar la totalidad de los instrumentos en el país, por si alguna institución deseaba comprarlos. Y es aquí donde surge uno de los llamados “milagros” de don Carlos. Nadie podría haber aventurado que la Universidad Católica iba a tener una instalación tecnológica de primer nivel, en el área de la astrofísica, en esos...

  17. LA CATÓLICA Y LOS GOBIERNOS
    (pp. 39-39)

    Los 34 años de rectorado de don Carlos Casanueva se grafican mucho mejor si anotamos los 27 gobiernos constituidos por Presidentes de la República, Juntas de Gobierno o vicepresidentes con los que monseñor debió tratar. El Presidente Carlos Ibáñez tuvo muy buena relación con la Católica durante sus dos períodos. Una medida importante fue promulgar el decreto con fuerza de ley (1927) que disponía que la enseñanza particular fuera considerada como una colaboración a la actividad educacional del Estado. Esto encarnaba uno de los más preciados anhelos de la Universidad. Otra disposición del mismo decreto otorgaba a las universidades particulares...

  18. QUERIDO Y RESPETADO POR TODOS
    (pp. 40-40)

    Don Carlos contó con la simpatía y buena voluntad de varios gobiernos, como ya lo hemos recordado. Destacamos en especial a dos Presidentes de la República: Carlos Ibáñez del Campo y Arturo Alessandri Palma. Este último, cuando cuatro alumnos de la UC: Miguel Aronowsky, Roberto Balbontín, Jimmy Rasmussen y Wilson Reed, ganaron el Campeonato de Chile de Box, en sus respectivas categorías, se hizo presente en el homenaje que la Rectoría brindó a estos jóvenes deportistas. En la ceremonia, que presidía monseñor Casanueva acompañado por el arzobispo de Santiago, monseñor Campillo, ante la gigantesca y grata sorpresa de los universitarios...

  19. DESPEDIDA DE DON CARLOS
    (pp. 41-42)

    A propósito de esta definitiva despedida, se me viene a la memoria el homenaje que se tributó a don Carlos cuando abandonó la Rectoría luego de que, con mucha dificultad, la Santa Sede aceptara su renuncia. El Consejo Superior dispuso, entre otros actos, una despedida pública, y el secretario general, don Julio Philippi, me informó que se me había otorgado el honor de que yo dirigiera la ceremonia. El acto se desarrollaría con un desfile de todos los alumnos, que en esos años sumaban más de 3.500, más los decanos, profesores e incluso el Consejo Superior, que marchó completo, junto...

  20. PALABRAS DE TOMIC
    (pp. 42-42)

    En los momentos previos a los discursos se produjo cierta tensión, pues los festejantes habían elegido a Radomiro Tomic como orador para homenajear a monseñor Casanueva. Tomic era un brillante ex alumno de Derecho y famoso por sus discursos. El problema era que don Carlos y Tomic no se habían llevado muy bien mientras este fue alumno. Tomic fue anunciado para iniciar los discursos. No volaba ni una mosca. No aceptó el micrófono y desde su puesto en las largas mesas del banquete, dijo: “Don Carlos. Un hombre que ha proyectado sombras sobre muchos hombres; es la sombra que proyectan...

  21. LA UC RECIBE LOS RESTOS DE DON CARLOS
    (pp. 43-43)

    Cuatro años después de su muerte, en el mes de agosto de 1961, con especial autorización de la familia, los restos del monseñor fueron trasladados desde el cementerio a un mausoleo especial, en el Patio de la Virgen de la Casa Central de la Universidad Católica. En la solemne ceremonia de la sepultación hizo uso de la palabra, entre otros, a nombre de sus familiares, un hermano de don Carlos, don Luis Casanueva Opazo, quien terminó su discurso diciendo:

    Después de más de 33 años de rectorado, su naturaleza se resistió a continuar la tarea. Incapacitado totalmente, la Universidad acogió...

  22. NACE LA FEUC
    (pp. 44-46)

    Don Carlos miraba con buenos ojos la formación de centros y organizaciones de alumnos que servían para unir a los jóvenes, aumentar la fraternidad y eran un buen nexo para contactar a los ex alumnos. El compañerismo no era difícil, puesto que todas las facultades estaban en Casa Central, salvo Teología, en una casa a dos cuadras de allí. Las organizaciones juveniles eran un buen instrumento para promover la cultura científica, artística, religiosa y social. También don Carlos sostenía que era útil para las relaciones con otras universidades tanto del país como del extranjero.

