Skip to Main Content
Have library access? Log in through your library
La ciudad de los conquistadores 1536-1604

La ciudad de los conquistadores 1536-1604

Germán Rodrigo Mejía Pavony
Copyright Date: 2012
Edition: 1
https://www.jstor.org/stable/j.ctt15hvxmx
  • Cite this Item
  • Book Info
    La ciudad de los conquistadores 1536-1604
    Book Description:

    Recoge fuentes primarias sobre la fundación de Bogotá y su consolidación como comunidad urbana, para contar la historia de sus primeros 150 años de existencia. El autor busca las motivaciones para su fundación y gobierno durante el siglo XVI, da luces sobre sucesos confusos e inicia una línea de investigación para que los bogotanos piensen sus raíces como comunidad.

    eISBN: 978-958-716-645-3
    Subjects: History

Table of Contents

Export Selected Citations Export to NoodleTools Export to RefWorks Export to EasyBib Export a RIS file (For EndNote, ProCite, Reference Manager, Zotero, Mendeley...) Export a Text file (For BibTex)
  1. Front Matter
    (pp. 1-6)
  2. Table of Contents
    (pp. 7-10)
  3. AGRADECIMIENTOS
    (pp. 11-12)
  4. PRÓLOGO
    (pp. 13-16)
    Manuel Lucena Giraldo
  5. PREÁMBULO
    (pp. 17-19)

    Noventa y un españoles, además de un indeterminado número de indios someti dos a su servicio, hicieron de esta tierra su lugar permanente de residencia. Este fue el inicio de Bogotá y este libro cuenta esa historia.

    Bogotá, en esos lejanos tiempos llamada Santafé, ciertamente, tuvo un inicio pero sería empobrecer su historia reducirlo a ese único y oscuro momento de su fundación. No dudamos de la importancia de este instante, cómo hacerlo, pero debemos entender que ese gesto en su liturgia reunía experiencias centenarias al tiempo que daba lugar a un nuevo espacio, el cual, al ser conquistado dio...

  6. PARTE I. LA CIUDAD EN CIERNES

    • [PARTE I Introduction]
      (pp. 21-24)

      Dos pinturas de Pedro A. Quijano, reproducidas una y otra vez desde los años iniciales del siglo XX, contribuyeron de manera decisiva a dar forma a la imagen que tenemos de la fundación de Santafé. La primera de ellas, conocida comoLa fundación de Bogotá, que hoy guarda la Academia Colombiana de Historia, fue pintada hacia 1904 y mereció una calurosa felicitación de dicha institución.¹ El segundo cuadro, con el título deLa primera misa en Santafé de Bogotá, presentado en la exposición que organizó en 1920 el Círculo de Bellas Artes de Bogotá, ob tuvo igualmente comentarios favorables y...

    • CAPÍTULO 1 SANTA MARTA
      (pp. 25-30)

      Vencer el miedo y remontar la desembocadura del río Magdalena no fue tarea fácil para los pobladores de la incipiente ciudad de Santa Marta. Sin embargo, hacerlo fue necesario como condición para explorar y conquistar con mayor facilidad las prometedoras tierras que se adivinaban al sur y que los hacían soñar con las riquezas que según contaban los indios eran posibles de encontrar si se atrevían a incursionar más allá de la precaria seguridad que les brindaba la ciudad y de los territorios que habían conocido en sus correrías a pie. Esto ocurrió años antes de la decisión tomada por...

    • CAPÍTULO 2 CAMINO AL SUR
      (pp. 31-36)

      Pedro fernández de Lugo capituló ante el rey la gobernación de Santa Marta, vacante desde la muerte de García de Lerma. Cuenta fray Pedro de Aguado en su crónica que Alonso de Lugo, padre de Pedro, obtuvo de fernando el Católico el título de Adelantado de las Canarias como reconocimiento a su conquista de las islas de tenerife y La Palma, además de la gobernación de esas dos islas por dos vidas, esto es, por el tiempo que le restaba a él y la de un heredero. Pedro, su hijo, recibió de esta manera el derecho a gobernarlas, pero calculando...

