Las cortes de Cádiz

Las cortes de Cádiz: Soberanía, separación de poderes, Hacienda, 1810-1811

JAVIER LASARTE ÁLVAREZ
Series: Estudios
Copyright Date: 2009
https://www.jstor.org/stable/j.ctt6wpv3s
  • Cite this Item
  • Book Info
    Las cortes de Cádiz
    Book Description:

    Cuando las Cortes de Cádiz abrieron sus sesiones a finales de septiembre de 1810 se apresuraron a sentar las bases de un nuevo régimen político que acabara con la Monarquía Absoluta. No dudaron en afirmar a la Nación como depositaria de la soberanía y en establecer la separación de poderes. Sólo a los ciudadanos, a través de sus representantes, correspondía decidir los ingresos y gastos públicos. La Hacienda se sometía a la ley. En este libro se sigue paso a paso el camino recorrido por las Cortes de Cádiz en sus primeros meses de vida en relación con estos tres graves asuntos: soberanía, separación de poderes y Hacienda. Se repasan los conflictos que dificultaron la tarea, los obstáculos de la construcción teórica y la práctica de un nuevo orden de cosas en mitad de una guerra que destruyó el país y construyó la Nación.

    eISBN: 978-84-15817-53-6
    Subjects: History, Political Science

Table of Contents

  1. Front Matter
    (pp. 1-6)
  2. Table of Contents
    (pp. 7-12)
  3. I INTRODUCCIÓN
    (pp. 13-22)

    Las Cortes Generales y Extraordinarias que conocemos como Cortes de Cádiz desarrollaron sus sesiones desde septiembre de 1810 hasta septiembre de 1813. Las circunstancias en que se celebraron, su significación histórica, su labor legislativa y la Constitución Política de la Monarquía Española promulgada en 1812, que fue su principal fruto, son bien conocidas. Han sido objeto de una bibliografía de dimensiones oceánicas escrita desde las más diversas perspectivas. Fueron tres años vividos con intensidad por la sociedad española que marcaron trágicamente a muchos de sus protagonistas y que en los dos siglos transcurridos desde aquella primera sesión constitutiva en la...

  4. II CONSTITUCIÓN DE LAS CORTES. UN NUEVO ORDEN POLÍTICO
    (pp. 23-46)

    Las Cortes Generales y Extraordinarias se constituyeron en la Real Isla de León el lunes 24 de septiembre de 1810. Se hallaban presentes, según el acta, «el número de Sres. Diputados propietarios de las provincias que están libres del enemigo, y de suplentes, así de las ocupadas por él, como de los demás dominios de esta Monarquía, de los que por su distancia no habían podido acudir aun los respectivos representantes». Allí estaban todos a las nueve de la mañana, en la sala habilitada para tan excepcional acontecimiento en la sede de la Regencia, cuyo Consejo, presidido por el obispo...

  5. III SEPARACIÓN DE PODERES. LAS DIFÍCILES RELACIONES ENTRE LAS CORTES Y EL CONSEJO DE REGENCIA. NOMBRAMIENTO DE NUEVOS REGENTES
    (pp. 47-104)

    La lectura del acta de la sesión constitutiva de las Cortes y del escrito entregado por el Consejo de Regencia que en ella se transcribe no debe inducir a pensar que las relaciones entre los poderes legislativo y ejecutivo fueran pacíficas y de mutua confianza desde el mismo instante del nacimiento del nuevo orden político. No era así, como demuestran, entre otras cosas, el conflicto con el presidente de dicho Consejo y la narración del regente Lardizábal que luego analizaremos. Por supuesto se guardaban las formas y se limaban asperezas con la ayuda del protocolo; todo parecía indicar que convivirían...

  6. IV EL OBISPO DE ORENSE, PRESIDENTE DEL CONSEJO DE REGENCIA, SE NIEGA A JURAR ANTE LAS CORTES
    (pp. 105-152)

    Pedro de Quevedo y Quintano, obispo de Orense, diputado por Extremadura, aunque no tomó posesión de su escaño, y presidente del Consejo de Regencia en el momento en que se reúnen las Cortes Generales y Extraordinarias, acudió a la sesión constitutiva de las mismas y cumplió dignamente con el solemne protocolo. Pero esa noche no compareció a prestar el juramento exigido por el Congreso aduciendo lo avanzado de la hora y su mala salud. Esta ausencia pareció inicialmente justificada por tales razones, pero se tradujo luego en decidida negativa a efectuar ese juramento. y ello provocó que se le formara...

  7. V EL CONFLICTIVO JURAMENTO ANTE LAS CORTES DEL MARQUÉS DEL PALACIO
    (pp. 153-192)

    El teniente general Domingo Mariano Traggia y Uribarri, marqués del Palacio, fue elegido regente suplente por la ausencia de Cádiz del teniente general Joaquín Blake, que había sido designado como primer regente. Traggia, en cambio, se encontraba allí, aunque hacía meses que tenía que haberse incorporado a su destino como capitán general de Aragón, cargo que, según elDiariode la Regencia, había aceptado el 3 de mayo de 1810, solicitando que se le conservara su puesto de inspector de Caballería; se le indicó que presentara sus propuestas para dotar debidamente al ejército de dicho Reino, teniendo en cuenta los...