    En 1939 se iniciaron las actividades...

  23. BROADWAY UC EN EL MUNICIPAL
    (pp. 46-47)

    Esta experiencia resultó espectacular. Patrocinada por la FEUC, bajo la presidencia del alumno de Arquitectura Fernando Sanhueza, se me pidió preparar algo nuevo para el Teatro Municipal, durante la Semana Universitaria. Como hacía tiempo que estábamos rumiando la locura de hacer un montaje de dos comedias musicales de Broadway, que eran fenomenales éxitos de público en diversos escenarios del mundo, propuse la idea de hacer una versión resumida de cada una de ellas, usando las voces de sus intérpretes originales. Para ello contábamos con dos Longplays con las voces de Ezio Pinza, Mary Martin y otras estrellas, proporcionados por una...

  24. EL TEATRO DE ENSAYO
    (pp. 47-49)

    En 1943 se organizó una gira a Valdivia del coro de la Universidad Católica y de la rama de básquetbol de la UC. El coro lo dirigía el alumno de Arquitectura y eminente músico Juan Orrego Salas. También, entre otros, eran miembros del coro los futuros arquitectos Pedro Mortheiru y Fernando Debesa, importantes en esta historia. El ambiente artístico universitario estaba gratamente impresionado por algunos conciertos que ofreció en Chile el coro de la Universidad de Yale, en su última gira (1941), antes de que los tomara la guerra. Los miembros de este coro no solamente cantaban, sino que agregaban...

  25. DON CARLOS Y “DON JUAN”
    (pp. 49-49)

    Por cierto que me matriculé en la Academia que dirigía el actor Teodoro Lowey. Uno de mis compañeros, entre otros, era Joaquín Eyzaguirre, padre del ministro de Hacienda del Presidente Lagos. De la academia egresé pasando a formar parte del elenco de actores y luego fui director. Por mis buenas relaciones con don Carlos Casanueva, yo tenía la misión de enterarme qué le habían parecido los diferentes estrenos de nuestro teatro. Cuando se montóEl Burlador de Sevillade Tirso de Molina y le pregunté su parecer al rector sobre este debut en el Teatro Municipal, su respuesta fue clara:...

  26. JUANA DE LORENA Y UNA RECOMENDACIÓN DEL PADRE HURTADO
    (pp. 50-52)

    Cuando entregamos la traducción deJuana de Lorenade Maxwell Anderson, la Universidad rechazó la obra. Yo estaba destruido, pues me correspondía dirigirla y diseñar la escenografía. En esos días estaba en boga, en los medios políticos, la controvertida posición de “la colaboración con los malos”, tema de actualidad tras la opción de la Falange de apoyar al Partido Radical. El prorrector, padre Enrique Valenzuela, tildó la obra de “falangista”. Para que se entienda un poco más la controversia, esta pieza muestra la historia de una compañía de actores que está ensayando una obra sobre Juana de Arco. El autor...

  27. EL ICTUS
    (pp. 52-52)

    Con gente de la Católica, alumnos de la Academia de Arte Dramático de la Universidad, fundamos la Academia Ictus, destinada a la investigación y a la formación técnica de la gente de teatro. Después de largos estudios, dirigidos por expertos europeos, montamos la tragedia griega más antigua que se conoce:Las suplicantes, de Esquilo. El estreno fue en Concepción, en un festival de teatro organizado por la universidad de dicha ciudad.

    El Ictus, aunque con otra orientación, ha tenido un desarrollo ejemplar para el arte dramático en Chile....

  28. FESTIVAL DE ARTE… SIN DALÍ
    (pp. 52-54)

    Recordando los primeros pasos del teatro me ha venido a la memoria otro suceso de mi vida estudiantil, ocurrido en fecha muy distinta, cuando yo trabajaba en el Departamento Cultural de la FEUC, que presidía el futuro arquitecto y parlamentario Fernando Sanhueza. Organizamos entonces el Primer Encuentro de Arte Universitario. Para ello se programaron conferencias, exposiciones y mesas redondas con importantes invitados extranjeros. Asistieron, entre otros, el equipo de grandes arquitectos brasileros: Lucio Costa, Niemeyer y otros. A mí se me encomendó contactar, por teléfono a Papini, Dalí y Le Corbusier. Hablé con la secretaria del escritor italiano, el cual...

