La República en las urnas

La República en las urnas: El despertar de la democracia en España

ROBERTO VILLA GARCÍA
Series: Estudios
Copyright Date: 2011
https://www.jstor.org/stable/j.ctt6wpv48
  • Cite this Item
  • Book Info
    La República en las urnas
    Book Description:

    ¿Cómo y en qué condiciones nace la democracia de masas en España? ¿Cuáles son las normas que regulan las elecciones en la Segunda República? ¿Cómo eran elegidos los candidatos dentro de cada partido? ¿Cuáles eran los diversos métodos de propaganda? ¿Cómo votaban los españoles de entonces? ¿De qué modo les influían discursos y programas políticos? ¿Cómo incidió realmente el abstencionismo de los anarquistas en los índices de participación y de voto? ¿Fue el sufragio de la mujer decisivo en los resultados electorales? Este libro aborda la historia de las elecciones españolas y se centra en el estudio de las primeras elecciones modernas y plenamente democráticas, las generales de noviembre de 1933, que abrieron una nueva etapa en la vida política española.

    eISBN: 978-84-15817-69-7
    Subjects: History, Political Science

Table of Contents

  1. Front Matter
    (pp. 1-8)
  2. Table of Contents
    (pp. 9-12)
  3. ABREVIATURAS
    (pp. 13-14)
  4. AGRADECIMIENTOS
    (pp. 15-16)
  5. PREFACIO
    (pp. 17-24)
  6. Capítulo 1 LA AMARGA HERENCIA DEL FRACASO
    (pp. 25-36)

    Las elecciones en España constituyen, quizás, el aspecto de la vida política contemporánea que ha suscitado un número mayor de apreciaciones negativas, hasta el punto que han servido para constatar el fracaso del régimen representativo liberal. La denuncia «costista» del caciquismo ha tenido un éxito enorme. Los comicios aún suelen ser despachados como procesos fraudulentos en los que los electores no tenían una participación real. De este modo, los Parlamentos resultantes sólo podían ser tachados de ilegítimos y poco (o nada) representativos.

    Esta descalificación global no es ajena a las teorías que interpretaron la historia contemporánea de España como la...

  7. Capítulo 2 COMPETENCIA Y MOVILIZACIÓN EN LAS ELECCIONES ESPAÑOLAS
    (pp. 37-86)

    Durante mucho tiempo se ha aceptado una vinculación causaefecto entre la estructura económica (subdesarrollo) y social (ruralización, analfabetismo) y el comportamiento electoral. Pero hoy se sabe que, en un mismo contexto socioeconómico, tuvieron lugar comicios de distinto tipo y resultados variados. Además, ya se conoce que disfunciones como la desmovilización, el fraude y la corrupción no han venido tan ligadas a las diversas formas de «caciquismo». El patronazgo político no impidió en general a la mayoría de los países evolucionar desde el liberalismo decimonónico hacia formas democráticas y a la «política de masas». Cronológicamente, tampoco estas disfunciones finalizan súbitamente en...

  8. Capítulo 3 NUEVOS TIEMPOS, VIEJAS FORMAS
    (pp. 87-130)

    El Decreto electoral de mayo de 1931 fue convalidado por las Cortes constituyentes el 15 de octubre del mismo año. En principio, esto era una simple formalidad, pues el decreto había sido emitido sólo para que rigiese durante los comicios de 1931. Se esperaba la confección de una nueva ley electoral, pero ésta habría de aguardar a que se aprobase la Constitución, que definiría los principios en que aquélla habría de inspirarse.

    En general, la Carta de 1931 apenas si delineó unos pocos requisitos para marcar la orientación de la futura ley electoral. En la práctica, sólo los artículos 36...

  9. Capítulo 4 CANDIDATURAS Y CANDIDATOS
    (pp. 131-188)

    La legislación electoral vigente, básicamente la de 1907, era abierta y flexible a la hora de permitir la concurrencia de candidatos. En principio, todo español, hombre y mujer, mayor de veintitrés años podía presentarse a las elecciones sin limitaciones de ningún tipo. Erana posteriorilas Cortes las que decidían si el candidato electo era admitido como diputado o si, por el contrario, había incurrido en alguna incompatibilidad o incapacitación que lo impedía. La flexibilidad de la ley española era incluso mayor que, por ejemplo, la británica. Esta última exigía como requisito previo firmas de electores del distrito por el...

  10. Capítulo 5 LA LUCHA POR EL VOTO
    (pp. 189-268)

    Es ya tópico afirmar que la campaña electoral de 1933 fue la primera digna de tal nombre que hubo en España. Las fuentes resaltan sobre todo el esfuerzo de propaganda que llevaron a cabo las derechas unidas y lo novedoso de muchas de sus técnicas y procedimientos. Cierto que fue así. No es tan evidente, sin embargo, que 1933 representase una introducción brusca de los métodos de captación de voto. De hecho, las continuidades con las campañas electorales anteriores resultan más frecuentes que las novedades. Si la campaña de 1933 da cierta sensación de ruptura con lo anterior fue sólo...

