A los cuatro vientos

A los cuatro vientos: Las ciudades de la América Hispánica

MANUEL LUCENA GIRALDO
Series: Ambos Mundos
Copyright Date: 2006
https://www.jstor.org/stable/j.ctt6wpt3b
  • Cite this Item
  • Book Info
    A los cuatro vientos
    Book Description:

    La mayor colonización urbana protagonizada nunca por Occidente tuvo por objetivo el continente americano durante la Edad Moderna. En su etapa inicial, hasta las Ordenanzas de 1573, se manifestó en la edificación de la ciudad de los conquistadores, expresión simultánea de la voluntad utópica del renacimiento europeo y de la realidad del Nuevo Mundo, hostil al encasillamiento e inventora de mestizajes. Pero fue a finales del siglo XVI cuando las emergentes metrópolis criollas, con México y Lima en primer lugar, empezaron a hacer de la construcción cultural y simbólica barroca su verdadera identidad. Ante la fortaleza inigualable de su fábrica material y universo referencial, los intentos del racionalismo ilustrado apenas lograron esbozar nuevos espacios de sociabilidad y representación. Así, mientras las ciudades de la América Hispánica crecían en riqueza y complejidad, se adivinaba el horizonte de la independencia y con ella una nueva era de libertad republicana, que también nació y acabó por realizarse bajo el indeleble signo de lo urbano.

    eISBN: 978-84-15817-91-8
    Subjects: History, Architecture and Architectural History

Table of Contents

  1. Front Matter
    (pp. 1-8)
  2. Table of Contents
    (pp. 9-10)
  3. Prólogo
    (pp. 11-14)
    Felipe Fernández-Armesto
  4. Introducción
    (pp. 15-28)

    En uno de los relatos incluidos enEl Aleph(uno de los puntos del espacio que contiene todos los puntos), Jorge Luis Borges narra la peripecia del anticuario Joseph Cartaphilus. Este comete la imprudencia de aventurarse a buscar la ciudad de los inmortales, de enorme antigüedad e insensata complejidad y presidida por un palacio de arquitectura sin fin, «el corredor sin salida, la alta ventana inalcanzable, la aparatosa puerta que daba a una celda o a un pozo, las increíbles escaleras inversas, con los peldaños y la balaustrada hacia abajo». Su aspecto es tal «que su mera existencia y perduración,...

  5. Capítulo I La apertura de la frontera urbana
    (pp. 29-60)

    El fenómeno histórico que los europeos occidentales empezaron a denominar desde el siglo XVI «Descubrimiento de América» consistió en la apreciación etnocéntrica, y en este sentido tan arbitraria como legítima, de su primer contacto con unos hombres, tierras y mares extraños, sobre los que proyectaron pretensiones de autoridad y antigüedad, aunque tuvieran al menos tanta potestad y siglos de historia como ellos ¹. Por supuesto, se puede discutir hasta el infinito la intención y orientación de la expansión europea, pero existen determinados rasgos culturales, como la insólita capacidad de producir elementos vinculados con lo que en nuestros días llamamos relativismo...

  6. Capítulo II La ciudad de los conquistadores
    (pp. 61-96)

    «Dios está en el cielo, el rey está en Castilla y yo estoy aquí». Esta declaración efectuada por un conquistador en pleno siglo XVI expresó sin ambigüedades la circunstancia americana, la creación inesperada de un mundo nuevo ¹. El hecho urbano formó parte de manera determinante de su escenario porque impuso a los recién llegados un proyecto de permanencia y vecindad. Los indígenas tuvieron plena conciencia de ello. Cuando el temible caudillo araucano Lautaro avanzó en 1556 hacia la recién fundada Santiago de Chile, arengó a sus compañeros diciendo: «Hermanos, sabed que a lo que vamos es a cortar de...

  7. Capítulo III La metrópoli criolla
    (pp. 97-128)

    El 13 de agosto de 1618 el padre Gómez, jesuita distinguido residente en México, pronunció en la capilla del hospital de San Hipólito, uno de los mejor dotados de la capital y especializado en acoger a los pasajeros que llegaban enfermos de la península, un sermón muy imprudente. Aquel día fatal se refirió a la reciente decisión tomada por el virrey, marqués de Guadalcázar, de vender varios cargos públicos de prestigio a aspirantes criollos y criticó duramente la medida. Peor aún, se atrevió a denigrar en la casa de Dios a los criollos novohispanos y los declaró constitutivamente incapaces de...

  8. Capítulo IV El simulacro del orden: la ciudad ilustrada
    (pp. 129-172)

    Mientras la metrópoli barroca es orgánica por naturaleza, se constituye como un cuerpo que metaboliza materias de todos los orígenes culturales y étnicos sin descartar nada porque puede con todo y todo le sirve, la ciudad ilustrada es mecánica, se concibe como una máquina perfecta gobernada por el designio del progreso y se dirige a toda velocidad hacia un futuro obligatorio de felicidad y utilidad públicas. Una late bajo los impulsos ascéticos del pasado reafirmados en el presente, la otra se orienta hacia una era promisoria que nunca llega.

    La primera de ellas acude a las tinieblas del Antiguo Testamento...

  9. Epílogo: Las luces que envuelven
    (pp. 173-180)

    Hasta 1808 ninguno de los intentos de promover la revolución en la América española tuvo éxito. Por el contrario, pese a la corrupción, inoperancia y hasta deslealtad constitucional que la monarquía de Carlos IV mostró hacia sus súbditos americanos, estos permanecieron en fidelidad. Algunas medidas tomadas por el gobierno del generalísimo y favorito Manuel Godoy extendieron por las urbes americanas, en especial las del Caribe, el temor a una violenta fractura social ¹. En 1795, Godoy fue recompensado por Carlos IV con el título de «príncipe de la paz», para premiar sus habilidades en una negociación que había enajenado por...

  10. Notas
    (pp. 181-206)
  11. Anexo: Algunas medidas de longitud y superficie
    (pp. 207-208)
  12. Bibliografía
    (pp. 209-228)
  13. Índice onomástico
    (pp. 229-234)
  14. Índice toponímico
    (pp. 235-242)
  15. Índice temático
    (pp. 243-245)