    • CAPÍTULO 3 EN EL PAÍS DE LOS MUISCAS
      (pp. 38-50)

      Fueron 180 soldados los que finalmente ascendieron la cordillera y llegaron, co menzando el mes de marzo de 1537, al mismo lugar donde semanas antes habían sido avistados muchos bohíos, caminos y, en particular, un poco de oro y algunas esmeraldas.¹⁵ Un nuevo problema tuvieron que enfrentar pues no traían con ellos alguien que hablara la lengua de los lugareños, así que tuvieron que buscar por señas el sitio donde se hacían los panes de sal y las coloridas mantas de algodón que igualmente habían encontrado en los bohíos que les habían servido de des canso en el duro camino...

    • CAPÍTULO 4 EL REPARTO DEL BOTÍN
      (pp. 52-57)

      Comenzaba el mes de junio de 1538. Habían sobrevivido 174 de los 180 hombres que partieron de La Tora unos dieciséis meses antes y a la fecha, desde su salida de Santa Marta, la expedición llevaba más de dos años de correrías y enfrenta mientos con los nativos y con la naturaleza. Por ello, dicen San Martín y Lebrija en su relación que

      después de vuelto de esta jornada [de las Amazonas], viendo el Teniente y noso tros que era bien que Vuestra Majestad supiese los servicios que en esta tierra se le habían hecho y hacía, determinó de ir...

    • CAPÍTULO 5 EL REAL SE HACE CIUDAD
      (pp. 58-73)

      Realizado el reparto, se dispuso Jiménez de Quesada a salir del país de los muiscas. La decisión no significaba en forma alguna abandonar las tierras ya exploradas, pero tampoco se desprende de lo hecho en esos meses centrales de 1538 que su proyecto fuera dejar poblado el territorio conquistado. El sentido de las instruc ciones dadas por el teniente de Pedro fernández de Lugo no es fácil de discernir pues aunque no hay duda respecto de haber convertido su real en un asenta miento permanente, que a partir de agosto de 1538 se conoció como Santafé, sí la hay en...

    • CAPÍTULO 6 LOS VECINOS DE LA NUEVA CIUDAD
      (pp. 75-89)

      El domingo 27 de abril de 1539 estaban presentes unos 484 españoles en la ce remonia de fundación de Santafé. Esta cantidad, aunque aproximada pues no hay certeza absoluta respecto de los que llegaron con féderman y Belalcázar, comprende los 174 de la hueste de Jiménez de Quesada, los poco más o menos 160 que llegaron con féderman y los 150 que, luego de descontar los que se quedaron en la fundación de Timaná, debieron llegar con Belalcázar al valle de los Alcázares (Avellaneda Navas, 1995, p. 39; 1990, p. 45; 1992, pp. 13-14). Por supuesto, es difícil saber el...

    • NOTAS PARTE I
      (pp. 90-100)
  7. PARTE II. LA CIUDAD PRINCIPAL

    • [PARTE II Introduction]
      (pp. 101-104)

      Cuando el cosmógrafo y cronista real Juan López de Velasco dio forma a suGeografía y descripción universal de las Indias, elaborada con base en las noticias que habían sido enviadas de tiempo atrás al consejo de indias por navegantes, con quistadores y funcionarios, escribió en ella que en el distrito de la Audiencia del Nuevo Reino de Granada se encontraba la provincia del Nuevo Reino de Grana da, “que es de este Reino la más principal, pues della ha tomado nombre todo el distrito” y comprende desde la ciudad de Mérida hasta la de Ibagué en su largo (norte-sur)...

    • CAPÍTULO 7 EL REINO
      (pp. 106-117)

      De los cerca de 480 hombres de armas que estaban presentes en el caserío de Santafé el domingo 27 de abril de 1539, testigos por ello de su transformación en ciudad, aunque en intención pues la sanción real que le daría dicha calidad tardaría unos años más, solo 91 decidieron convertirse en sus primeros vecinos. Los demás se fueron, unos para España, otros a poblar Tunja y Vélez, unos más a Neiva y, los demás, todos seguidores de Belalcázar, regresaron a Popayán. De esta manera, los que se quedaron tendrían que mantener el control de lo que ya sabían era...