  8. VI EL MANIFIESTO DE MIGUEL DE LARDIZÁBAL
    (pp. 193-218)

    Miguel de Lardizábal y Uribe (cuyo hermano mayor, Manuel, es el insigne jurisconsulto autor del conocidoDiscurso sobre las penas)era miembro del Consejo de Regencia en el momento en que se constituyeron las Cortes. Si atendemos a la opinión de Argüelles su nombramiento no había estado exento de problemas. Según cuenta en elExámen histórico de la reforma constitucional,la Junta Central había designado a Fernández de León, ministro del Consejo de España e Indias, en representación de América, pero el hecho de que no hubiera nacido allí sirvió de pretexto para que fuera sustituido por Lardizábal, natural de...

  9. VII NUEVO CONSEJO DE REGENCIA Y TRIBULACIONES DE LOS ANTERIORES REGENTES. RELACIONES DE LAS CORTES CON EL PODER EJECUTIVO
    (pp. 219-268)

    Los nuevos regentes comenzaron su difícil gestión, a la que no daba tregua una guerra cruenta. Todo indicaba que, tras la destitución del primer Consejo, los diputados iban ganando la partida frente al poder ejecutivo, al que estaban dispuestos a someter a control. Pero era evidente la necesidad de un nuevo clima de relaciones entre unos y otros; había que superar las tensiones que distanciaron a las Cortes de la anterior Regencia, con el consiguiente respeto de quienes asumían el gobierno. Las críticas a los ex regentes tal vez habían llegado demasiado lejos, como demuestra la proposición que hizo García...

  10. VIII EL REY
    (pp. 269-326)

    El solemne día de constitución de las Cortes los Diputados habían jurado ante el presidente del Consejo de Regencia «conservar á nuestro amado Soberano el Sr. D. Fernando VII todos sus dominios, y en su defecto á sus legítimos sucesores, y hacer cuanto esfuerzos sean posibles para sacarlo del cautiverio y colocarlo en el Trono». y en esa misma sesión promulgaron su primer Decreto, en el cual aparece la fórmula del juramento que la asamblea exigiría a su vez a los miembros del Consejo de Regencia y a todas las autoridades civiles, eclesiásticas y militares; en ella, junto a la...

  11. IX EL REGLAMENTO PROVISIONAL DEL CONSEJO DE REGENCIA
    (pp. 327-368)

    La necesidad de regular las facultades del poder ejecutivo fue prontamente advertida por las Cortes. Desde una perspectiva teórica no parecía posible decretar la separación de poderes, con la consiguiente ruptura de la concentración de poder político del Antiguo Régimen, quedándose en la formulación general de este principio, sin proceder de inmediato a delimitar las respectivas competencias mediante normas jurídicas. Hubo algunas opiniones especialmente lúcidas sobre la necesidad de regular los cambios institucionales. Éste es el caso, por ejemplo, de un folleto anónimo,Viaje por Cádiz y la Isla de León¹, en el que se llega a la conclusión expresa...

  12. X EL PRINCIPIO DE LEGALIDAD FINANCIERA. PRIMERA FORMULACIÓN. «DEL CONSEJO DE REGENCIA CON RESPECTO Á LA HACIENDA NACIONAL»
    (pp. 369-474)

    Una vez constituido el segundo Consejo de Regencia, una de las primeras comunicaciones recibidas por las Cortes daba cuenta de la concesión al general Enrique O’Donnell del título de conde de la Bisbal por el mérito de su victoria en este lugar frente el ejército francés. Se le otorgaba «libre de lanzas y medias anatas, en recompensa de sus señalados servicios». Así figura en el acta de la sesión pública de 30 de octubre de 1810, que sólo añade: «Las Córtes quedaron enteradas».

    Pero al día siguiente, también en sesión pública, hubo una inesperada reacción de Gutiérrez de la Huerta,...

  13. XI EPÍLOGO
    (pp. 475-490)

    Hemos terminado nuestro recorrido por losDiarios de Sesionesde los primeros meses de las Cortes de Cádiz. Fue un período político sorprendente, vivido con intensidad por sus protagonistas, en un ambiente exaltado en el que parece que sólo los aliados ingleses mantuvieron la sangre fría que les hacía eficaces en la guerra y en la defensa de sus intereses, templados en la vida política, desconfiados ante el Congreso, espectadores de la tragedia nacional. Pero los diputados supieron aprovechar esa convulsa dinámica social orientándola hacia la reorganización del Estado y la protección de los derechos de los ciudadanos; y para...

  14. ÍNDICE DE ANEXOS
    (pp. 491-496)