  11. Capítulo 6 TRABAS Y JUEGO SUCIO
    (pp. 269-312)

    Aparte de las asociaciones de propietarios, las patronales, los sindicatos católicos y la UGT, en 1933 hubo dos poderosas organizaciones capaces de actuar como grupo de presión en la campaña electoral. La primera, el sindicato anarquista CNT que, a pesar de hallarse quebrantado por las últimas acciones revolucionarias, aún poseía el suficiente arraigo en algunas circunscripciones para, en contextos igualados, constituirse en factor importante de la elección. La segunda, la Iglesia, que continuaba suscitando multitud de adhesiones y que, además, de contar con una red de personal que llegaba a los rincones más recónditos del país, había acrecido su popularidad...

  12. Capítulo 7 ESPAÑA A LAS URNAS
    (pp. 313-352)

    La jornada del 19 de noviembre llegó después de tan intensa campaña electoral, «epiléptica» para muchos medios desacostumbrados a tamaño alarde de proselitismo. «Las horas febriles que estamos viviendo», afirmaba un editorial deAhora,«bien pueden enorgullecernos. Estamos ante un pueblo en pie. No recordamos en España un espectáculo semejante». A buen seguro, muchos españoles durmieron la noche anterior con la sensación, quizás no sentida de forma tan aguda en muchos años, de que con la papeleta poseían la fórmula que permitiría construir un país conforme a sus deseos, la llave que abriría de par en par las puertas de...

  13. Capítulo 8 LAS CLAVES DEL RESULTADO
    (pp. 353-386)

    Conforme se fueron haciendo públicos los resultados electorales, crecía la estupefacción en políticos y periodistas. Nadie esperaba una inclinación tan pronunciada a la derecha del cuerpo electoral. Inmediatamente se pusieron sobre el tapete las posibles motivaciones de semejante resultado. Aunque la falta de cohesión entre republicanos y socialistas, y la reacción contra la legislación «sectaria» y «socializante», al decir de las derechas, fueron cuestiones recurrentes, todo el mundo coincidió en que el sufragio femenino había sido uno de los factores fundamentales. Hasta la propia Clara Campoamor, en un artículo que pretendía sustraer a la mujer de responsabilidad del descalabro de...

  14. Capítulo 9 SABER GANAR, SABER PERDER
    (pp. 387-446)

    El estupor general que provocó la inesperada victoria de las derechas pronto dejó paso a un cúmulo de sentimientos contradictorios y de rumorología política que casi sepultaron en el olvido, por lo menos en los medios nacionales, la campaña electoral que habría de realizarse en aquellas circunscripciones en las que se celebraba segunda vuelta. La distribución de escaños de la primera concedía a las derechas 206 actas, frente a las 163 seguras de todos los partidos de la extinta conjunción republicano-socialista. Como en la segunda ronda habían de disputarse 95 escaños, aún había tiempo de revertir el resultado electoral.

    Esto...

  15. Capítulo 10 FRAUDE Y CORRUPCIÓN
    (pp. 447-492)

    Las trabas puestas por republicanos de izquierdas y socialistas a la nueva situación de centro-derecha coincidieron en el tiempo con las dificultades causadas por la nueva insurrección de la CNT-FAI. Inasequibles al desaliento, los anarquistas se sublevaron a partir del 8 de diciembre de 1933, haciéndose sentir el levantamiento sobre todo en Zaragoza, Logroño, Huesca, Teruel y Barcelona, aunque sus salpicaduras y rescoldos llegaron a casi todas las provincias. El gobierno hubo de declarar el Estado de alarma un día después en todo el territorio nacional. Por horas, y en algunos sitios por días, los anarquistas se adueñaron de algunas...

  16. CONCLUSIONES
    (pp. 493-516)

    Si Gumersindo de Azcárate hubiera podido presenciar las elecciones de 1933 a buen seguro que, pese a las ostensibles diferencias entre éstas y las que él contempló en la Restauración, no habrían terminado de complacerle. Cierto es que observaría con alborozo cómo el gobierno replegaba sus abusivas intrusiones en los comicios y el fraude manifiesto se reducía a la nada. Pero hubiera continuado lamentándose porque las costumbres políticas españolas no se encauzaban a través de la senda moral que él había trazado. En 1933, los ministros, los gobernadores civiles y los alcaldes insistían en favorecer a su propia candidatura, a...

  17. FUENTES Y BIBLIOGRAFÍA
    (pp. 517-530)
  18. ANEXO. Resultados electorales de 1933
    (pp. 531-564)
  19. Back Matter
    (pp. 565-566)