  29. EL TREN DE ARQUITECTURA
    (pp. 54-54)

    Los de arquitectura eran creativos y perseverantes. La escala exclusiva para llegar al cuarto piso, comarca de su escuela, partía, serpenteando, desde el segundo piso, al lado de la Capilla. Durante varias generaciones, los alumnos tuvieron la paciencia de dibujar un tren, que iba por el muro. La obra, hasta llegar arriba, demoró varios años. Los novatos se entretenían conociendo a los personajes que se asomaban por las ventanillas de cada carro y, cuando ya tenían más soltura, agregaban sus propios vagones. Casi todos los personajes hablaban, con los típicos globos de las tiras cómicas. Este tren fue una obra...

  30. ESPACIO VIRTUAL
    (pp. 54-55)

    Entre las actividades e instalaciones para este Primer Festival de Arte Universitario, diseñado por Carlos Vera y otros alumnos, se construyó en el patio principal, detrás de la escala de mármol, un gigantesco armatoste de tubos de hierro, de varios pisos de altura, transparente y con rampas de madera que conectaban los diferentes niveles. Esta construcción establecía al visitante un recorrido donde se exhibían pequeñas esculturas. Es bueno hacer notar que en esos años los alumnos de Arquitectura habían puesto de moda el concepto de “espacio virtual”.

    Llegó el día de la solemne inauguración. Por cierto que las autoridades visitantes...

  31. NUEVOS ARTISTAS UC: LOS HUASOS DE ALGARROBAL
    (pp. 55-57)

    A los 29 años del nacimiento de Los Quincheros, en nuestra Escuela de Química, la Católica aportó un nuevo conjunto de música chilena, con gran acogida de público. Era el año 1966, cuando cuatro alumnos de la UC: Rodrigo Serrano, fundador del grupo, alumno de psicología; Patricio Vives, de Medicina; Cristián Donoso de Derecho, y Eugenio Rengifo, que egresaba ese año de la Escuela de Periodismo, integraron el cuarteto de música tradicional que el propio fundador, Serrano, acompañado por los hermanos Monckeberg, bautizaron como Los Huasos de Algarrobal. Rodrigo veraneaba en Algarrobo en casa de sus compañeros Monckeberg. Este balneario...

  32. JORGE DÍAZ Y “PINTURA” GUZMÁN
    (pp. 57-58)

    Fuera de los grandes pintores, como Nemesio Antúnez, y de músicos, como Juan Orrego Salas, entre otros, hay artistas de fama internacional que nacieron en la Católica y que, al radicarse en Europa o Estados Unidos, conservaron el recuerdo de la UC como el más fuerte lazo con Chile. Conocí a dos de ellos, con los cuales trabajé: el dramaturgo Jorge Díaz y el cineasta Claudio Guzmán, ambos fallecidos en estos primeros años del siglo XXI. Por curiosa coincidencia, a ambos los conocí como alumnos de nuestra Escuela de Arquitectura, profesión de la cual me siento viudo.

    Fernando Sanhueza, presidente...

  33. TRIUNFADOR EN EE.UU.
    (pp. 58-60)

    Las inquietudes de Claudio Guzmán no estaban satisfechas con lo que hacía en Chile y decidió emigrar. Partió a Estados Unidos en una cuasi indigencia: a “pata pelá y con leva”. Esto no es una metáfora, pues parte de su modesto equipaje era la chaqueta del frac de mi papá, que ya no usaba. Comenzó lavando platos durante un tiempo, luego consiguió un trabajo de mozo aseador en una clínica de enfermos mentales. Este puesto fue un progreso, pues era puertas adentro. El empleador le proporcionaba cama y alimentos. Pintura sintió que la suerte le sonreía. Para ahorrar no salía...

  34. MENS SANA IN CORPORE SANO
    (pp. 60-62)

    Una actividad extraprogramática importante en la Universidad, era el deporte. En 1908, en una cancha situada en Santa Rosa con avenida Matta, se jugó, por primera vez, un partido de fútbol contra la Universidad de Chile. Ganó la Católica. En el equipo de la UC jugaba el joven Juan Livingstone (padre de Sergio, el “Sapo”, y Mario, su hermano, activos y brillantes participantes del deporte universitario) y abuelo de Andrés y Mario, nietos suyos que también jugaron por la UC.