    • CAPÍTULO 8 LA CIUDAD FUNDADA
      (pp. 119-128)

      Francisco de Belalcázar, hijo del conquistador, remitió al rey una extensa carta aclarando muchas de las maledicencias que se decían en contra de su padre. En esta comunicación, sin fecha pero que Friede calcula que es de 1557, dice don Francisco que

      [Sebastián de Belalcázar] tuvo noticia cómo allí estaban españoles y aderezó una escuadra de caballos y los envió a descubrir, y eran el Licenciado Ximénez, teniente del adelantado de Canaria, gobernador de Santa Marta, que no sabían descubrir ni poblar, se estaban de asiento en aquel valle, que ahora dicen Santafé.

      Luego de describir el estado en que...

    • CAPÍTULO 9 UNOS AÑOS CAPITALES
      (pp. 129-144)

      El decenio de 1540 fue una época de crucial importancia para la naciente ciudad. En abril de 1539 se había fundado la ciudad pero ello por sí mismo no era garantía de que fuera a perdurar. Las noticias que tenemos sobre esta época son pocas y oscuras, lo cual dificulta en gran forma nuestro conocimiento sobre los años formativos de Santafé. Lo común en todos los libros es encontrar un salto historiográfico entre la fundación y la erección de Santafé como sede de la Real Audiencia, pero en realidad esto abarca un lapso de su historia lleno de problemas y...

    • CAPÍTULO 10 JURISDICCIONES Y GOBIERNOS
      (pp. 146-159)

      ¿Dónde estaba situado el valle de los Alcázares? La pregunta, lejos de ser retórica, requería de una pronta respuesta de parte del rey pues, dada la información sobre sus riquezas, despertó la ambición de varias de las provincias existentes en 1539, todas atentas a los rumores que rápidamente se dispersaron por el Caribe cuando los tres conquistadores arribaron a Cartagena en el mes de julio de ese año. Las gobernaciones de Santa Marta, Cartagena, Panamá y Venezuela argumentaron ante la Corona derechos sobre los nuevos territorios basados en un conocimiento todavía precario de la geografía del norte de Suramérica. Estos...

    • CAPÍTULO 11 LA PROVINCIA Y EL ALFOZ
      (pp. 160-181)

      El núcleo a partir del cual se constituyó Santafé estuvo conformado inicialmente por un conjunto de cacicazgos sobre los cuales tenía algún control o preeminen cia el zipa, o el bogotá (muequetá) como tal vez sea mejor llamarlo, pues sin duda quien adquiría este rango era un “señor” poderoso por el reconocimiento que se hacía de él y de su cercado, pero que jamás alcanzó el rango de rey o señor único de todas las gentes que habitaban en el altiplano cundinamarqués. Las investigaciones recientes desvirtúan la existencia de un Estado muisca con dos únicas cabezas, las que se encontraban...

    • NOTAS PARTE II
      (pp. 182-196)
  8. PARTE III. LA CIUDAD CONSTRUIDA

    • [PARTE III Introduction]
      (pp. 197-201)

      Comenzando el siglo XVII, Santafé ya había adquirido y consolidado los rasgos fundamentales que permitían reconocerla como ciudad indiana y, en calidad de tal, informar de ello y con orgullo al rey.¹ En este sentido, la dinámica que permitió construir la ciudad a partir de su trazado y de los solares que para tal efecto fueron distribuidos primero por el fundador y luego por el cabildo, se desenvolvió a partir del horizonte mental que trajeron consigo los soldados, clérigos, oficiales reales, comerciantes y artesanos o labradores españoles que poblaron inicialmente estas nuevas tierras. Ese horizonte mental contenía en su realidad...

