Los banqueros y la crisis de la monarquía de 1640

Los banqueros y la crisis de la monarquía de 1640

CARMEN SANZ AYÁN
Series: Estudios
Copyright Date: 2013
https://www.jstor.org/stable/j.ctt6wpw2r
  • Cite this Item
  • Book Info
    Los banqueros y la crisis de la monarquía de 1640
    Book Description:

    El objetivo de estas páginas es intentar dilucidar el papel que desempeñaron los grandes financieros en la grave crisis política que atravesó la Monarquía Hispánica en la década de 1640 y delimitar su grado de responsabilidad por acción u omisión, en la evolución política de tan extrema coyuntura, con los movimientos secesionistas de Cataluña y Portugal, la prolongación del conflicto en los Países Bajos y la Guerra con Francia en pleno auge. Conocer las actuaciones concretas que los hombres de negocios protagonizaron en materia de crédito, aclarar la naturaleza de las ganancias que obtuvieron en el desarrollo de su actividad, entender el contexto global en el que se desenvolvieron e intentar determinar la naturaleza de las relaciones que mantuvieron con el poder, puede ayudar a analizar bajo un nuevo prisma la caída del conde-duque de Olivares y la continuidad de su programa a través de la supervivencia de sus hechuras políticas.

    eISBN: 978-84-15817-85-7
    Subjects: History, Economics

Table of Contents

  1. Front Matter
    (pp. 1-8)
  2. Table of Contents
    (pp. 9-12)
  3. INTRODUCCIÓN
    (pp. 13-22)

    En 1672, la viuda de un reconocido financiero de los años cuarenta pleiteaba con los que habían sido socios de su marido para conseguir el reembolso de unos débitos generados en 1641 ¹ que todavía no habían sido satisfechos. Doña Eugenia Imbrea Spínola decidió dar a la imprenta todos los términos de la desavenencia con la pretensión de que, transcurridas más de dos décadas, pudieran reconocerse las razones de su prolongada reclamación. En esos textos aparecían, bajo un sobrenombre, los dos hombres de negocios que supuestamente habían traicionado la confianza de su esposo en las dependencias que habían compartido. Eran...

  4. Capítulo I EL SISTEMA CREDITICIO
    (pp. 23-118)

    Con cierta frecuencia, los teóricos del discurso histórico nos advierten de la ingenuidad que supone intentar establecer la correspondencia entre la «representación y la cosa», entre «la escritura y el mundo»¹. Es cierto que, con el espejo del cambio histórico de fondo, encontrar la palabra exacta o definitiva para nombrar las cosas resulta utópico, pues en esa tarea de «nombrar» interfieren muchos factores que pueden hacer cambiar nuestra definición, entre ellos, el medio y el contexto cronológico de la propia observación. A pesar de ello no creo que esta constatación nos deba hacer renunciar a la tarea de identificar y...

  5. Capítulo II LA EVOLUCIÓN DEL CRÉDITO
    (pp. 119-226)

    Mientras en la primavera de 1640 el Corpus de Sangre comenzaba en Barcelona como pórtico de los aciagos acontecimientos que protagonizaron toda la década; en Toledo, Calderón estrenaba un auto sacramental tituladoPsiquis y Cupido, basado en una antigua fábula contenida en elAsno de Orode Apuleyo. En la «memoria de apariencias» elaborada por el genial creador barroco, la mutación central de la puesta en escena incluía la elegante torre de un palacio que, de súbito, se convertía en un «peñasco áspero y oscuro»¹. Un emblema mutante y premonitorio del lúgubre escenario político y financiero que le esperaba a...

  6. Capítulo III LOS PROTAGONISTAS
    (pp. 227-286)

    Poner nombre y orden jerárquico a los hombres de negocios que operaron en esta década requiere cautela y prevención para no fundar criterio a partir de las exclusivas noticias aportadas en cartas, avisos, anales e incluso en las consultas emanadas del Consejo de Hacienda. Todas estas fuentes, aunque llenas de noticias y detalles valiosos, lo están también de apreciaciones subjetivas y poco definidas cuando pretenden valorar la importancia real de los asentistas. Contabilizar sus operaciones globales resulta crucial, pues llama la atención que algunos de los hombres de negocios más nombrados en su tiempo, Manuel Cortizos por ejemplo, no aparezcan...

  7. Capítulo IV HOMBRES DE NEGOCIOS, ¿LOS «ÁRBITROS DE TODO»?
    (pp. 287-330)

    El 7 de julio de 1643, el presidente del Consejo de Castilla enviaba una consulta al rey en la que denunciaba la conveniencia de que ordenase al Consejo de Hacienda que jamás otorgara a los asentistas jurisdicción particular. Tras un efímero decreto emitido por el rey en este sentido, meses después el propio Chumacero se quejaba de que, después de hacer pública la orden, los asentistas habían reclamado en el Consejo de Hacienda y habían conseguido que el intento quedara en nada, pues «siendo como eran árbitros de todo […] quedó la materia en peor estado del que tenía»².

    La...

  8. EPÍLOGO
    (pp. 331-340)

    «Quien pide lo que forzosamente ha menester para cumplir, pide para dar» decía Quevedo en disculpa de los hombres de negocios genoveses tradicionales y del elevado coste de sus asistencias¹. Lo que dieron y recibieron ellos y otros como ellos en aquella década extrema hemos tenido ocasión de analizarlo en las páginas previas. Casi el 50 por 100 del crédito negociado por la Monarquía en los años cuarenta lo sostuvieron tres firmas: Jorge de Paz Silveira, Duarte Fernández y los Piquinoti. Hombres de negocios que, aunque insertados en grupos aparentemente unidos por su origen nacional, operaron para defender sus intereses...

  9. BIBLIOGRAFÍA
    (pp. 341-362)
  10. ÍNDICE DE NOMBRES
    (pp. 363-372)
  11. Back Matter
    (pp. 373-374)