El peso del pesimismo

El peso del pesimismo: Del 98 al desencanto

RAFAEL NÚÑEZ FLORENCIO
Series: Estudios
Copyright Date: 2010
https://www.jstor.org/stable/j.ctt6wpvnh
  • Cite this Item
  • Book Info
    El peso del pesimismo
    Book Description:

    La historia de España ha sido presentada a menudo en términos de ocaso, frustración y excepcionalidad. Desde fines del siglo XX se impone el paradigma contrario, una óptica comparativa que nos asimila al resto de Europa y trueca la «diferencia» por «normalidad». No obstante persisten, como fantasmas que se resisten a desaparecer, pulsiones negativas que se traducen en crítica despiadada del presente, escasa autoestima y manifiesta desconfianza en nuestro futuro. La realidad española ha sido contemplada sistemáticamente con un cristal oscuro y posiblemente distorsionador, hasta el punto de que los más negros augurios han condicionado nuestro camino. Es el peso del pesimismo en nuestra historia reciente —algo más de un siglo—, un período que empieza con sensación de decadencia insondable, continúa con la estimación de continuos fracasos —los desastres del 98, 1909, 1921—, contempla la vida nacional como esperpento, se sume en el despedazamiento fratricida de la guerra civil, se lame luego las heridas complaciéndose en las nociones de fiasco colectivo y trayectoria errada, y termina poniendo en cuestión hasta los éxitos reconocidos por los demás (el desencanto en el proceso de transición a la democracia). El pesimismo aparece así como una sombra ominosa que marca la reflexión de unas elites y se proyecta sobre el conjunto de la nación

    eISBN: 978-84-15817-30-7
    Subjects: History

Table of Contents

  1. Front Matter
    (pp. 1-6)
  2. Table of Contents
    (pp. 7-10)
  3. PRESENTACIÓN
    (pp. 11-18)

    Ya se sabe que, en cuestión de gustos —los del paladar y los demás— no hay nada escrito. O, mejor dicho, hay tanto escrito, expresión de las peculiaridades de cada cual, que a veces nuestros semejantes nos desconciertan, del mismo modo que cada uno de nosotros —nadie tiene la patente de esa ficción llamada «normalidad»— puede sorprender con sus pequeños secretos a los demás. Los versos anteriores los escribió Espronceda y forman parte de un poema que, para estar a tono, se titula «La desesperación»: negruras, graznidos, sangre y lodo, cráneos machacados y cadáveres insepultos conforman una estética lúgubre, casi...

  4. Capítulo I MELANCOLÍA
    (pp. 19-54)

    En el último trimestre de 2005 tenía lugar en elGrand Palaisparisino (luego pasó a laNeue Nationalgaleriede Berlín) una magna exposición —284 obras entre cuadros, grabados, dibujos y esculturas— con el título deMélancolie: Génie et Folie en Occident.Su comisario, Gérard Régnier, más conocido con el seudónimo de Jean Clair, historiador del arte y director del Museo Picasso de la capital francesa, decía en una entrevista que la razón última para tomar la melancolía como hilo conductor en un recorrido por la cultura occidental estribaba en que ese temperamento aparecía, como ningún otro, ligado a la...

  5. Capítulo II DECADENCIA
    (pp. 55-90)

    ¿Qué pretendemos decir exactamente al unir los términos «decadencia» y «España»? Una de las reflexiones más interesantes en su momento, la del insigne polígrafo Pedro Sáinz Rodríguez, precisaba que cuando asociamos el vocablo decadencia al caso español nos referimos, en primer término, a la situación resultante desde el gobierno de los Austrias menores, de Felipe III en adelante, o sea, «la curva descendente que hemos seguido a partir del período de máxima extensión territorial». Por extensión y analogía, continuaba diciendo, se emplea también el concepto para caracterizar «nuestra inferioridad actual con respecto a otros períodos de nuestra historia» (Sáinz, 1986:...

  6. Capítulo III ABULIA
    (pp. 91-124)

    Lo que le pasa a España tiene un nombre: «Si yo fuera consultado como médico espiritual para formular el diagnóstico del padecimiento que los españoles sufrimos (porque padecimiento hay y de difícil curación), diría que la enfermedad se designa con el nombre de “no querer”, o en términos más científicos por la palabra griega “aboulía”, que significa eso mismo, “extinción o debilitación grave de la voluntad”». Esas frases las escribe Ángel Ganivet en elIdearium(1970: 131), y no son muy distintas a las que se pueden traer a colación de otros autores. Así, Azorín, en una novela que lleva...

  7. Capítulo IV DESASTRES
    (pp. 125-156)

    Con su habitual displicencia, decía Baroja en ese peculiar libro de memorias que esJuventud, egolatríaque ni las guerras ni el ejército habían reportado nunca beneficio alguno al país. Se remontaba a las postrimerías del siglo XVIII y a la Revolución francesa, para concluir que «no hemos tenido mucha fortuna». Ya Trafalgar fue «un desastre», luego parcialmente enmendado con la guerra de la independencia, pero en esa guerra «el Ejército organizado es el que menos hace». En conjunto, el «Ejército español tiene más fracasos que victorias, y su gestión administrativa y técnica es deplorable». En América, retirada; en el...