    • CAPÍTULO 12 LAS TRES PLAZAS Y LA FORMA URBANA
      (pp. 202-214)

      Si Santafé quedó claramente reconocida como urbe principal del Reino mediando el siglo XVI, ello significó indudablemente la consolidación de la plaza Mayor de Santafé sobre el espacio citadino. Este lugar, en los primeros años, no pasó de ser un erial que el cabildo trataba de proteger de los cerdos y otros animales que por allí vagabundeaban y que apenas era distinguido por la pequeña iglesia de tapia y techo de paja que había sido construida en su costado oriental. Entrado el decenio de 1570, la plaza era ya un lugar enaltecido por la catedral metropolitana, ubicada en su costado...

    • CAPÍTULO 13 UN RECINTO SAGRADO
      (pp. 215-230)

      Para los santafereños, Dios existía. Sin embargo, no era el Dios de los teólogos actuales sino, por el contrario, aquel conformado por el sincretismo de la cosmo gonía Muisca, las deidades africanas y el santoral católico medieval. El Dios de los santafereños, en este sentido,

      era ante todo, la síntesis de una experiencia que daba sentido al mundo en que estaban sumergidos. Los modos de producción y circulación de bienes, los sec tores sociales, la ley y el poder, las ideas, en fin, todos aquellos elementos que conforman una sociedad estaban, para la Santafé colonial, relacionados con esa experiencia de...

    • CAPÍTULO 14 EL SOLAR URBANO
      (pp. 231-240)

      Aunque no es posible encontrar la documentación referente a la repartición inicial de solares en Santafé –por la mencionada pérdida de los archivos que guardaban los testimonios escritos de estos años fundacionales–, podemos deducir con un alto grado de verosimilitud el modo como dicho reparto se realizó en la ciudad. Lo anterior debido a que la metodología empleada para fraccionar el terreno y así per mitir que dicha distribución tuviera efecto fue la misma en todas partes, pues fue consecuencia inevitable de haber replicado en cada fundación viejas tradiciones y fueros peninsulares así como las disposiciones que se fueron...

    • CAPÍTULO 15 EL EQUIPAMIENTO DE LA CIUDAD
      (pp. 241-256)

      Luego de los difíciles años iniciales, bajo el impulso de una urbe convertida en ciudad principal y cada vez más rica en recursos económicos y mano de obra, se dio inicio al equipamiento de Santafé. Para fines del decenio de 1540, los vecinos ya tenían capacidad para mejorar sus viviendas y el asunto que debían resolver ahora era el de convertir la incipiente urbe en una ciudad capaz de permitirles llevar una vida de acuerdo con sus ideales. En esta dirección, el Cabildo y los ve cinos blancos encausaron sus acciones.

      Equipamiento urbanoes un concepto que desde nuestro criterio...

    • CAPÍTULO 16 DE PARROQUIAS Y BARRIOS
      (pp. 257-263)

      Luego de unos difíciles años iniciales, hacia fines de los años 1560, era evidente para los testigos presenciales que Santafé se estaba convirtiendo en una de las ciudades más importantes dentro del territorio español en América. Los informes sobre el estado de la urbe en 1572 transcritos en capítulos anteriores así lo confirman. Este rápido crecimiento, medido tanto en población como en actividades productivas, de gobierno y comercio, ocasionaron que la vida urbana comenzara a tornarse más compleja.

      El núcleo inicial de Santafé, comprendido entre las manzanas vecinas a la plaza Mayor y apenas extendido dos cuadras al norte del...

    • NOTAS PARTE III
      (pp. 264-278)
  9. PARTE IV. LA CIUDAD HABITADA

    • [PARTE IV Introduction]
      (pp. 279-283)

      Un visitante en Santafé, finalizando los años 1560, debió tener la rara sen sación de estar en un lugar que todavía no tenía forma definida y en la que una febril actividad constructiva se adivinaba por todas partes. Tres lustros antes, ese mismo personaje solo habría visto unas decenas de bohíos repartidos ordenada mente en unas manzanas que se separaban entre sí por empalizadas más que por tapias pues todavía era muy temprano para ello, las que sin embargo en su conti nuidad dejaban ver las calles de la naciente ciudad. Y si nuestro viajero hubiera llegado finalizando el siglo...