    Los comienzos del Club Deportivo constituyen para mí un preámbulo casi obligado de la actividad en que me he empeñado...

  35. CEATOLEÍ LIMEÑO
    (pp. 62-64)

    El recuerdo del origen de nuestro “grito de guerra” está férreamente ligado al abogado UC Alfredo Ovalle Devoto, uno de los fundadores del Club Deportivo de la Universidad Católica y miembro de la Orden de los Cruzados Caballeros. Alegre, porque ese fue su sello, su estilo, su forma de trabajar y de vivir, con un buen humor a toda prueba, ingenioso y oportuno, el “Bototo” (así se le apodaba cariñosamente como dirigente, pues lo fue del atletismo), hincha y alumno de Derecho, jamás se dio por vencido, teniendo siempre una salida ingeniosa e imaginativa. En efecto, un recuerdo que siempre...

  36. EL HIMNO Y GARY COOPER
    (pp. 64-65)

    Nuestro himno ha tenido un destino fulgurante en la Universidad Católica; tanto es así, que hace muchos años que trascendió desde el ámbito solamente deportivo, para representar a la Pontificia en pleno. Es hermoso asistir a ceremonias solemnes en la UC. Cuando el coro entona “Alta la frente al cielo…” todo el mundo se pone de pie, en contraste con lo que ocurre en los estadios de fútbol, donde se motivó el himno, lugares en que no se le tiene respeto alguno. Quienes encabezan este desacato a nuestro himno son los miembros de una llamada barra de la Católica.

    Ya...

  37. ESTRENO CON MONTALDO
    (pp. 65-66)

    En la voz de Jorge Montaldo, alumno de Comercio, el nuevo canto fue estrenado en el Clásico Nocturno de 1942. Posteriormente, Montaldo fue solista de Los Quincheros.

    Pocas semanas después de la audición oficial del ya nominado himno, llegó a nuestro país una película de Gary Cooper que, como era de esperar, fue un gran éxito de público. Al decir coloquial, la película la vio todo Chile. Para los hinchas de la Católica, fue una sorpresa mayúscula cuando en una escena del querido actor estadounidense, que aparecía recostado en su cama tocando una tuba (ese gigantesco instrumento de viento de...

  38. GIMNASIO, REFUGIO Y CHACABUCO
    (pp. 66-67)

    Don Manuel Foster Recabarren donó los fondos para construir el gimnasio en la Casa Central. Posteriormente, Tito Cañas, economista y montañista, junto a otros entusiastas de la cordillera, lograron juntar el dinero para comprar el Refugio Suizo en Farellones, y entregarlo a la Universidad. Nunca nos han faltado los mecenas.

    Es así que, gracias a los hermanos Solari, don Virgo y don Octavio, se construyó el Estadio de plaza Chacabuco para el fútbol y la iglesia de Fátima para don Carlos Casanueva. Estos benefactores de la UC, “devotos” del rector, hicieron donación de este gran terreno, como está dicho, para...

  39. EL PASE DE LIVINGSTONE
    (pp. 67-68)

    Se tenía el terreno, pero faltaba el dinero para construir el estadio. Éste llegó por lo que pagó el club Racing de Argentina por el pase del gran Sergio Livingstone. El recinto tenía una capacidad para 20 mil personas, piscina, pista de atletismo, camarines, casa para el cuidador y cancha de fútbol. Fue inaugurado el 12 de octubre de 1945 por el presidente del club, Jimmy Rasmussen. Se izaron dos banderas: la chilena por Alberto Buccicardi y la de la Católica, por Nemesio Bertrán. Vinieron de Argentina algunas delegaciones deportivas, al igual que de Perú y Bolivia. En el bus...

  40. SAN CARLOS DE APOQUINDO
    (pp. 68-72)

    Si bien es cierto que nos hemos escapado de Alameda entre Lira y Portugal hacia la precordillera, no olvidemos que la idea, el estudio y la voluntad de llevar a feliz término lo proyectado, los realizaron gente que trabajaba en la gran casa de Alameda. El mismo argumento es legítimo de esgrimir para nombrar la Sede de Arquitectura en Lo Contador; el Estadio de Fútbol de plaza Chacabuco; Santa Rosa de las Condes, en la Costanera; el Campus Oriente, antiguas Monjas Francesas; el Campus San Joaquín, la obra magna de la UC. A estas obras podemos agregar la Marina de...

