La Alemania Nazi

La Alemania Nazi: (1933-1945)

ÁLVARO LOZANO
Prólogo de Julio Gil Pecharromán
Series: Estudios
Copyright Date: 2011
https://www.jstor.org/stable/j.ctt6wpvhk
  • Cite this Item
  • Book Info
    La Alemania Nazi
    Book Description:

    El 30 de enero de 1933 Adolf Hitler fue nombrado Canciller de Alemania. En poco tiempo transformó su país en una dictadura militarista y brutal, cuya política exterior desencadenó la Segunda Guerra Mundial. El Tercer Reich duró sólo doce años y sin embargo tuvo un impacto en las vidas de millones de personas sin parangón en la historia. Su repercusión global es incuestionable. Su terrible destrucción dio paso a la Guerra Fría, con la consiguiente división de Alemania, y aceleró el proceso de descolonización y la creación del Estado de Israel. ¿Cómo pudo uno de los países más cultos de Europa apoyar al racista partido nazi? ¿Era el régimen nazi eficiente o se trató de un sistema caótico? ¿Cómo pudo el pueblo alemán seguir luchando hasta el final cuando la guerra ya estaba perdida? ¿Cómo se organizó y decidió el Holocausto? ¿Por qué no hicieron nada los Aliados para impedirlo? Todas estas cuestiones, entre otras, se encuentran en esta concisa, pero completa historia del nazismo. Este libro no sólo repasa todos los aspectos de aquel período, sino que permite aproximarse a los grandes debates que ha generado. En un momento en que resurgen en Europa los cantos de sirena de grupos neonazis con la negación del Holocausto y los esfuerzos por relativizar el Tercer Reich, resulta hoy más necesario que nunca contar con una información completa pero accesible sobre el nazismo. La lección más importante tal vez sea que la democracia no es un regalo, sino una adquisición que carece de garantía, que es frágil, contingente. Olvidarlo supone condenar a muerte a la democracia, como ocurrió con la República de Weimar en los años veinte. Una obra amena e indispensable para conocer más a fondo un período fundamental de la historia contemporánea.

    eISBN: 978-84-15817-23-9
    Subjects: History, Political Science

Table of Contents

  1. Front Matter
    (pp. 1-10)
  2. Table of Contents
    (pp. 11-12)
  3. Prólogo
    (pp. 13-16)
    Julio Gil Pecharromán
  4. 1 Introducción. El pasado que no quiere pasar
    (pp. 17-30)

    La tarde del 4 de mayo de 1945 llovía copiosamente sobre la región alemana de Lüneburg Heath. Los fuertes y gélidos vientos provenientes del Mar del Norte barrían de manera incesante con enormes cortinas de agua esa zona conocida por sus hermosos bosques de pinos y abetos. En un pequeño claro de un bosque se encontraba una tienda de campaña cuyas lonas eran continuamente zarandeadas por el viento. En su reducido interior sólo había espacio para una mesa de cocina cubierta por un mantel de color azul sobre la que se habían colocado dos micrófonos. Al lado de la tienda...

  5. 2 Weimar. Una república sin repúblicanos
    (pp. 31-42)

    Langemarck es un pequeño pueblo al este de Ypres, en la actual Bélgica. Como muchas pequeñas localidades de esa zona, tiene un cuidado cementerio para los caídos en las batallas de la Primera Guerra Mundial. Langemarck simboliza el lugar donde nació la Segunda Guerra Mundial, porque, ignorado por muchos de los que visitan hoy ese lugar, en Langemarck se encuentran los restos de los compañeros de un joven austriaco a quien el destino salvó de morir en aquel sitio. Adolf Hitler, que había escuchado con inmensa alegría en Munich la declaración de guerra el 1 de agosto de 1914, se...