  8. Capítulo V DESOLACIÓN
    (pp. 157-196)

    ElDiccionariode la Real Academia Española no define directamente ladesolación,sino que remite al verbo del que procede,desolar,que a su vez presenta con un doble significado: por un lado, como sinónimo del fonéticamente muy parecido asolar (destruir, arrasar) y, por otro, en unos términos más anímicos que propiamente físicos, como aflicción extrema o angustia profunda.

    En el primer caso parece que nos referimos al paisaje después de la batalla, a la situación que resulta del paso de las huestes de Atila o de alguno de sus émulos. Pero en muchas ocasiones no hacen falta batallas para...

  9. Capítulo VI QUIJOTISMO
    (pp. 197-226)

    Desde fines del siglo XIX y durante el primer tercio del XX, dentro y fuera de nuestro país resurge con fuerza la concepción según la cual lo quijotesco constituye la expresión genuina del ser español, con un doble alcance que no deja de ser paradójico o difícilmente conciliable: como manifestación intemporal del carácter de un pueblo (idealismo) y como retrato de esa misma colectividad en un momento determinado (postración). La utilización del verbo «resurgir» no es caprichosa, porque el paradigma cervantino y en especial el simbolismo contrapuesto de los dos personajes principales, don Quijote y Sancho, había estado presente en...

  10. Capítulo VII ESPERPENTO
    (pp. 227-260)

    «Únicamente España es el país de la negación, del humorismo vejatorio, del desprecio de sus más íntimos valores». Esto escribe José Bergua en un libro que aparece en 1934 con el título dePsicología del pueblo español.En plena década de los treinta, ya con la República, y todavía dándole vueltas a la cuestión de la psicología de la nación española en los mismos términos que vimos en los capítulos iniciales. Aunque el autor no comparte la denigración de lo español, percibe que ese desprecio está vigente y extendido, tanto en los naturales como en los extranjeros (Bergua, 1934: 307)....

  11. Capítulo VIII NEGRURA
    (pp. 261-314)

    En 1983 publicaba Daniel Sueiro un curioso libro que tenía el expresivo título deRescoldos de la España negra.En sus páginas podía encontrar el lector un sucinto repaso de significativos momentos luctuosos de la España del siglo XX, empezando por los famosos sucesos de Casas Viejas de enero de 1933: como es sabido, un aislado levantamiento anarquista en la pequeña localidad gaditana que se saldó con la muerte de tres servidores del orden y, lo que fue más importante para la posteridad, una feroz represiónin situ.Siete campesinos muertos en la refriega y otros quince asesinados a sangre...

  12. Capítulo IX FRACASO
    (pp. 315-356)

    «España es un hermoso país, Moncha, que salió mal; ya sé que esto no se puede decir, pero, ¡qué quieres!, a los españoles casi no nos quedan ánimos para vivir, los españoles tenemos que hacer enormes esfuerzos y también tenemos que gastar muchas energías para evitar que nos maten los otros españoles». Estas palabras de Camilo José Cela enMazurca para dos muertospermiten empezar este capítulo en el mismo punto en el que lo dejamos en el anterior con la reflexión de Gerald Brenan: gran nación ésta, ¡vive Dios!, podríamos glosar con retintín, con el ligero inconveniente de que...

  13. Capítulo X DESENCANTO
    (pp. 357-396)

    Hay un pesimismo que podríamos llamar estructural, de basamento, una especie de humus instalado en la elite intelectual, en las mentalidades de un sector social o incluso en la conciencia colectiva. Es una disposición ante la vida, una actitud ante el futuro, una desconfianza profunda en las propias fuerzas para hacer frente a los acontecimientos. No depende de nada en concreto —quiero decir: de sucesos traumáticos identificables como tales— sino que es una manera de instalarse en el mundo que genera una cosmovisión característica. Hemos visto distintos ejemplos individuales y grupales de ese talante, empezando por lo que denominábamos temperamento...

  14. Capítulo XI ¿NORMALIDAD?
    (pp. 397-440)

    El 2 de marzo de 1984 el periódico catalánEl Móntitulaba a toda página en su sección de Sociedad: «Intel.lectuals de tot l’Estat s’nterroguen sense embuts sobre què és Espanya». La entradilla de antetítulo señalaba que «una cinquantena d’intel.lectuals de tot l’Estat espanyol es van reunir a finals de la setmana passada a Girona per debatre » dicho asunto. En efecto, estaba presente lo más granado del pensamiento español del momento: Artola, Tuñón, Bernal y Maluquer entre los historiadores, Aranguren, Trías y Savater entre los filósofos, y otros muchos especialistas de diversos campos: Castilla del Pino, Luis de Pablo,...

  15. BIBLIOGRAFÍA CITADA
    (pp. 441-460)
  16. LISTA DE ILUSTRACIONES
    (pp. 461-462)
  17. ÍNDICE ONOMÁSTICO
    (pp. 463-474)
  18. Back Matter
    (pp. 475-475)