Skip to Main Content
Have library access? Log in through your library
La España del siglo XX

La España del siglo XX

Santos Juliá
José Luis García Delgado
Juan Carlos Jiménez
Juan Pablo Fusi
Copyright Date: 2007
https://www.jstor.org/stable/j.ctt6wpttg
  • Cite this Item
  • Book Info
    La España del siglo XX
    Book Description:

    Primero la política y la sociedad, después la economía y, finalmente, la cultura son los tres ejes vertebradores del incitante recorrido por la España del siglo XX que invitan a seguir las páginas de esta obra. Adquiere así su forma definitiva un proyecto editorial -tras la aparición de los tres tomos bajo el título común deUn siglo de España- gestado hace un lustro con vocación unitaria y con un compartido planteamiento interpretativo por sus autores, prestigiosos especialistas en historia española contemporánea y, particularmente, en una centuria, la del novecientos, que, tanto por logros como por fracasos, en unos u otros pasajes del curso secular, ha devuelto a lo español protagonismo en la historia de Europa y del mundo actual.La España del siglo XXcontiene, en suma, una visión abarcadora y sintética, sugerente y rigurosa, a la vez, de un tiempo histórico atractivo y aleccionador como pocos.

    eISBN: 978-84-15817-29-1
    Subjects: History

Table of Contents

Export Selected Citations Export to NoodleTools Export to RefWorks Export to EasyBib Export a RIS file (For EndNote, ProCite, Reference Manager, Zotero, Mendeley...) Export a Text file (For BibTex)
  1. Front Matter
    (pp. 1-6)
  2. Table of Contents
    (pp. 7-10)
  3. Presentación
    (pp. 11-12)
    Los autores

    Esta obra recupera la idea inicial de un proyecto editorial gestado hace algo más de un lustro con el propósito de ofrecer, a la vez, una visión abarcadora y sintética de la historia española del siglo XX, sumando para ello tres enfoques monográficos de diferente autoría, pero con un compartido planteamiento interpretativo básico y una pauta común de periodificación. El primer fruto de dicho empeño, con vocación unitaria en su origen, dio como resultado, sin embargo, tres libros independientes aunque simultáneos en su aparición y con igual antetítulo:Un siglo de España(Marcial Pons Historia, Madrid, 1999). Pues bien, las...

  4. Primera parte POLÍTICA Y SOCIEDAD

    • Introducción
      (pp. 15-18)

      Monarquía, República, Dictadura y Democracia constituyen una elocuente secuencia de lo muy complicado que ha sido en España establecer una forma de Estado basada en un sólido consenso social: la Monarquía se hundió empujada por una fiesta popular que tomó el aire de una revolución, la República fue derrotada tras una larga Guerra Civil, la Dictadura quebró después de una interminable crisis interna y la democracia sólo se instauró tras un proceso con más sobresaltos de los que una mitificada transición por transacción estaría dispuesta a reconocer. Tanto vaivén, con los antecedentes de cambios de Constitución en que tan pródigo...

    • Capítulo 1 Monarquía
      (pp. 19-84)

      En la nota preliminar a suHistoria del Reinado de Alfonso XIII, Melchor Fernández Almagro aseguraba que Estado y sociedad habían seguido en España durante ese periodo caminos distintos: mientras el Estado no acertaba con el secreto de su vitalidad y de su eficacia, la sociedad se había renovado de tal suerte que cualquiera podía apreciar el cambio profundo operado entre 1902 y 1931. Establecía con esta tesis Fernández Almagro una clave interpretativa que ya había sido enunciada por muchos testigos de la época: no otra visión se oculta bajo la metáfora de José Ortega en su conferencia de 1914...

    • Capítulo 2 República
      (pp. 85-154)

      Al finalizar la Gran Guerra, varios de los Estados que mantenían formas políticas heredadas del Antiguo Régimen se transformaron en repúblicas: Alemania, Austria, Checoslovaquia, Hungría y Polonia fueron los principales. Antes, en 1910, Portugal había adoptado también la forma republicana de Estado, y después, en 1922 y 1924, la implantarían Irlanda y Grecia. Fue la española la última de las repúblicas que alumbraron en ese periodo, lo que la distingue de la mayoría de ellas, proclamadas como efecto de la Gran Guerra. En España, la instauración de la República no fue consecuencia del hundimiento de un sistema político producido por...

