Skip to Main Content
Have library access? Log in through your library
La travesía. 1927-2008

La travesía. 1927-2008: Memoria de mi tiempo

JOSÉ MONLEÓN
Copyright Date: 2008
https://www.jstor.org/stable/j.ctt6wpvsf
  • Cite this Item
  • Book Info
    La travesía. 1927-2008
    Book Description:

    Niño durante la Guerra Civil española, viajero por muchos países de Europa, América y el norte de África, Monleón ha vivido de cerca momentos significativos en la historia contemporánea. El teatro —su principal dedicación profesional— está en la base de numerosas páginas de este libro. Pero lo que importa, fundamentalmente, es el testimonio y la reflexión sobre la crueldad y la esperanza en nuestro mundo, las contradicciones de una teoría política y una moral, impregnadas de buenos propósitos y, en gran medida, responsables de las injusticias y el fracaso ético de nuestro tiempo. La travesía está, sin embargo, animada por una esperanza: el sentimiento de que la participación, cada vez mayor, de la humanidad en el proceso histórico está generando un cambio, una nueva lectura, que nos permita sortear las consecuencias de tantas ideologías, fanatismos y viejas formas de pensamiento.

    eISBN: 978-84-15817-45-1
    Subjects: History

Table of Contents

Export Selected Citations Export to NoodleTools Export to RefWorks Export to EasyBib Export a RIS file (For EndNote, ProCite, Reference Manager, Zotero, Mendeley...) Export a Text file (For BibTex)
  1. Front Matter
    (pp. 1-10)
  2. Table of Contents
    (pp. 11-16)
  3. INTRODUCCIÓN
    (pp. 17-20)
    Ada del Moral

    Vamos, ante todo, a olvidar las viejas formalidades de nació, creció, hizo esto y aquello. Todo el bagaje exterior tiene cabida en este libro pero, ante todo, quisiera trazar una semblanza de la criatura que lo inspira, más allá de su condición de catedrático, crítico, dramaturgo, director, editor y viajero. Monleón es un humanista que no ha perdido la esperanza porque sabe de cuántos logros es capaz el ser humano. Él, a su vez, milita en la interrogación permanente, y se hace proyectos en continua evolución que va arrancando de sí mismo si amenazan con fosilizarse. Tal vez no pueda...

  4. DONDE EL AUTOR DECLARA EL CONTENIDO DEL EQUIPAJE: PERSONAS Y PERSONAJES
    (pp. 21-26)

    Siempre he intentado conjugar el interés estético con el compromiso ético. Es decir, construir una estética de la ética, basada en la coherencia. Una de mis ideas está relacionada con el concepto del teatro de las personas, acerca del cual he escrito lo siguiente:

    «El teatro trabaja habitualmente sobre la construcción de unos personajes obligados a actuar, a pensar y hablar de un modo determinado, que es, precisamente, lo que les da una identidad social, y por lo que son reconocidos. Incluso cualquiera de nosotros, según donde vayamos, nos vestimos de un modo o de otro y cambiamos nuestro lenguaje,...

  5. I EL LARGO VIAJE
    (pp. 27-46)

    Para la inmensa mayoría, el viaje ha sido siempre el paso necesario para llegar a un determinado destino. Cuanto más breve mejor, porque es tiempo perdido y origen de numerosas molestias. Supongo que ésa es una de las ambivalencias de tantas conquistas contemporáneas, porque estaciones, carreteras y aeropuertos son, con frecuencia, incómodos espacios y las horas de viaje entrañan una especie de «entrega» al medio de transporte rara vez gratificante. Quizá por eso, los aterrizajes están seguidos de una impulsiva y desordenada reacción de los pasajeros, siempre dispuestos a esperar de pie y amontonados en el pasillo en cuanto el...

