Al sur de Tarifa

Al sur de Tarifa: Marruecos-España: un malentendido histórico

ALFONSO DE LA SERNA
Series: Estudios
Copyright Date: 2001
https://www.jstor.org/stable/j.ctt6wpvzv
  • Cite this Item
  • Book Info
    Al sur de Tarifa
    Book Description:

    Los hechos geográficos y los acontecimientos históricos han creado entre Marruecos y España, a través de los siglos, un cúmulo de problemas, sentimientos y visiones sumamente contradictorios. Conquistas y reconquistas, guerras y convivencias, atracciones y rechazos, influjos recíprocos y distanciamientos culturales, memorias exaltantes y recuerdos amargos, han ido suscitando unas imágenes equívocas que han dificultado sobremanera el entendimiento entre ambos países. Nuestra relación histórica ha sido, al mismo tiempo, íntima y conflictiva; y la proximidad física ha existido al lado de la dificultad de comprensión. Entre la indecisa luz que tantas contradicciones mantiene sobre unos y otros, vaga siempre, cual una sombra, el malentendido sobre el "otro", que está tan cerca y tan lejos...Este libro, cuyo autor no es un historiador sino un diplomático observador, constituye un intento sincero de ver, con la claridad posible, algo de lo que ha sucedido y sucede con nuestro íntimo vecino histórico, y contribuir así, aunque sea un poco, a deshacer un malentendido secular. En pocas palabras: ver qué pasa Al sur de Tarifa.

    eISBN: 978-84-15817-27-7
    Subjects: History, Political Science

Table of Contents

  1. Front Matter
    (pp. 1-6)
  2. Table of Contents
    (pp. 7-8)
  3. EXPLICACIÓN PREVIA AL LECTOR
    (pp. 9-12)
    Alfonso de la Serna
  4. CAPÍTULO I UNA GEOGRAFÍA OLVIDADA
    (pp. 13-32)

    Cruzar el Estrecho de Gibraltar o, mejor aun, sobrevolarlo en uno de esos días claros, transparentes, que son propios del lugar, días en que el viajero podría imaginar que está planeando sobre un inmenso mapa, bajo la comba azul del cielo, invita a una reflexión geopolítica, interesante para cualquiera pero subyugadora siempre para un español. Hoy, además, el Estrecho se ha convertido en el escenario dramático que con frecuencia termina en tragedia mortal con el naufragio de los emigrantes ilegales que, viniendo de Marruecos, perecen ahogados ante las costas de Tarifa. Pero veamos antes.

    De un lado se ve Gibraltar,...

  5. CAPÍTULO II LA IMAGEN EN SOMBRA
    (pp. 33-54)

    Al otro lado del Estrecho y desde el año 711, es decir, desde hace mil doscientos ochenta años —¡casi trece siglos!—, una imagen sombría se levanta con frecuencia en el horizonte de los «españoles » —¿éramos ya españoles entonces?—. Es la imagen del «moro». También se le llamaba antiguamente «agareno» —por Agar, la esclava árabe de Abraham—; o «sarraceno» —el hombre de Oriente—; o «ismaelita» —el descendiente de Ismael, hijo de la esclava—; o el «caldeo»...; o, simplemente, el «bárbaro», todo lo cual revela la vaguedad de la idea que se tenía de él. Pero...

  6. CAPÍTULO III EL VAIVÉN DE LA HISTORIA. MOZÁRABES Y MUDÉJARES. EL SÍMBOLO DEL CID
    (pp. 55-88)

    La oscura imagen del «moro», que hemos tratado de perfilar en el capítulo anterior, se forja, evidentemente, a lo largo de los siglos de la Conquista y dominación de España por los musulmanes y de la Reconquista por los cristianos. Después de 1492, como hemos visto, continúa el proceso de formación de la imagen, que termina —¿termina?— quizás en 1921, año del desastre y carnicería de la batalla de Annual, durante la guerra de Marruecos. Mil doscientos años de forja de la temible silueta ennegrecida.

    Pero el período central de tan largo desarrollo es, naturalmente, el comprendido entre el principio...

  7. CAPÍTULO IV EL REINO DE MARRUECOS
    (pp. 89-124)

    Las páginas que siguen a continuación no son, de ningún modo, un recorrido erudito de la historia de Marruecos; y, menos aun, el análisis de la misma. Serán, simplemente, la referencia ligerísima, esquemática, simplificada, de la sucesión histórica de unos núcleos de poder político que, a través de los siglos, van apareciendo en Marruecos y organizándose de manera cada vez más compleja, con extensión territorial mayor, y asumiendo con legitimidad creciente la manifestación política de un pueblo que, a su vez, va formándose, integrándose y perfeccionando su identidad histórica. El título de «reino de Marruecos» que damos a este capítulo...

  8. CAPÍTULO V EL CONTRAGOLPE IBÉRICO
    (pp. 125-136)

    De los mediados del siglo XV a los mediados del XVI se produce, a partir de la Península Ibérica, y por obra de portugueses y españoles, lo que Pierre Chaunu ha llamado «l’éclatement du monde»¹. Las rutas marítimas que conducen al Extremo Oriente, contorneando el continente africano y atravesando el océano Índico, así como las que llevan hasta la América desconocida, cruzando el «ignoto» océano Atlántico, y luego entran en el Pacífico, son abiertas por las carabelas portuguesas y españolas. El mundo, el mundo «conocido» entonces, estalla, en efecto: se abre, se desdobla, y la redondez de la Tierra se...

