El matemático impaciente: la Condamine, las pirámides de Quito y la ciencia ilustrada (1740-1751)

El matemático impaciente: la Condamine, las pirámides de Quito y la ciencia ilustrada (1740-1751)

Raúl Hernández Asensio
Copyright Date: 2008
https://www.jstor.org/stable/j.ctt9qdvtr
  • Cite this Item
  • Book Info
    El matemático impaciente: la Condamine, las pirámides de Quito y la ciencia ilustrada (1740-1751)
    Book Description:

    Este libro trata sobre el matemático francés Carlos María de La Condamine y su empeño por levantar en la llanura de Yaruquí, cerca de Quito, un monumento conmemorativo de la expedición enviada por la Academia de Ciencias de París al virreinato del Perú, para poner fin al problema de la forma de la tierra que había obsesionado a los científicos europeos durante casi cien años. La disputa está relacionada con cuestiones como la profesionalización de la ciencia, el cambio de la posición social del científico, la aparición de nuevos géneros literarios y transformación de la relación entre ciencia y Estado.

    eISBN: 978-1-4492-9372-7
    Subjects: Sociology, History

Table of Contents

  1. Front Matter
    (pp. 6-8)
  2. Table of Contents
    (pp. 9-10)
  3. Introducción Una piedra en un rincón de mundo
    (pp. 11-18)

    Este libro trata sobre el matemático francés Carlos María de La Condamine y su empeño por levantar en la llanura de Yaruquí, cerca de Quito, un monumento conmemorativo de la expedición enviada por la Academia de Ciencias de París al virreinato del Perú, para medir el valor de un grado de meridiano terrestre y de esta manera poner fin al problema de la forma de la Tierra, que había obsesionado a los científicos europeos durante casi cien años. Sus rivales son los tenientes de navío Jorge Juan y Antonio de Ulloa, encargados por la corona española de acompañar a los...

  4. I Los apóstoles de Newton
    (pp. 19-62)

    La historiografia de los últimos años ha puesto en evidencia la necesidad de desmontar las narrativas clásicas de la revolución científica.¹ Lo que antes era un panorama coherente y lineal, aparece ahora como un abigarrado entramado de procesos que no siempre coinciden en sus ritmos e intensidades. Se trata de una renovación histo-riográfica que afecta a nuestro conocimiento del periodo en varios sentidos. En primer lugar, sabemos ahora que los elementos centrales de la revolución científica, como el experimentalismo, son el resultado de complejas negociaciones entre diferentes tradiciones de pensamiento. La polémica sobre este tema sostenida en 1660 por Boyle...

  5. II Una orden de Su Majestad
    (pp. 63-103)

    La presencia de Jorge Juan y Antonio de Ulloa en la expedición geodésica que debe poner fin a la polémica sobre la forma de la Tierra no responde a sus méritos científicos. Se trata de un peaje necesario para asegurar la viabilidad de la misión. A comienzos del siglo XVIII , la ciencia española ocupa un lugar muy secundario en el contexto europeo. La Academia de Guardiamarinas de Cádiz, fundada en 1716 como el principal proyecto de renovación institucional para promocionar la práctica de la ciencia, sufre durante muchos años la indefinición que rodea sus orígenes, a medio camino entre...

  6. III Cuatro palabrillas
    (pp. 105-138)

    El trabajo de la expedición geodésica en Quito puede dividirse en tres momentos. Comienza con un periodo de toma de contacto, desde la llegada de los expedicionarios en junio de 1736 hasta comienzos de 1738. En estos meses los académicos realizan observaciones preliminares para ajustar la metodología a las especiales condiciones de altura, orografía y climatología de Quito, afinamiento de los instrumentos, cartografía de la región, localización de emplazamientos para las señales, etc. La segunda etapa, la más fructífera, transcurre entre 1738 y los primeros meses de 1740. Durante dieciocho meses de trabajo casi ininterrumpido, con cortas pausas en Riobamba...

  7. IV La retórica de la ciencia
    (pp. 139-157)

    La apariencia de las pirámides de Yaruquí es bastante poco espectacular. Construidas de abobe, a la usanza rural quiteña, ca-da pirámide tiene dos partes: una base de cinco o seis pies de altura, en forma de cubo, y un cuerpo superior con forma de tetraedro, de unos tres metros.¹ En la cúspide están adornadas por dos flores de lis labradas en piedra, mientras que en una de las caras, a corta distancia del suelo, encontramos una lápida en latín.² Y aquí es donde empiezan los problemas. La inscripción propuesta por La Condamine comienza resaltando el auspicio del rey Felipe V....

  8. V La destrucción de las pirámides
    (pp. 159-189)

    Las posibilidades de la documentación de las pirámides para reconstruir las representaciones y discursos asociados con la ciencia ilustrada, no se agotan en los temas estrictamente científicos. Un segundo componente del proceso es el intento de Jorge Juan y Antonio de Ulloa de vincular el reconocimiento de su participación en la empresa con el honor de la nación española. Los monumentos diseñados por La Condamine estaban adornados con dos flores de lis de bronce. Este ornamento era, desde el punto de vista de los oficiales españoles, inaceptable. Las flores de lis eran el emblema de la monarquía francesa. Su inclusión...

  9. VI Soñad con Galileo
    (pp. 191-234)

    El balance humano de la expedición geodésica es abrumador. Quienes peor parte llevan son los auxiliares, que quedan abandonados en Quito tras la partida de los académicos. Solo Verguin conseguirá regresar relativamente sano en 1745, tras rehacer la ruta por la que nueve años antes había llegado a América: Guayaquil, Pa-namá, Portobelo, Sanit Domingue, Martinica.¹ Copluet y Séniergues ya habían fallecido para ese momento. Morainville, el auxiliar de mayor confianza de La Condamine y autor del primer dibujo de la cascarilla, también permanecerá en Quito hasta su muerte.² En 1748 lo encontramos atareado en la reconstrucción de una de las...

  10. VII Quosque tandem Condamine?
    (pp. 235-269)

    Con La Publicación de su obra sobre las pirámides, La Condamine reabre una polémica que la mayor parte de sus protagonistas creían ya enterrada. El texto no deja indiferente a nadie. Hay incluso quien lo considera una traición, cometida “después de cuatro años, cuando ya nadie se acordaba aun en Francia de esta confrontación ni de sus resultados”.¹ En París, Bouguer monta en cólera por lo que considera una versión sumamente parcial de lo ocurrido en Quito. Sin el estilo de La Condamine ni su sensibilidad para percibir los cambios en los gustos literarios, sus trabajos, aunque apreciados académicamente, tienen...

  11. VIII El combate más glorioso
    (pp. 271-285)

    Hacia 1755, La Condamine seguía envuelto en controversias sin fin con Bouguer y Godin.¹ Estos problemas, sin embargo, se veían ampliamente compensados por el extraordinario éxito de sus diarios, que rápidamente se convierten en una lectura ávidamente consumida por la elite cultural europea y en una fuente de conoci- miento especializado sobre el interior del continente americano.² Hasta su muerte en 1774 La Condamine será una figura destacada enel mundo intelectual parisino. Durante la segunda mitad de los cin- cuenta su principal preocupación es la lucha contra la viruela. Susexperimentos sobre la inoculación se convierten en una referencia imprescindible dentro...

  12. Obras históricas citadas en el texto
    (pp. 287-295)
  13. Bibliografía
    (pp. 297-316)