Liberales eminentes

Liberales eminentes

MANUEL PÉREZ LEDESMA
ISABEL BURDIEL
Series: Estudios
Copyright Date: 2008
https://www.jstor.org/stable/j.ctt6wptwf
  • Cite this Item
  • Book Info
    Liberales eminentes
    Book Description:

    Bajo el título deLiberales eminentes-homenaje a un renovador del género biográfico, Lytton Strachey- se han reunido en este libro semblanzas de trece personajes significativos de la historia española anterior a la guerra civil. Unos fueron liberales exaltados, como Rafael del Riego o Ramón Xaudaró, o pasaron de la exaltación al moderantismo (Álvaro Flórez Estrada); otros fueron progresistas, como Salustiano de Olózaga; demócratas, como Gaspar Dotres, o republicanos, como Estanislao Figueras, Francisco Pi i Margall, Nicolás Salmerón y los valencianos Félix Azati y Aurelio Blasco Grajales. Hubo quien recorrió varias de estas corrientes (José María Orense) y también quienes, como dos de las primeras intelectuales españolas, Concepción Arenal y Emilia Pardo Bazán, intentaron hacer compatibles actitudes que en aquellos tiempos parecían contrapuestas. A pesar de las diferencias, sus biografías reflejan la diversidad interna de la tradición liberal española, que no se limita -como con frecuencia se ha pensado- al liberalismo conservador, y permiten sacar a la luz fragmentos de verdad sobre aquel siglo y medio tan convulso como apasionante.

    eISBN: 978-84-15817-46-8
    Subjects: History

Table of Contents

  1. Front Matter
    (pp. 1-6)
  2. Table of Contents
    (pp. 7-8)
  3. PRESENTACIÓN
    (pp. 9-12)
    Manuel Pérez Ledesma and Isabel Burdiel

    En el prefacio a la obra que le haría famoso,Victorianos eminentes,Lytton Strachey señaló que quizás la historia de la era victoriana no se escribiría nunca: «sabemos demasiado acerca de ella». La información era tanta y tan variada, tan intimidante, que «hubiera sido inútil mantener la esperanza de escribir ni tan siquiera unprécisdesu verdad». Sin embargo, Strachey no se dio por vencido. La Primera Guerra Mundial acababa de barrer un mundo que algunos añoraban y que otros querían dejar cuanto antes atrás. En la búsqueda del significado histórico del tiempo de sus padres y de sus...

  4. «YO NADA VALGO»: RAFAEL DEL RIEGO Y LA REVOLUCIÓN LIBERAL ESPAÑOLA
    (pp. 13-42)
    Juan Francisco Fuentes

    «Mis deseos en beneficio de esta desgraciada nación son infinitos, pero yo nada valgo». Con estas palabras contestaba el general Rafael del Riego a la carta que le remitieron en mayo de 1822 unas damas liberales desde Cartagena instándole a desenvainar nuevamente su espada por la causa de la libertad. Eran tiempos en que gobernaba el liberalismo moderado, al que los liberales más exaltados acusaban de haber traicionado la Constitución de Cádiz y la revolución iniciada en 1820. Sólo Riego, «el padre de la patria por excelencia», según estas patriotas cartageneras, podía restablecer la libertad en su plenitud, como hiciera...

  5. ÁLVARO FLÓREZ ESTRADA: EL OTRO LIBERALISMO
    (pp. 43-76)
    Juan Pan-Montojo

    Publiqué en el año 2000 una semblanza de Juan Álvarez Mendizábal en el libro, editado por Isabel Burdiel y Manuel Pérez Ledesma,Liberales, agitadores y conspiradores. Biografías heterodoxas del siglo XIX español,en el que califiqué al biografiado de «burgués revolucionario». Como me gusta la simetría, habría estado encantado si hubiera podido titular el capítulo que aquí se inicia «Flórez Estrada: el aristócrata moderado» o «el noble reformista». Desafortunadamente no puedo hacerlo y no porque Flórez Estrada no fuese noble e incluso titular de un mayorazgo, ni porque no acabara combatiendo al progresismo, ni porque considere que una y otra...