  9. CAPÍTULO VI EUROPA EN EL HORIZONTE
    (pp. 137-146)

    El reinado de Sidi Mohamed ben Abdallah, o Mohamed III, significa la apertura hacia la época moderna de la historia de Marruecos. La segunda mitad del siglo XVIII es, en efecto, un tiempo de nuevas crisis y dificultades, pero también de transición, de planteamiento de una nueva dinámica, e incluso de apertura considerable al exterior¹.

    El Sultán Sidi Mohamed ben Abdallah, después de la larga crisis, de varios decenios, que se había iniciado a la muerte de su abuelo, el Sultán Muley Ismail, trata de recuperar la estabilidad del reino. Durante muchos años, el trono había sido disputado por varios...

  10. CAPÍTULO VII LA ERA COLONIAL (I): MARRUECOS DE LA TRADICIÓN; PRELUDIO DE LA CONQUISTA
    (pp. 147-172)

    Marruecos, como hemos visto en el capítulo anterior, había respondido a la amenaza francesa sobre sus propias fronteras, prestando a los argelinos su decidido apoyo. El «Dar el-Islam» se hallaba en peligro, y, frente a los «cristianos» que invadían la vecina parcela de Argel, el Sultán reaccionaba ayudando con sus armas al emir Abdelkader. Pero la batalla de Isly, trágicamente perdida, significó un choque psicológico enorme. El prestigio del Sultán se hundía, y surgía entonces, de nuevo, el esquema clásico que ya hemos contemplado en el capítulo IV («El reino de Marruecos»). Derrotado el Sultán, probada su incapacidad de vencer...

  11. CAPÍTULO VIII LA ERA COLONIAL (II): LAS PRIMERAS GUERRAS Y SUS DESASTRES
    (pp. 173-196)

    «La política marroquí de España, a comienzos del siglo XX, se basa en la afirmación de sus derechos históricos, legitimados por el Papa Calixto III, en 1457, mediante la Bula de las Cruzadas, sobre la conquista de territorios infieles por los pueblos cristianos.» Por sorprendente que parezca semejante aseveración corresponde a un moderno trabajo de investigación histórica sobre las campañas militares españolas en Marruecos durante el siglo XX¹. Pero no es una especulación sobre la mentalidad subyacente en la actitud española ante Marruecos, sino que corresponde a lo que, al menos, una mayoría de los españoles responsables de su tiempo...

  12. CAPÍTULO IX LA ERA COLONIAL (III): EL «AFRICANISMO» ESPAÑOL. LA CONCERTACIÓN DE LAS POTENCIAS EUROPEAS Y EL LUGAR DE ESPAÑA EN EL JUEGO INTERNACIONAL. LOS TRATADOS. LA «GUERRA DE MARRUECOS»
    (pp. 197-234)

    Conviene aquí dar unos pasos hacia atrás en la visión de esta última fase de la penetración colonial en Marruecos. Contemplaremos muy brevemente lo que fue el «africanismo» español, uno de los estimulantes psicológicos de nuestra acción marroquí.

    Los gobiernos españoles de la época se encontraban ante una circunstancia inevitable: la necesidad de entrar en el juego de las potencias europeas y de no dimitir de una política exterior, quedándose al margen de la estrategia internacional que se desarrollaba a las puertas de nuestro país. El «africanismo», como proyecto político y como actitud mental, sirvió en este contexto, si no...

  13. CAPÍTULO X EL SAHARA
    (pp. 235-276)

    La historia de Marruecos no se puede entender cabalmente si se ignora lo que hemos llamado «el factor sahariano». Como es bien sabido, la palabra «sahara» significa «desierto» —o, con mayor precisión, «tierra inculta», no estrictamente vacía (esto último sería «el-khala»), pues en ella hay, además de las soledades inmensas y de las dunas sin fin, oasis, ríos que a veces llevan agua y otras se secan, pozos, pastos estacionales, rutas de los nómadas, algunas poblaciones...—. «Sahariano» es lo relativo al desierto, y «saharaui» es el Atlántico al mar Rojo; y aun cabría considerar que, salvando el foso de...

  14. CAPÍTULO XI CEUTA Y MELILLA
    (pp. 277-322)

    Ceuta y Melilla son, desde hace siglos, dos ciudades españolas, construidas principalmente por españoles, habitadas mayoritariamente por españoles, regidas conforme a las leyes españolas y, en fin, siguiendo su vida cotidiana según los usos y costumbres tradicionales españoles. Pertenecen, pues, de hecho, al patrimonio histórico de España; la primera, desde 1668, año en que pasó definitivamente — no sólode factosinode iure— de las manos portuguesas, que la tenían, a las españolas; la segunda, desde 1497, año de su ocupación por tropas españolas.

    Sin embargo, desde que Ceuta fue conquistada, en 1415, por los ejércitos de Portugal, y desde...

  15. BIBLIOGRAFÍA
    (pp. 323-343)