  6. 3 Biografía de un inadaptado. Hitler, 1889-1933
    (pp. 43-68)

    Hay personajes que, a pesar de su repercusión en la historia, hoy son prácticamente desconocidos. Es el caso del psiquiatra Edmund Forster. En 1918, último año de la Primera Guerra Mundial, Forster servía en el hospital militar de Pasewalk en el norte de Alemania. Forster consideraba que la mayor parte de sus soldados heridos eran unos mentirosos que lo único que deseaban era no volver más al horror del frente de batalla. Sin embargo, encontró a un cabo que deseaba fervientemente regresar cuanto antes a las trincheras. Afectado por el gas mostaza, los médicos le habían dicho que no volvería...

  7. 4 Asalto al poder. 1918-1933
    (pp. 69-90)

    La fría noche del 30 de enero de 1933 un concurrido desfile de portadores de antorchas enfervorizados recorría las calles de Berlín ante la mirada sorprendida de sus habitantes. Se trataba de la manifestación de alegría de los simpatizantes de Hitler que celebraban su nombramiento para la Cancillería del Reich alemán. Era la confirmación del vertiginoso ascenso de Hitler y de su partido y la muerte definitiva de la democracia de Weimar. Aquellos que creían que el régimen se moderaría con el tiempo estaban equivocados. En pocos meses Hitler acabaría con la democracia en Alemania, instaurando un nuevo y terrible...

  8. 5 ¿Un dictador débil? El Estado nazi
    (pp. 91-136)

    Los juegos olímpicos de Berlín de 1936 fueron meticulosamente planificados por los jerarcas nazis para demostrar al mundo la grandeza del nuevo régimen y, sobre todo, la superioridad de la raza aria. Aunque Hitler recelaba del «internacionalismo» de los juegos, el deporte se convertiría en un vehículo de propaganda para presentar la estética nazi. Hitler heredó la organización de los juegos y, a pesar de que los consideraba «un invento de los judíos y los masones», una vez en el poder, vio en ellos «un medio de aumentar nuestro prestigio fuera de nuestras fronteras». Las preparaciones fueron consideradas de una...

  9. 6 ¿Una revolución social? La cultura y la sociedad nazi
    (pp. 137-180)

    Una de las fotos más impactantes de Hitler le muestra estudiando atentamente una maqueta realizada por el arquitecto Hermann Giesler de las ambiciosas reformas que proyectaba realizar en la ciudad austriaca de Linz. El interés de Hitler por la arquitectura y las grandes construcciones que planeaba llevar a cabo en Alemania harían que esa fotografía no tuviese nada de singular. Sin embargo, la foto fue tomada el 13 de febrero de 1945. El lugar donde se realizó era el búnker subterráneo de Hitler bajo la cancillería del Reich. Las imparables tropas del ejército Rojo se encontraban en el río Oder...

  10. 7 ¿Un milagro económico?
    (pp. 181-198)

    Hitler nunca olvidó la penuria que había observado tras el fin de la Primera Guerra Mundial. La inflación devastó Alemania. Los comensales en los restaurantes observaban atónitos cómo sus comidas se hacían más caras mientras comían. Los trabajadores veían que el poder adquisitivo de sus salarios disminuía mientras hacían cola para cobrarlo. Los campesinos se negaban a vender sus cosechas por dinero señalando: «no deseamos confeti judío de Berlín»¹. Los mendigos se negaban a aceptar dinero por debajo del millón de marcos. Las entradas al teatro era vendidas por una docena de huevos y las prostitutas ofrecían sus servicios a...

  11. 8 «¿Resistencia sin el pueblo?». La oposición alemana al nazismo
    (pp. 199-236)

    El 9 de noviembre de 1939 la policía de fronteras alemana detenía a un carpintero de treinta y seis años de edad, de la región de Suabia, que estaba intentado desesperadamente cruzar a Suiza. Sus documentos no estaban en regla, por lo que los policías realizaron una investigación más profunda. El hombre llevaba una postal del Bürgerbräukeller, una cervecería de Munich, una insignia del partido comunista y un dibujo del diseño de una bomba. Fue un golpe de suerte para los policías. El hombre que habían detenido era Georg Elser y acababa de intentar matar a Hitler, indignado por la...