  6. SALUSTIANO DE OLÓZAGA: LA RES MÁS BRAVA DEL PROGRESISMO
    (pp. 77-124)
    Isabel Burdiel

    La tarde del domingo 18 de noviembre de 1868 llegó a Madrid procedente del exilio el más eminente orador, el ilustre patricio, el primer patriota, el hombre que más acabada y personalmente representaba en España la idea anti-dinástica, Don Salustiano de Olózaga. La prensa madrileña saludó su llegada con todas las hipérboles necesarias y describió prolijamente las muestras de entusiasmo. A pesar de que llovía a cántaros, en el andén de la estación del Mediodía le esperaba el general Prim, vestido de paisano. Iba acompañado de Sagasta, la estrella ascendente del progresismo, y del nuevo alcalde de Madrid, el demócrata...

  7. RAMÓN XAUDARÓ, EL «MARAT BARCELONÉS»
    (pp. 125-156)
    Anna María García Rovira

    Muy cerca de la estación de Calaf, es decir en los márgenes de la población, se encuentra una calle dedicada a Celso Xaudaró, el ingeniero responsable de la llegada del tren a la villa. Poco, muy poco, deben saber la mayor parte de los habitantes sobre su benefactor ochocentista, y menos aún sobre los vínculos familiares que unían al ingeniero barcelonés con Calaf. Aun así, es evidente que en algún momento la villa se mostró agradecida con él. No sucedió lo mismo con su padre, Ramón Xaudaró Fábregas, tercer hijo de un pequeño fabricante de algodón, nacido el 18 de...

  8. GASPAR DOTRES, NEGOCIANTE Y DEMÓCRATA
    (pp. 157-178)
    Anaclet Pons and Justo Serna

    Para el historiador no siempre resulta fácil determinar la pertenencia de un antepasado a este o a aquel partido o a esta o a aquella ideología. En efecto, no siempre hay pistas que permitan probar una adhesión política o que permitan confirmar unas ideas. Si ya de por sí resulta difícil distinguir o fijar los rasgos físicos de un individuo que cambia —saber cómo y cuánto mudó su rostro, el aspecto de su dentadura, el color y el volumen de su cabello, su talla, etc.—, entonces se comprenderá cuán espinoso es desentrañar los vaivenes de su pensamiento no siempre...

  9. JOSÉ MARÍA ORENSE: UN ARISTÓCRATA ENTRE REPUBLICANOS
    (pp. 179-212)
    Florencia Peyrou

    Hacia diciembre de 1869, Antonio Rodríguez Solís recibía, en Bayona, a José María Orense, que llegaba después de su fracasada participación en la sublevación de Béjar que había tenido lugar en octubre del mismo año. Orense tenía ya sesenta y seis años y, como afirmaría más tarde su amigo del exilio, en aquel tiempo ya «lo había sido todo: de grande de España a presidiario». Juntos se dirigieron al «Café Farnier» y, de acuerdo con la misma fuente,

    «apenas entró el venerable anciano cuando, instantáneamente, como si obedecieran a la orden de un genio invisible, todos los concurrentes, cesando en...

  10. CONCEPCIÓN ARENAL: REFORMAR LA SOCIEDAD DESDE LOS MÁRGENES
    (pp. 213-244)
    María Cruz Romeo Mateo

    ¿Podemos calificar como intelectual a una persona que murió en 1893, es decir, cinco años antes del momento canónico del surgimiento de los intelectuales en España? Más concretamente, ¿se puede hablar de intelectual para referirse no a un escritor o pensador, que aspira a conquistar a la opinión pública, sino a una escritora o pensadora que tiene la misma pretensión? ¿Una mujer, Concepción Arenal, que se propuso, desde finales de la década de 1850 hasta su muerte, formar y orientar a la ciudadanía? ¿Una mujer nacida en Ferrol que, pluma en ristre y ataviada para la acción pública, denunció todos...

  11. ESTANISLAO FIGUERAS Y EL QUIMÉRICO FEDERALISMO MANSO
    (pp. 245-276)
    Ángel Duarte

    Si alguien se entretiene hurgando en los archivos históricos de los servicios policiales franceses puede llegar a encontrar, con cierta facilidad y al lado de otros muchos, un exiguo legajo dedicado a un tal Estanislao Figueras. El dossier fue elaborado en los años de la Tercera República. Corrían, en España, los primeros tiempos de la Restauración alfonsina. Por esa época, un reducido pero activo núcleo de emigrados políticos españoles pululaba por las calles de algunas ciudades francesas. Buena parte de ellos eran objeto del interés de los cuerpos de seguridad e información galos. En realidad, no puede decirse que constituyesen...