  41. EXITOSA GESTIÓN
    (pp. 72-73)

    A comienzos del siglo XIX, en 1828, nacida ya la República de Chile, tenemos como propietario del terreno que llegó a ser San Carlos de Apoquindo a don Pedro Fernández Concha, descendiente de la condesa de Sierra Bella. Siguiendo la tradición imperante en esos lustros, innumerables fueron los juicios que entabló este caballero en contra de don José Buzeta, dueño del fundo San José de Maipo, y con don Vicente Dávila, dueño de la Hacienda La Dehesa, que prosiguió con su viuda doña Carmela Ossa, y luego contra la orden de la Recoleta Dominica, dueña de Apoquindo. En este último...

  42. EL ESTADIO DE FÚTBOL
    (pp. 73-74)

    Se destacan en el centro deportivo el complejo del fútbol con sus instalaciones de entrenamiento y concentración, canchas de atletismo, tenis, rugby, básquetbol, recinto de natación, y las instalaciones para la equitación, así como su gran estadio de competencia, para 15 mil personas, obra de 1988 del arquitecto UC Esteban Barbieri. Este estadio, que debería llamarse “Sergio Livingstone”, también debe honrar al grupo de dirigentes y mecenas que, liderados por el incansable Swett, lo ayudaron a construir: Juan Eduardo Errázuriz, Teodoro Yameti, Samuel Vine, Fernando Bolumburu. La construcción la realizó el constructor UC Eugenio Duque....

  43. SANTA ROSA DE LAS CONDES
    (pp. 74-75)

    Mucha gente se pregunta cuál es la razón por la cual este terreno del Club Deportivo Universidad Católica (CDUC) lleva el nombre con el cual se le menciona. Esta es la historia. En 1962, la Municipalidad de Las Condes entregó por 99 años al CDUC un terreno ribereño al río Mapocho, frente a las grandes instalaciones de Cervecerías Unidas, para que realizara en mejor forma sus actividades propias. Sin embargo, para que la Universidad se hiciera cargo del predio y comenzara a instalarse, surgió un problema de muy difícil solución. Gran parte de este terreno albergaba a la llamada Población...

  44. LOS RECORDADOS CLÁSICOS UNIVERSITARIOS
    (pp. 76-76)

    La rivalidad entre la Universidad del Estado, Universidad de Chile, y la Católica, es un tema ancestral. De ninguna manera esto significa que hubiera odiosidad entre ellas, solamente rivalidad en sana competencia. Por lo demás, la calidad de la juventud de esos entonces impedía los excesos, los cuales, de ocurrir, habrían imposibilitado enfrentamientos deportivos memorables. El Clásico Universitario nació en modesta cuna para culminar en un gran espectáculo, en un hito para la sociedad chilena. ¿Alguien puede imaginarse un Clásico hoy, con las llamadas “barras bravas”?

    A pesar de la gran desproporción de tamaño, recursos e historia de la UC...

  45. BARRISTAS HONORABLES
    (pp. 77-78)

    En todas estas actividades deportivas, y luego en otras, una vez al año se celebraba un Clásico Universitario. Una competencia en el espectáculo y en el deporte respectivo. Pero sin duda fue el fútbol el que encendió la llama de esta singular celebración, que de alguna manera reemplazó a la tradicional Fiesta de la Primavera. El público asistía al Estadio Nacional con el mejor de los ánimos para disfrutar de las gracias de los alumnos de ambos planteles. Por cierto asistían partidarios de una u otra Universidad, pero la actitud general, durante el espectáculo, era de una digna neutralidad, para...

  46. TRAVESURAS EN BUENA LID
    (pp. 78-80)

    Estos bloques de barristas disponían de equipos de alto parlantes, con micrófonos para solistas y para coro. El manejo de ellos lo hacía el director de la “claque”, que también oficiaba de “tallero”. Junto a él estaba el solista, que entonaba los cantos alusivos, generalmente con bromas a los jugadores del equipo contrario. Las autoridades de las barras de la Chile eran AlejandroFlacoGálvez y Walter Ganga, el primero con una gran simpatía y comicidad innata, y el segundo un gran tenor, figura –este último– señera de los clásicos, tal como el Flaco. La Católica era comandada por Gustavo...