  12. 9 La política exterior
    (pp. 237-280)

    En la costa del mar Báltico, en la desembocadura del río Vistula se encuentra el moderno puerto polaco de Gdansk. Fue entregado a Polonia como parte de la redistribución territorial tras el final de la Segunda Guerra Mundial y hasta ese momento había sido conocido por su nombre alemán: Danzig. Desde el siglo XVIII había sido un importante puerto mercante prusiano. La geografía fue el destino de esa ciudad. Tras la Primera Guerra Mundial las potencias vencedoras reestablecieron la independencia de Polonia. Para que el Estado fuese viable era preciso que contase con «un acceso libre y seguro al mar»,...

  13. 10 El Tercer Reich en guerra, 1939-1945
    (pp. 281-326)

    El día 1 de septiembre de 1939 amaneció con una espesa bruma sobre el puerto de Danzig. A través de la niebla se podía divisar el movimiento del enorme acorazado alemán Schleswig-Holstein que se encontraba de visita de cortesía en el puerto de la «ciudad libre». A las cuatro y cuarenta y cinco de la madrugada las enormes torretas de los cañones del acorazado abrieron fuego contra la guarnición y el depósito polaco de Westerplatte, una península del estuario del Vístula que controlaba la entrada al puerto de Danzig, mientras los bombarderos alemanes sobrevolaban la ciudad. La Segunda Guerra Mundial...

  14. 11 ¿Un «camino tortuoso hasta Auschwitz»? El Holocausto
    (pp. 327-388)

    El 22 de mayo de 1945 a las afueras de la localidad alemana de Barnstedt, un pequeño grupo de harapientos soldados alemanes fueron detenidos por una patrulla inglesa. Uno de los alemanes, bajo y delgado, se presentó como el soldado «Heinrich Hitzinger» mostrando un documento de identidad falso. En realidad, aquel pálido soldado no era otro que el otrora todopoderosoReichsführerde las SS, Heinrich Himmler. Se había afeitado su característico bigote y tenía un ojo cubierto por un parche. Ignorando la terrorífica reputación de todas las organizaciones asociadas con su nombre, se había intentado escabullir con el uniforme de...

  15. 12 El Tercer Reich y la historia alemana
    (pp. 389-398)

    A la una y diecinueve de la mañana del 16 de octubre de 1946 se abría la puerta de la celda de Joachim von Ribbentrop, antiguo ministro de Asuntos Exteriores alemán condenado a muerte en Nuremberg por crímenes contra la humanidad. Era el primero que tenía que ser ejecutado. Le esperaba Joseph Malta, el verdugo de Nuremberg, quien condujo a Ribbentrop hasta la horca. Antes de ser ejecutado Ribbentrop señaló: «Es mi deseo que Alemania cumpla su destino y que se llegue a un entendimiento entre el Este y el Oeste. Deseo la paz para el mundo». La trampilla bajo...

  16. 13 Una advertencia de la historia. Conclusión
    (pp. 399-404)

    La derrota y la rendición incondicional de Alemania en mayo de 1945 también fue la derrota definitiva del nazismo. Aunque había existido poca resistencia al nazismo en Alemania, también hubo muy poca resistencia efectiva a la ocupación aliada posterior. En 1945 los aliados tomaron el control de Alemania de forma mucho más completa que en 1918 dividiendo a Alemania en cuatro sectores de ocupación, modelo que se repitió en Berlín. Se tomaron también medidas sobre Austria, que fue separada de Alemania y establecida como un Estado independiente. Todos los territorios ocupados durante la guerra fueron restaurados a sus antiguos dueños...

  17. 14 Selección bibliográfica
    (pp. 405-416)
  18. 15 Cronología
    (pp. 417-422)
  19. 16 Glosario
    (pp. 423-428)
  20. 17 Algunas personalidades del período nazi
    (pp. 429-436)
  21. 18 Anexos
    (pp. 437-446)
  22. Back Matter
    (pp. 447-448)