    • Capítulo 3 Dictadura
      (pp. 155-226)

      A diferencia de la Monarquía, la República no se hundió; fue derrotada. Y no en unos días, ni en unos meses, sino en tres años de guerra desigual: los valores por ella representados contaban en España con más profundo arraigo que la Monarquía. Por eso, una vez consumada la derrota, los nuevos poderes establecidos por la fuerza de las armas y de la religión procedieron de manera diametralmente opuesta a como lo hicieran en 1931 las autoridades republicanas. Si éstas creyeron que la sociedad y el Estado se habían convertido a la democracia y a la república, y no emprendieron...

    • Capítulo 4 Democracia
      (pp. 227-310)

      Vacante la Jefatura del Estado, el Consejo de Regencia asumió sus poderes para preparar los funerales de Francisco Franco y proceder a la proclamación de Juan Carlos de Borbón como su sucesor a título de rey. Se diría que el tiempo hubiera permanecido inmóvil: un teniente general, un arzobispo, un jerarca del Movimiento; fuerzas armadas, Iglesia y partido, los tres pilares fundacionales del régimen velaban en la hora del relevo. Pero en las ceremonias que siguieron a la multitudinaria despedida al dictador pudieron apreciarse los signos de un cambio: el recién proclamado rey por las Cortes el día 22 de...

    • Epílogo en 2007
      (pp. 311-316)

      Cuando comenzaba el año 2006, la población española se acercaba rápidamente a los 45 millones de habitantes: 44.708.964, para ser exactos. Y cuando el mismo año tocaba a su fin, un criminal atentado de ETA en la nueva terminal del aeropuerto de Barajas segaba la vida de dos jóvenes inmigrantes ecuatorianos. Tal vez nada como estos dos hechos ilustra los cambios y continuidades del primer lustro del siglo XXI en España: la más radical transformación demográfica que se recuerda junto a la más persistente amenaza a la paz y a la convivencia ciudadana que se ha cebado esta vez en...

    • Nota bibliográfica
      (pp. 317-320)
    • Cronología
      (pp. 321-330)
  5. Segunda parte LA ECONOMÍA

    • Introducción La línea quebrada de la modernización económica en la España del siglo XX. Una perspectiva comparada Tres Españas, cuatro capítulos
      (pp. 333-348)

      Si el siglo XX pudiera expresarse en forma de obra orquestada, acaso ninguna como la sinfonía «Heroica» de Beethoven fuera la que mejor marcase, al compás de sus cuatro movimientos, los sucesivostemposde la evolución de la economía española a lo largo de la centuria. Un primer tercio al ritmo de unallegro con brio, sosteniendo el de otros países europeos, aunque bruscamente interrumpido, mediado el decenio de 1930, por eladagio, lento y triste, de una larga marcha fúnebre, prolongada durante los años cuarenta; y, tras este segundo movimiento, un scherzo,allegro vivace, desde el decenio de 1950...

    • Capítulo 1 El reinado de Alfonso XIII. Un paso hacia la modernización bajo el signo del nacionalismo económico
      (pp. 349-402)

      Los límites cronológicos del reinado de Alfonso XIII, entre 1902 y 1931, se inscriben en su totalidad dentro de laprimerade lastres Españasque, como se ha dicho en las páginas precedentes, distingue la diferente modulación del ritmo de crecimiento económico, y también el cambio estructural que el desarrollo trae consigo. Sin embargo, el periodo temporal de esa España de moderado pero mantenido crecimiento en el largo plazo que abre el siglo, se puede y debe hacer llegar hasta la antesala de la Guerra Civil, esto es, hasta el cierre del año 1935, y cabría asimismo hacerla partir...

    • Capítulo 2 El interludio de la Segunda República y la Guerra Civil. Esperanzas frustradas
      (pp. 403-420)

      Además de su propio desgaste político, es claro que, en lo económico, según se ha detallado en páginas anteriores, las posibilidades desarrollistas del régimen de Primo de Rivera habían alcanzado techo antes de que concluyera el decenio de 1920. El problema del tipo de cambio de la peseta, suscitado a partir de 1928 y agudizado en 1929, enreda a la Dictadura en su propia soga, hasta provocar una auténtica crisis de confianza en la capacidad del gobierno —y de su ministro de Hacienda— para hacer frente a la cambiante y compleja coyuntura económica internacional de esos años. El empeño, ajeno...