  47. “NO PUEDEN ENTRAR CABROS CHICOS”
    (pp. 80-81)

    Nuestro amor por la Católica se acentuaba en el Colegio de San Ignacio, porque como figuras emblemáticas del equipo de la UC se distinguían dos ex alumnos del colegio: Fernando Riera y Sergio Livingstone. El año en que ingresé en el San Ignacio, 1937, se fundó el Club Deportivo de la UC. Ese año conocí a los San Miguel, gente que ha sido como mi segunda familia durante setenta años. Mi compañero de curso era Salo, con quien compartimos nuestra pasión por la UC. Un día, con permiso del padre Jorge González, S.J., partimos a la Universidad a tratar de...

  48. MIL DOSCIENTOS MÚSICOS EN LA CANCHA
    (pp. 81-82)

    En un recuerdo a vuelo de pájaro, aquí van algunos otros temas que teatralizamos:Diego Portales. La parte musical de este espectáculo fue presidida por la canción de Yungay, himno patrio nacido precisamente por la victoria chilena en la guerra contra la Confederación Perú-Boliviana, hecho de armas impulsado por Portales. La presentación de este tema musical, dirigido por el coronel de bandas de la Fuerza Aérea, Carlos Ledermann, fue algo fuera de lo común. Todos los músicos, vistiendo uniformes de época, integraron un conjunto instrumental de mil doscientos individuos. Reunimos los orfeones de Carabineros y Aviación, más todas las bandas...

  49. NAVIDAD INOLVIDABLE
    (pp. 82-84)

    Ahora, en lo que se refiere a la competencia artística, los de la Católica, presentamos “La Navidad”. A grandes brochazos trataremos de contar algo de ese espectáculo. Ante un Estadio Nacional repleto de público, a las 21.30 horas se apagaron las luces y se entró la luna. Se dejó oír una música sugerente con cierto aire de misterio, mientras una voz –del destacado actor Justo Ugarte–, decía:

    La humanidad se encontraba sumida en las sombras. Todos los pueblos esperaban ansiosos la luz. En esos días, un edicto del César disponía que todos los habitantes del Imperio, romanos y cautivos,...

  50. LAS OVEJAS Y LOS MATARIFES PASTORES
    (pp. 84-89)

    El pesebre estaba al centro de la cancha con visión de 360 grados. Para destacar el portal de Belén había grandes prados de flores artificiales de un tamaño a escala de las dimensiones del escenario. Estas brotaron con un ingenioso sistema de cuerdas y roldanas. La magnitud del estadio obligaba a respetar su escala. Teníamos que conseguirnos miles de ovejas para llenar la cancha. Queríamos lograr un efecto semejante a esas estampas o santitos que se regalan como recuerdo de la Primera Comunión. Lo conseguimos. Las ovejas nos las prestaron en el viejo Matadero, las cuales fueron trasladadas al Estadio...

  51. LA “MÁQUINA INFERNAL”
    (pp. 89-93)

    Intentemos aclarar algo sobre la famosa “máquina”. Cuando entre la gente de mi generación –que ya quedamos pocos–, al recordar los añorados Clásicos Universitarios hablamos de la “máquina infernal”, las generaciones de reemplazo ponen cara de pregunta. Este hecho, que se repite cada vez que se la menciona, nos ha movido a tratar de explicar en qué consistía, y cómo sus efectos debían ser visibles de día y de noche.

    En las graderías de la cabecera norte del Estadio Nacional, los miembros de nuestra barra, correctamente uniformados, formaban un bloque de 30 por 30, es decir, 30 filas de...

  52. ¡SÁLVESE QUIEN PUEDA!
    (pp. 94-95)

    En esos entonces, nuestro amor por la Católica hacía que estuviéramos junto a ella en las duras y en las maduras. ¿Falló la máquina infernal? El próximo año nos tomaríamos la revancha. Y así ha sido, y será, mientras nos alumbre nuestra Alma Mater Inmortal.

