Skip to Main Content
Have library access? Log in through your library
Los judíos en España

Los judíos en España

JOSEPH PÉREZ
Copyright Date: 2005
https://www.jstor.org/stable/j.ctt6wpv86
  • Cite this Item
  • Book Info
    Los judíos en España
    Book Description:

    La cultura sefardí siempre ha despertado gran interés más allá de la historiografía especializada. Tras la expulsión en 1492 y durante siglos, los judíos desterrados prolongaron su relación con España a través de numerosas manifestaciones en las que se citan, sin solución de continuidad, el resentimiento, la idealización y la nostalgia. El caso quizá no tenga parangón en la historia: raras veces una comunidad expulsada ha mantenido semejante fidelidad a sus orígenes, incluso en las peores horas del siglo XX volvieron su vista la tierra que aún contemplaban como refugio, España, donde tal vez no pueda hablarse de racismo antisemita, pero sí de antijudaísmo. Ésta es la historia, bella y traumática, que trata de resumir el presente libro

    eISBN: 978-84-15817-18-5
    Subjects: History, Sociology

Table of Contents

Export Selected Citations Export to NoodleTools Export to RefWorks Export to EasyBib Export a RIS file (For EndNote, ProCite, Reference Manager, Zotero, Mendeley...) Export a Text file (For BibTex)
  1. Front Matter
    (pp. 1-6)
  2. Table of Contents
    (pp. 7-8)
  3. De la Sefarad bíblica a la Sefarad de hoy
    (pp. 9-14)

    El judaísmo consta de dos grandes ramas, la sefardí y la askenazí. La primera tiene sus orígenes en la Península Ibérica y, desde allí, ha irradiado hacia la Europa occidental y el Mediterráneo; su lengua es el judeo-español. Los askenazíes, en cambio, tienen sus raíces en la Europa germánica, en la cuenca del Rin, y desde allí se difundieron por la Europa central y oriental; su lengua es el yídish, dialecto compuesto de alemán medieval y de hebreo; en los siglos XVI y XVII, Polonia fue la cuna principal de la comunidad askenazí; luego las persecuciones empujaron a muchos judíos...

  4. Preludio: Los judíos en la Península Ibérica antes de 711
    (pp. 15-26)

    Con la palabra griegadiásporase suele designar la dispersión del pueblo judío a través del mundo en la Antigüedad, fenómeno histórico que la tradición rabínica considera como el castigo impuesto por Dios a unos fieles que se habían apartado de Él, descuidando sus obligaciones religiosas y morales. Las primeras manifestaciones de la diáspora coinciden con la desaparición de los dos reinos hebreos que se habían formado después de la muerte de Salomón (930 a. C.). El primero, el de Israel, cae en poder de los asirios, quienes envían al destierro a muchos de los habitantes (722 a. C.). El...

  5. La España de las tres religiones
    (pp. 27-104)

    Nada tiene de extraño que la comunidad judía de España, agobiada por los malos tratos, amenazada en su identidad y en su misma existencia, sintiera poca simpatía por la monarquía visigoda. Para ella, la invasión musulmana de 711 significó el fin de un calvario y una esperanza de tiempos mejores. ¿Llamaron los judíos a su socorro a los moros, invitándoles a ocupar la Península? ¿Contribuyeron a la derrota de los visigodos y al triunfo de los moros? Es lo que sostiene Ignacio Olagüe: los arrianos que quedaban en España después de la conversión de Recaredo al catolicismo, pero también los...

  6. La Edad conflictiva
    (pp. 105-160)

    Contra lo que escribe Américo Castro, la originalidad de la España medieval no consistió en la presencia de castas determinadas por la religión—cristianos, moros y judíos—, a diferencia de lo que ocurría en la misma época en el resto de Europa, donde la diferenciación social habría descansado sobre otras bases: el poder señorial, la influencia económica, etc. Es difícil seguir al gran hispanista cuando afirma que, en la Península Ibérica, la casta determinó el estatus social: a los judíos se les hubiera encomendado las funciones intelectuales y económicas, a los moros las tareas artesanales y el trabajo en...

  7. La Inquisición y la expulsión de los judíos
    (pp. 161-218)

    Con la subida al trono de Castilla de la reina Isabel, a finales del año 1474, completada en 1479 por el advenimiento de su marido Fernando a la Corona de Aragón, España entra en una fase ascendente de su historia. Es conveniente huir de todo personalismo excesivo: los nuevos soberanos no realizan ningún milagro; se encuentran a la cabeza de un país, sobre todo Castilla, lleno de posibilidades, de dinamismo, de vitalidad: crecimiento demográfico, expansión económica, principalmente en el sector de la ganadería que proporciona rentas saneadas y permite un desarrollo importante del comercio exterior. Esta situación no la crean...

  8. La diáspora sefardí
    (pp. 219-266)

    Al finalizar el plazo que se les había dado, los judíos no tuvieron más remedio que emprender la marcha hacia el destierro, dando así origen a las comunidades sefardíes de Europa y Asia Menor. Los unos lo hicieron por vía terrestre (hacia Portugal, Navarra o Francia), los otros por mar, embarcando en los puertos del Cantábrico —Laredo, principalmente—, del Mediterráneo —Cartagena— o del Atlántico —Cádiz, Sanlúcar, Puerto de Santa María—. Varios de ellos no habían perdido del todo la esperanza de que los reyes pudieran cambiar de parecer y autorizarlos a regresar a su patria. Éstos, por lo...

  9. Españoles sin patria
    (pp. 267-336)

    Los judíos expulsados de España en 1492 —los que, de ahí en adelante, se conocen como sefardíes—acabaron por establecer su residencia definitiva en unas naciones que conviene dividir en dos grupos de características y evolución muy distintas:

    Por una parte, las naciones de Europa, principalmente los Países Bajos, Francia, Italia, Alemania, Inglaterra.

    Por otra parte, los territorios musulmanes, casi todos —a excepción de Marruecos— sometidos al Imperio otomano. Estos territorios se extienden en el norte de África, en Turquía, Siria, Egipto, pero también —no hay que olvidarlo— en regiones europeas como Grecia y los Balcanes que, hasta el siglo...

  10. Sefarad hoy
    (pp. 337-344)

    ¿Qué representan los sefardíes en el mundo de hoy? La guerra mundial ha aportado cambios sustanciales en la estructuración del judaísmo. Las comunidades sefardíes del norte de África, de los Balcanes y del antiguo Imperio otomano están en vías de desaparición. En Grecia vivían unos 80.000 sefardíes en 1940; unos 50.000 perecieron en los campos nazis; sólo quedan unos mil sefardíes; de los 70.000 de Yugoslavia, 55.000 han muerto; en Bulgaria, los sefardíes no pasan de 10.000, en Turquía de 15.000... Cifras semejantes se podrían aducir para todas las comunidades sefardíes. En el norte de África es la descolonización la...

  11. Guía de lecturas
    (pp. 345-348)
  12. Índice de nombres
    (pp. 349-358)
  13. Back Matter
    (pp. 359-359)