    • Capítulo 3 La época del franquismo. Del estancamiento al desarrollo
      (pp. 421-474)

      Un rápido e imaginariotravellingpor la economía a lo largo del franquismo dejaría en el lector una sucesión de imágenes un tanto desconcertadora, que bien podría iniciarse con el simbolismo numantino deSin novedad en el Alcázar(1940) y concluir con el abigarrado retablo de una España que ya ha conocido un amplio desarrollo, adentrándose, entre confiada y expectante, en una nueva época: el cuadro social retratado, cuando apenas han transcurrido dos años de la muerte del dictador, enLa escopeta nacional(1977). Muchas cosas han cambiado, y han cambiado mucho entre tanto; han tardado en cambiar y lo...

    • Capítulo 4 Transición y democracia. La definitiva sincronización con Europa
      (pp. 475-506)

      Y la libertad se recuperó. Con el régimen de libertades que sucede al franquismo se abre un nuevo capítulo de la España contemporánea: el que, a efectos de estas páginas, abarca el último cuarto del siglo XX. Un cuarto de centuria en el que, debe anotarse enseguida, la realidad española ha demostrado holgadamente su capacidad para flotar sobre la corriente de la historia, dicho al modo orteguiano. Para afirmar sus capacidades creativas en muchos órdenes de la vida colectiva, también en el económico. Con una trayectoria temporal que tiene sus puntos más simbólicos, durante el primero de los cinco quinquenios,...

    • La huella de un siglo. La cumplida agenda de la modernización
      (pp. 507-514)

      Contra el maleficio finisecular que, por unas u otras circunstancias, parece arrastrar España desde el siglo XVI —entendiéndolo así, además, en cada ocasión, una buena parte de los contemporáneos—, el final del novecientos ofrece un tono radicalmente distinto, lejos de aquel hipercriticismo exacerbado de cien años atrás que tantas capacidades quizá acabó por mutilar. Un final de siglo, el del XX, marcado —ojalá que sin caer en una autocomplacencia eventualmente tan nociva— por la esperanza, bien justificada, de alcanzar los mismos baremos de prosperidad que los vecinos más prósperos, y que, frente al repliegue y al ensimismamiento pesimista de...

    • Epílogo en 2007
      (pp. 515-520)

      El siglo que se contempla en las páginas de este libro es el del «novecientos», elnovecentode los italianos. Siglo XX aquí acotado de un modo estrictamente cronológico (1900-2000), por más que desde unas u otras perspectivas haya sido objeto de recortes y acortamientos. Y bien, ni en aquella fecha ya lejana ni en ésta aún cercana, el calendario ha ocasionado alteraciones en las tendencias básicas de la economía española. Así, como quedó anotado en su momento, 1900, o su entorno temporal, no supuso corte alguno; de modo que, sobre lo que política y culturalmente pudo significarel 98,...

    • Nota bibliográfica
      (pp. 521-524)
    • Cronología
      (pp. 525-528)
  6. Tercera parte LA CULTURA

    • Introducción
      (pp. 531-532)

      «Cultura —escribió Ortega y Gasset— es el sistema vital de las ideas de cada tiempo». Así pues, en una primera aproximación, la cultura española del siglo XX es nada menos que el sistema vital de las ideas españolas de la centuria: sin conocer ni esa cultura ni esas ideas no es posible, por tanto, entender la España del siglo XX. Los libros que se publican en un país; su prensa; su teatro; la arquitectura de sus calles y ciudades, su pintura, su música; la ciencia que se hace, o que no se hace, en sus universidades y centros científicos, y...