    • CAPÍTULO 17 VECINOS Y POBLADORES
      (pp. 284-295)

      La demografía santafereña del siglo XVI es hoy desconocida, situación que difícilmente cambiará en el futuro. Los problemas para su estudio se originan en que esta época, además de ser preestadística, se ve afectada por la pérdida definitiva de los principales archivos de la ciudad. Esto es remediable en otros asuntos, pero en términos demográficos la pérdida es definitiva; en particular, lo relacionado con los sectores mestizos, que por su propia naturaleza no dejaron mayor huella en los registros de la ciudad.

      Hasta 1778, cuando los recuentos demográficos se hicieron frecuentes y su factura mejoró notablemente debido a la necesidad...

    • CAPÍTULO 18 UNA EXISTENCIA ORDENADA
      (pp. 296-309)

      Santafé nació como ciudad dentro de la tradición del municipio castellano. Según esta,

      el rey no gobernaba a los habitantes de la América en sus actos diarios y civiles, sino que se gobernaban estos a sí mismos en las ciudades, por medio de sus ca bildos y ayuntamientos, instalados en la ciudad que iban a habitar, bajo ciertas formas y con ciertas atribuciones; una de ellas la de renovar su personal periódica mente y nombrar sus funcionarios (Mouchet, 1952, tomo 1, p. 196).

      Ser parte de un municipio, dentro de esta tradición, significaba también que la ciudad no se reducía...

    • CAPÍTULO 19 LOS SOPORTES DE LA VIDA EN CIUDAD
      (pp. 310-332)

      Dos limitaciones que debió enfrentar el Cabildo de la ciudad, sin mayor éxito, nos permiten entender algunas de las características de la ciudad colonial en sus primeros decenios de existencia y aún durante la centuria siguiente. De una par te, su falta crónica de recursos, debido no a la dudosa pobreza de la población residente y avecindada, sino a las serias limitaciones que tenía el Cabildo para recaudar fondos por fuera de sus propios bienes; de otra parte, las presiones de la elite urbana para evitar que las regulaciones económicas establecidas por el Cabildo en la ciudad impidieran su enriquecimiento...

    • CAPÍTULO 20 LOS ESPACIOS DE LA EXISTENCIA
      (pp. 333-349)

      Con el paso de los años, ciertamente, “todos y cada uno de sus habitantes fueron encontrando un espacio en la ciudad; un espacio para su reproducción biológica así como social y cultural” (Therrien y Jaramillo Pacheco, 2004, p. 127).²⁴ La construcción social y simbólica de estos lugares, pues al cargarlos de significado dejan de ser únicamente referentes físicos, permitió que la urbe que lentamente era construida y ordenada en sus instituciones se convirtiera al mismo tiempo en una comunidad –civitas– compuesta por vecinos y residentes que la habitaban. Esos espacios resultan tan numerosos y variados como las personas mismas, porque...

    • NOTAS PARTE IV
      (pp. 350-357)
  10. EPÍLOGO
    (pp. 358-359)

    La ciudad de los conquistadores, una de las formas que tomó la ciudad indiana y que igualmente podríamos llamar la ciudad de los vecinos blancos o la ciudad de los encomenderos, se caracterizó por ser el lugar desde el cual se construyó y consolidó el “nuevo mundo”. Estas ciudades nacieron como campamentos militares, reales dirían los conquistadores, y no perdieron este carácter sino hasta muchos años después de fundadas. Creadas en zonas hostiles, solo hasta que el sometimiento de la población nativa alcanzó el nivel suficiente para que el énfasis militar de la conquista diera paso al modo de vida...

  11. BIBLIOGRAFÍA
    (pp. 360-371)
  12. Back Matter
    (pp. 372-372)