    Yo fui miembro de la barra desde 1939. El año 1946, dos carismáticos dirigentes de la UC, el médico Mauricio Wainer y el arquitecto Alamiro González, lustrándose los zapatos junto a la estatua de monseñor Crescente Errázuriz, me nombraron director de la Barra. La frase protocolar con que se honró mi nombramientro fue: “Cabrito, desde...

  53. EL PATIO
    (pp. 95-96)

    El patio principal de la Casa Central de la Católica queda exactamente detrás de la escala de mármol que nos lleva, o nos trae, hacia o desde el segundo piso. Antaño fue campo de fieras pichangas protagonizadas por los alumnos de Arquitectura y Derecho. En ese mismo lugar, los discípulos de Fidias, pidiendo reformas, quemaron sus Vignolas, libro maestro del arte griego y romano. Ahí murió un decanato y nació el de Sergio Larraín García Moreno, figura señera de nuestra universidad. Corriendo el calendario, en este patio se construyó una cancha de hockey en patines. Hubo grandes encuentros. Pero la...

  54. MÁS TECNOLOGÍA
    (pp. 96-97)

    En esos mismos años, subyugados por la tecnología, nos conseguíamos con el Ejército esos teléfonos de magneto (unos que parece que se les da cuerda para hablar). Estos los usábamos para tener contacto con la entrada de automóviles al estadio y así enterarnos de la llegada de personajes ilustres y saludarlos por los parlantes de nuestra barra. El ganarle el quién vive a la Chile era muy importante. La tecnología, esta vez, nos ayudaba.

    Sobre este tema sólo nos hemos referido en el plano deportivo, si bien en el académico también ocurrían algunas cosas. El doctor Luco, sabio neurofisiólogo de...

  55. LOS MACHITUNES
    (pp. 97-98)

    Siempre se ha pensado que las dos grandes vertientes histriónicas en la Universidad eran el Teatro de Ensayo y la barra de los Clásicos Universitarios. En justicia habría que agregar que también lo fueron los machitunes, que se celebraban en las semanas universitarias. Esta celebración anual cumplía un riguroso rito. Ocurría antes, durante y después del día del Sagrado Corazón, instituido por don Carlos Casanueva, en el mes de junio. La mencionada semana tenía algunas actividades tradicionales: formación de alianzas entre escuelas, desafíos deportivos, elección de Reina y coronación en el Teatro Municipal, acto religioso, desfile de carros alegóricos de...

  56. ALGUNOS VICERRECTORES Y CURVAS PELIGROSAS
    (pp. 99-99)

    Varios sacerdotes ejercieron el cargo de asesor del rector Casanueva. Todos, a pesar de su propia identidad, asumieron de alguna manera su estilo y carisma. El padre Enrique Valenzuela y Donoso, muy propenso al fútbol y al teatro, solía revisarme los libretos de los clásicos universitarios. Era de gran corpulencia; cuando falleció, la urna no cupo entera en el nicho de su sepultura. Don Bernardino Piñera, hoy obispo, se recibió de médico antes de entrar al Seminario. Talentoso, directo, afable, decía que un obispo es un cura en tecnicolor. El padre Skobronek, sacerdote polaco, trabajó muy cercano al Hospital de...

  57. DON PANCHO VIVES
    (pp. 99-100)

    Tanto como vicerrector y después como prorrector, este sacerdote sirvió durante 22 años en la Universidad Católica. Fue de gran ayuda, entre otras materias, del desarrollo del Club Deportivo, en especial del Clásico Universitario y la barra, pues esta actividad la veía como un eficaz medio de llegar a los estratos populares. Hay dos fotografías que publicó revista Ercilla, las cuales reflejan el carácter de don Pancho, como cariñosamente se le decía. Una lo muestra sentado en las primeras filas de la barra, levantando plumeros de colores (ello me consta porque yo estaba sentado detrás de él), y la otra,...

  58. CAMBIO DE RECTORES
    (pp. 100-101)

    En el año 1967, la Universidad se vio remecida por acontecimientos totalmente inusitados para esa institución de Iglesia. La moda juvenil de la época era la revolución. (Ahora son las drogas. “De las brasas al fuego”.) Aunque, más de alguno, no tenía muy claro de qué se trataba. No había experiencia en actos de fuerza, tomas u otras tropelías; a lo más que se había llegado, y aún se recordaba, fue cuando en la década de 1950, y como una de las manifestaciones de discusión entre gente de la Facultad de Arquitectura, por reformas en los planes de estudio, los...

