Elegidos y elegibles

Elegidos y elegibles: La representación parlamentaria en la cultura del liberalismo

MARÍA SIERRA
MARÍA ANTONIA PEÑA
RAFAEL ZURITA
Series: Estudios
Copyright Date: 2010
https://www.jstor.org/stable/j.ctt6wpshp
  • Cite this Item
  • Book Info
    Elegidos y elegibles
    Book Description:

    La fórmula del gobierno representativo moderno fue una de las invenciones políticas más significativas del liberalismo. Elecciones y Parlamento se convirtieron en las claves sustentantes de un sistema destinado a contrarrestar la participación política de la ciudadanía con la autoridad supuestamente natural de las elites sociales. La cuadratura del círculo que supone la representación política liberal se intentó con diverso éxito en el mundo occidental; también en España se abordó por parte de una generación que, frecuentemente, dirigió su mirada hacia Europa en busca de modelos de gobierno. Este libro rastrea los orígenes del parlamentarismo español desde una perspectiva comparada, y aborda su historia desde el análisis de sus raíces intelectuales, los debates sobre legislación electoral, la biografía colectiva de sus autores y el discurso con el que se procuró construir política y culturalmente la representación liberal.

    eISBN: 978-84-15817-58-1
    Subjects: History, Political Science

Table of Contents

  1. Front Matter
    (pp. 1-8)
  2. Table of Contents
    (pp. 9-12)
  3. Introducción. EDUCAR NACIONES O ACARICIAR IDEAS
    (pp. 13-22)

    Más conocido por sus hechos de armas en la Guerra de África que por sus actos políticos, difícilmente comparables en relevancia con los de su hermano Leopoldo —varias veces presidente de gobierno y líder del partido de Unión Liberal—, Enrique O’Donnell fue sin embargo, además de militar, un peculiar escritor político que ocupó en cuatro legislaturas un escaño en el Congreso de los Diputados. Precisamente allí murió repentinamente en 1869, tras una intervención parlamentaria.

    Aunque su vida ha quedado oscurecida por la de más afamados miembros de una familia que pareció empeñada en figurar con mayúsculas en las crónicas...

  4. PRIMERA PARTE LA GENEALOGÍA INTELECTUAL

    • Capítulo 1 HACIA UNA GENEALOGÍA INTELECTUAL DE LA REPRESENTACIÓN POLÍTICA
      (pp. 25-104)

      Cuando, a lo largo del siglo XVIII, algunos pensadores políticos asumieron la imperiosa necesidad de sustituir el absolutismo por una nueva forma de organización y gestión política, no dudaron en bucear en el espeso piélago de la Historia a fin de encontrar modelos en los que inspirarse. Dos fueron, fundamentalmente, las tradiciones políticas referenciales que nutrieron esta inspiración y que dotaron de legitimidad genealógica a la propuesta de un sistema alternativo: por un lado, el modelo de la democracia ateniense, correspondiente al siglo IV a. C., sustentado sobre la práctica asamblearia y una compleja noción de igualdad política; por otro,...

    • Capítulo 2 EL CAMINO ESPAÑOL HACIA LA REPRESENTACIÓN
      (pp. 105-186)

      Sumergida en la marejada del debate teórico y confrontada al mismo tiempo con la urgencia de la institucionalización jurídica que imponía la práctica revolucionaria, la construcción intelectual del principio de representación política asociada al liberalismo europeo se articuló, como hemos visto, sobre cuatro niveles o extremos fundamentales: descartar los procedimientos de participación política directa del ciudadano, determinar la selección electoral de los representantes políticos, fijar los niveles de exclusión del electorado y trazar el perfil ideal de los representantes políticos en cuanto garantes del buen gobierno y conquista finalista del sistema. Mientras que los debates circunscritos a estos cuatro aspectos...

  5. SEGUNDA PARTE EL PROCESO ELECTORAL

    • Capítulo 3 LAS LEYES ELECTORALES EN SU CONTEXTO
      (pp. 189-226)

      Las leyes electorales estuvieron en el epicentro de la discusión política desde el acceso de los liberales españoles al poder en la década de 1830, pero de forma especial durante el período de consolidación y crisis del moderantismo y tras el triunfo de la revolución de 1868, pues todos los políticos y publicistas fueron conscientes de que aquéllas conferían al régimen liberal su carácter representativo. Como normas orgánicas, los distintos gobiernos mostraron una preocupación especial por acomodar las leyes electorales a la nueva arquitectura del Estado liberal. De la importancia y trascendencia que les concedieron los políticos de todas las...

    • Capítulo 4 LOS AUTORES DE LA LEGISLACIÓN ELECTORAL: UNA PERSPECTIVA PROSOPOGRÁFICA
      (pp. 227-268)

      El conjunto de diputados que intervinieron en la elaboración y discusión de las leyes electorales merece un análisis detallado pues, al observar elementos comunes pero también aspectos diferenciados entre ellos, es posible encontrar claves interpretativas para comprender el significado de aquella tarea parlamentaria. Para ello, se va utilizar el instrumento que proporciona el método prosopográfico. Ante todo, se trata de precisar la utilidad del mismo y sus limitaciones, resaltando que la biografía colectiva ofrece interesantes posibilidades para acercarse a la elite política de las décadas centrales del siglo XIX y a su mundo de relaciones.

      Se puede trazar el perfil...