    • Capítulo 1 El despertar de la cultura
      (pp. 533-562)

      «El despertar cultural de España —escribió en 1949 E. R. Curtius, el historiador alemán de la literatura y de las ideas, en su libroEnsayos críticos de la literatura europea— es uno de los pocos sucesos agradables del siglo XX». Curtius aducía como prueba la importancia de la obra de Unamuno, Ortega y Gasset, Pérez de Ayala y Jorge Guillén, de los que se ocupaba con amplitud en su libro; tenía además a Picasso por «el renovador de la pintura moderna». Curtius fechó aquel despertar en 1900. Entendía que en el siglo XIX España había sido un país provinciano, distanciado...

    • Capítulo 2 El discurso de la modernidad
      (pp. 563-588)

      En 1913-1914, en el espacio de unos pocos meses, tuvieron lugar dos relevantes hechos culturales: el 29 de octubre de 1913, un homenaje a Azorín en Aranjuez ofrecido por Ortega y Gasset y Juan Ramón Jiménez; el 28 de marzo de 1914, la conferencia «Vieja y nueva política» que el mismo Ortega pronunció en un teatro de Madrid, en la que se presentó, además, la Liga de Educación Política Española. El homenaje a Azorín significaba el reconocimiento del papel renovador que había cumplido y seguía cumpliendo la que desde ese mismo año, 1913, se llamaba, gracias al propio Azorín, generación...

    • Capítulo 3 La República de los intelectuales
      (pp. 589-618)

      «¿Quién ha traído la República?». «¿Por quién ha venido la República?» preguntaba Azorín en un artículo en la prensa, enCrisol, el 4 de junio de 1931, poco después, por tanto, de la implantación del nuevo régimen: «El cambio de régimen —se respondía— se ha producido por un cambio del espíritu público», por una transformación —añadía— del sentimiento nacional «a lo largo de treinta años», que Azorín atribuía a la lenta labor que en ese tiempo había ido operando la que llamaba «legión de trabajadores intelectuales». «La República —concluía— la han hecho posible los intelectuales».

      Azorín no se refería —estaba...

    • Capítulo 4 Vieja y nueva cultura (la cultura durante el franquismo, 1939-1975)
      (pp. 619-670)

      La Guerra Civil de 1936-1939 y el triunfo en la misma de Franco (esto es, del ejército y de la Iglesia, de la Falange, del tradicionalismo carlista y del monarquismo conservador) supusieron el fin del excepcional momento cultural que España había vivido en los primeros treinta años del siglo merced a la acción acumulada de las llamadas generaciones del 98, del 14 y del 27. Como ya ha quedado dicho, muchos y bien conocidos intelectuales y artistas (Miró, Juan Ramón Jiménez, Casals, José Gaos, Sánchez Albornoz, Américo Castro, Alberti, María Zambrano, Jorge Guillen, Pedro Salinas, Luis Cernuda, Aurelio Arteta, Castelao,...

    • Capítulo 5 Cultura y democracia. La cultura de la transición
      (pp. 671-714)

      La cultura española había recobrado desde los años cincuenta y sesenta, como hemos visto, un más que discreto nivel de calidad y modernidad. Parte de ella —también ha quedado dicho— había sido, además, esencial en la recuperación de la conciencia democrática del país. Cuando en 1977 se concedió el Premio Nobel de Literatura al poeta Vicente Aleixandre, pareció obvio que se quiso premiar no sólo los méritos innegables del escritor, sino además el hecho mismo de que la cultura española —como ejemplificaba el caso de Aleixandre, que supo sobrevivir con enorme dignidad en su exilio interior— hubiera terminado por triunfar...

    • Epílogo en 2007
      (pp. 715-722)

      Modernidad, cultura como mercado, idea de España, cultura de masas, esto es, la realidad social y las directrices y debates culturales en torno a las que se desenvolvía de alguna forma la cultura española cuando terminaba el siglo XX, condicionarían, lógicamente, la dinámica cultural del país aún por un cierto tiempo y, desde luego, en la primera década del siglo XXI.

      La arquitectura, que en 2002 celebró profusa y significativamente el centenario de Gaudí, era, cuando comenzaba ese nuevo siglo, la mejor expresión de la modernidad española. Ya se han citado más arriba algunos de los nombres (Sáenz de Oiza,...

    • Nota bibliográfica
      (pp. 723-732)
    • Cronología
      (pp. 733-738)
  7. Los autores
    (pp. 739-740)
  8. Índice de nombres
    (pp. 741-767)