  59. ASUME UN ALMIRANTE
    (pp. 102-103)

    Al sexto año de la rectoría de Fernando Castillo, la realidad chilena tocó fondo. Las Fuerzas Armadas y de Orden, el 11 de septiembre de 1973, por medio de un Pronunciamiento militar, tomaron el gobierno con puño de hierro, y por ende el control total del país. Los rectores de todas las universidades presentaron su renuncia, designando la junta de gobierno a las nuevas autoridades universitarias. En la Universidad Católica fue nombrado el almirante Jorge Swett, que entre los diversos cargos que desempeñó en la Armada fue el de director de la Escuela Naval. El día en que se hizo...

  60. EL RECTOR VIAL
    (pp. 103-104)

    Cuando se retiró el rector Swett, en 1985, bien podría haber continuado cinco años más, pues el gobierno militar, en los plazos que se impuso, entregó el mando el año 2000.

    El doctor en Medicina Juan de Dios Vial Correa, distinguido investigador de la Universidad en el campo de la biología, llegaba a ocupar la rectoría, designado por la Santa Sede. Este hecho fue una noticia importante en el ambiente nacional, pues era el primer rector que no era nombrado por el gobierno militar después de 1973. Asumido el cargo, el rector Vial acudió a la Cancillería a saludar al...

  61. LOS INICIOS DE LA TV
    (pp. 105-107)

    Aunque no sea para mí algo tan entrañable como los clásicos o el teatro, también me correspondió participar en los primeros años de la TV chilena.

    La televisión siempre está haciendo noticia, no tanto por su casi mágico desarrollo técnico, sino por los contenidos, por la esquiva calidad de los programas que transmite en la actualidad. En otros tiempos, nuestra pasión televisiva se refería al proceso electrónico, al prodigio de la ciencia. El receptor de TV era casi como un altar, hoy en día está más cerca del canasto de los papeles. El primer contacto que tuvimos los santiaguinos con...

  62. PROTAB
    (pp. 107-109)

    Tiempo después me incorporé de lleno a la televisión, trabajando en Protab, la única empresa privada con estudios y equipos móviles que producía en Chile. Protab, creada por Ricardo Miranda, ingeniero comercial UC, apoyó en primer lugar a Canal 13, que prácticamente copaba sus servicios. En sus estudios se grabaron las primeras teleseries, en blanco y negro. Fueron sus directores, profesionales como Elvio Soto, Leopoldo Contreras, José Caviedes. En lo personal, en Protab dirigíAyúdeme usted compadre, La silla eléctrica, El doctor Mortis, Dominó, Los Compatriotas, El show de la Silvia Piñeiro, Hombres y mujeres de Chile, Estas son nuestras...

  63. EL CANAL 13
    (pp. 109-111)

    Un día recibí una llamada telefónica. Era el rector Castillo que me comentaba la reciente renuncia del director de Canal 13, y que él había aceptado. Luego me ofreció la dirección del Canal. Le agradecí su gentileza, pero me negué a aceptarla, pues no me consideraba preparado para una gestión de esa índole, de administración superior. En mi inocencia, sin sospechar en lo más mínimo cómo era la caldera a punto de reventar que era el Canal en esos momentos, le manifesté que yo sabía y me interesaba escribir y dirigir programas, como lo estaba haciendo, nada más. Me insistió....

  64. “Sucedidos” de don Carlos
    (pp. 112-130)

    “Sucedidos” es una palabra campesina que se adapta a lo que yo quisiera reflejar aquí. Don Carlos Casanueva fue un hombre de muchas anécdotas, pequeñas historias, chascarros. El cariño y el buen recuerdo de las personas que lo conocieron han conservado estos episodios simples de su vida, que sin embargo retratan su atractiva personalidad. Cada vez que se reúnen viejos colaboradores suyos o parientes, surgen recuerdos que se van transmitiendo de generación en generación, siendo un imperecedero monumento oral a esta figura de la Iglesia y de Chile.

    Días después de que se inauguró el monumento a don Carlos en...

  65. Anexo. Mi oficio de director
    (pp. 131-143)
  66. Back Matter
    (pp. 144-144)