    • Capítulo 5 LA DEFINICIÓN NORMATIVA
      (pp. 269-300)

      Las Proposiciones, Proyectos y leyes aprobadas en el Parlamento se articularon en torno a una serie de grandes temas a través de los cuales las distintas fuerzas políticas mostraron sus postulados sobre la representación política. Las figuras del elegible y del elector, los diversos escenarios donde tenían lugar la elección y selección de los diputados, así como los numerosos mecanismos estipulados para garantizar un proceso de votación limpio y correcto quedaron delineados en las normas españolas. En este apartado se analizarán esos rasgos esenciales de la normativa, sin entrar en el estudio del discurso y de los conceptos, estableciendo un...

  6. TERCERA PARTE CONCEPTOS Y DISCURSOS DE REPRESENTACIÓN

    • Capítulo 6 LA LÓGICA DE LA CAPACIDAD
      (pp. 303-324)

      Como ha explicado Bernard Manin, el surgimiento a finales del siglo XVIII de la representación como modelo de gobierno se debió a la intención explícita de ofrecer un sistema concebido como distinto y superior a la democracia, a la vez que simétricamente equidistante de la monarquía absoluta, bien que aristocrático en su concepción de la virtud política¹. La creación del concepto de capacidad política constituyó el nodo central de la articulación del gobierno representativo moderno, tanto en su momento de invención como en ulteriores procesos de adaptación y redefinición. La legitimidad última de un sistema fundado en la participación de...

    • Capítulo 7 CRITERIOS DE EXCELENCIA E IMAGINARIO SOCIAL
      (pp. 325-350)

      En 1861, John Stuart Mill afirmó en su famoso ensayo sobre el gobierno representativo que la auténtica primacía que debía tener reconocimiento político no era tanto la de la propiedad, sino la «superioridad mental», manifestada en otros signos distintos; sólo algún año después, el jurista italiano Gavino Spano Ledda sostenía en un tratado sobre el Derecho electoral propio de los sistemas constitucionales que el pago de impuestos directos era en sí mismo una «presunzione d’independenza del voto»¹. De igual forma que los liberales europeos debatieron largamente sobre cuáles eran los mejores fundamentos de la excelencia social y los consecuentes criterios...

    • Capítulo 8 IDENTIDADES POLÍTICAS: CIUDADANOS, VECINOS Y PADRES DE FAMILIA
      (pp. 351-374)

      Desde la lógica liberal de la capacidad, la de ciudadano debería ser la identidad política primaria del individuo; dentro de ella habrían de reconocerse todos aquellos marcados por los signos externos con los que se pretendió delimitar los conceptos de excelencia e independencia. Ciertamente, la manifestación política del estatus de ciudadano no habría de ser sino uno de los varios niveles de invención de la ciudadanía moderna, que implicó también una definición legal y nacional del sujeto¹. Pero, si bien es cierto que la distinción entre derechos civiles —iguales para todos los nacionales— y derechos políticos —exclusivos para los ciudadanos...

    • Capítulo 9 UNA COSMOVISIÓN ORDENADA Y DIRIGISTA
      (pp. 375-410)

      Toda la red de significados, representaciones e identidades que conlleva una cultura política se sustenta, en última instancia, sobre lavulgatade una determinada concepción filosófica que da razón de la naturaleza del ser humano y del conocimiento, del sentido de los mecanismos de cambio histórico y del orden socio-político. La cultura política, como indicaron Elkins y Simeon transcribiendo la interpretación de Geertz para la cultura en general, debe ser entendida no tanto como un conjunto de modelos concretos de comportamiento sino más bien como una serie de mecanismos —planos, recetas, reglas, instrucciones...— para el control del comportamiento; un horizonte...

    • Capítulo 10 LAS INFLUENCIAS LEGÍTIMAS (Y LAS CORRUPTORAS)
      (pp. 411-450)

      La citada declaración de Cándido Nocedal sobre el papel que le correspondía ante una convocatoria electoral como ministro de la Gobernación no tiene desperdicio. La intervención del ejecutivo en las elecciones «es cuestión de principios», dijo: «¿Tiene mérito el gobierno que profesando ideas conservadoras no cohíbe el ánimo de los electores? No tiene mucho mérito»; sin embargo, «el Gobierno progresista, protegiendo las elecciones, no violentando las elecciones, no puede alegar semejante mérito. ¡Pobre Gobierno progresista que está siempre cohibido y no es dueño de cohibir a nadie!Yo puedo obligar a los agentes del Gobierno, a las autoridades, a todos...

    • Capítulo 11 LA REPRESENTACIÓN Y SU GOBIERNO: ¿EL DOMINIO DEL PARLAMENTO?
      (pp. 451-500)

      La idea de la representación, cuya articulación conceptual en torno a explicaciones sobre la capacidad política, la excelencia social y la responsabilidad de los mejores hemos rastreado hasta aquí, debía extraer su potencia legitimadora también del modo concreto de gobierno que implicaba. Los discursos sobre cómo debía quedar configurado el Parlamento, escenario inexcusable del moderno gobierno representativo, cuáles eran sus funciones y sus relaciones con los demás poderes —especialmente el ejecutivo y la Corona—, dónde se fundaba su prestigio como institución y, consecuentemente, dónde residía su autoridad, fueron piezas importantes en el esfuerzo político e intelectual dirigido a legitimar...

  7. FUENTES Y BIBLIOGRAFÍA
    (pp. 501-536)
  8. ÍNDICE ONOMÁSTICO
    (pp. 537-544)