  12. FRANCISCO PI I MARGALL: IMÁGENES DE UN FEDERALISMO POPULAR MILITANTE EN ESPAÑA
    (pp. 277-320)
    Pere Gabriel

    Francisco Pi i Margall fue uno de los grandes hombres del republicanismo hispano. Su vida intelectual y política activa trascurre a lo largo de unos dos tercios del siglo XIX y por tanto se inscribe de lleno en el que conocemos como ochocentismo, muy denostado por el novecentismo conservador, pero importante y lleno de referencias y discusiones sugerentes, sorprendentemente muy actuales. Pi fue uno de los mejores teóricos de un pensamiento liberal democrático —que no simplemente progresista— y se convirtió, en su tiempo, en el principal referente de la cultura política común y compartida a lo largo de aquel siglo...

  13. NICOLÁS SALMERÓN Y ALONSO. UN FILÓSOFO APASIONADO POR LA POLÍTICA
    (pp. 321-368)
    Fernando Martínez López

    Este perfil, realizado por Urbano González Serrano en 1903, es, tal vez, el más cercano a la personalidad del que fuera presidente del Poder Ejecutivo de la Primera República y uno de los principales referentes del republicanismo histórico español. González Serrano, catedrático del Instituto de San Isidro de Madrid, lo conocía bien, era uno de sus principales discípulos y le había seguido en las diversas aventuras pedagógicas, filosóficas y políticas en las que Salmerón se había metido. Las declaraciones de su hijo Nicolás Salmerón y García a Carmen de Burgos,Colombine,aparecidas enEl Heraldo de Madrid,completan el perfil...

  14. EMILIA PARDO BAZÁN: LA AMBIGÜEDAD DE UNA MUJER MODERNA
    (pp. 369-386)
    Susan Kirkpatrick

    Vista en el contexto de la España decimonónica, la figura de Emilia Pardo Bazán resulta asombrosa. En una época en que la instrucción para las mujeres, incluso la de las clases altas, era rudimentaria, Pardo Bazán llegó a ser, como su paisana Concepción Arenal, «una intelectual moderna..., abocada a lo renovador»¹. Nacida en 1851, precisamente cuando cuajaba en España la ideología burguesa que asignaba a la mujer una función exclusivamente reproductiva y doméstica, Pardo Bazán se lanzó valientemente a intervenir en los ámbitos masculinos de la esfera pública. Lejos de limitarse, como casi todas las escritoras de su época, a...

  15. FELIX AZZATI DESCALCI: EL PERIODISTA INDESEABLE
    (pp. 387-420)
    Ramiro Reig

    Cuando se ha visto el original, la copia despierta poco interés¹. Podría ser el caso de Félix Azzati cuyo paso por nuestra historia política está marcado previamente por las huellas de Blasco, al que él se empeñó en seguir con fidelidad absoluta. Incluso en lo personal quiso ser como el maestro, famoso hombre de letras, aún sabiendo y confesando la distancia que les separaba. La identificación fue tan estrecha que, al escribir sobre su vida, se corre el riesgo de contarla en función de la de Blasco para destacar las diferencias de color y trazo. Por eso tal vez sea...

  16. AURELIO BLASCO GRAJALES, «ESTOICO DE LA CONSECUENCIA»
    (pp. 421-442)
    Manuel Pérez Ledesma

    Meses después del final de la guerra civil, el 12 de septiembre de 1939 un anciano librepensador de Valencia firmaba, con dos presbíteros como testigos, un documento de retractación de todos los errores en materia religiosa en los que había incurrido a lo largo de su dilatada vida. Al día siguiente fallecía «por senectud», según reza su expediente en el Archivo de Salamanca.

    Hasta aquí, nada sorprendente ni excepcional, si se tiene en cuenta que quien se retractó tenía noventa y tres años y que, como otras muchas personas, pudo cambiar de opinión a las puertas de la muerte. Las...

  17. RELACIÓN DE AUTORES
    (pp. 443-448)