  6. II CANCIONES PARA DESPUÉS DE UNA GUERRA
    (pp. 47-54)

    Cuando, en abril del 39, llegaron los nacionales y nos dijeron «señores esto se ha acabado, volvemos al orden», tuve la sensación de que empezaba una obra nueva que no iba a tomar en consideración el origen de los horrores que acabábamos de vivir. Las costumbres cambiaron y la vida social adquirió el tono de una austera ceremonia y aburrimiento. Recuerdo aún a los vecinos de Gerona, a donde se trasladó mi familia poco después, deteniéndose en las calles mientras, al atardecer, arriaban las banderas de los cuarteles. Desfiles de la Victoria, actos en el Instituto de Segunda Enseñanza donde...

  7. III VALENCIA: FACULTAD, RADIO, ABOGACÍA Y HUIDA
    (pp. 55-62)

    Ya en Valencia, acabé el bachillerato en la Academia Castellanos, instalada en lo que es hoy el hotel Astoria. Mi trasiego se había ido convirtiendo en un viaje interior que, justo en aquel momento, se encontró con el teatro. Eran los años de Adolfo Torrado y de los juguetes cómicos, cuando los hermanos Álvarez Quintero y Muñoz Seca ocupaban las cumbres de la crítica tradicional. Y cuando una profesora de literatura, avergonzada por lo que pudiéramos pensar los alumnos de la Academia, nos explicabaLa Celestinaproclamando que ella jamás la había leído. Pero también fue la época en que...

  8. IV MADRID. PARADA Y ESTACIÓN INTERMITENTE
    (pp. 63-104)

    Concluida la mili, de dos años, volví a Valencia y el despacho comenzó a funcionar. Supongo que las circunstancias habían contribuido a que perdiera la inhibición y «me gustara hablar». Es un gusto que no he perdido nunca y ha incidido en el curso de mi vida profesional y pedagógica. Un gusto peligroso, que yo he intentado controlar, pues también he tenido siempre presente el horror retórico y el perverso placer de tantos habladores. Por razones profesionales hice varios viajes a Madrid, donde tuve ocasión de asistir a algunas representaciones, entre las que me impresionó sobremanera unDon Juaninterpretado...

  9. V ENTREMÉS
    (pp. 105-114)

    Era un pueblecito tranquilo. Pero estalló una Guerra Civil y hubo muchos muertos. Llegada la Paz, se creó una Comisión para averiguar lo sucedido. No fue posible saberlo. Las víctimas ya no estaban y nadie asumió su parte de culpa. Todos los vivos proclamaron su inocencia y exigieron la aplicación de su justicia.

    «El teatro puede ser un castigo, pero también una recompensa, cada vez que intervienen las mejores fuerzas humanas. Y así ha sucedido en el teatro Marin Drzic, de Dubrovnik, que premió a su público con la obraArgonautas 2000,presentado por un insólito grupo itinerante de actores,...

  10. VI ESPACIOS PROPIOS
    (pp. 115-220)

    En algún momento de cuanto precede he comentado que una característica habitual de mi trabajo ha sido la creación de espacios propios. Es decir, que, como no había publicación, plataforma o centro desde donde escribir o hacer lo que yo quería, tenía que crearlo. De ahí el movimiento incesante de mi biografía. Cada vez que he necesitado decir una cosa, he buscado el modo de hacerlo, fuera a través de artículos, de conferencias, de obras teatrales o de diversas iniciativas que duraban el tiempo preciso. SóloTriunfofue para mí un espacio insustituible sin más episodio que ser aceptado por...

  11. VII LA CULTURA DE LA ALIANZA
    (pp. 221-238)

    Buena parte del discurso político contemporáneo gira en torno al dilema entre la convivencia pacífica de las culturas o su choque inevitable. Debate que introduce una serie de términos equívocos, a los que habría que añadir el de «Alianza de Civilizaciones». ¿De qué estamos hablando realmente? Detrás de cada una de las palabras que median en el debate hay diversas interpretaciones posibles. Y bueno es, antes de seguir adelante, aclarar cuál es el sentido que tienen en mi reflexión.

    Empecemos por cuestionar el concepto de civilización propuesto por Samuel Hunttington, generalmente aceptado por la explicable influencia de los Estados Unidos...

  12. VIII SOMBRAS
    (pp. 239-242)

    Estaba en el coche, en la puerta de mi casa. Esperando que bajara mi hija. Por la acera, vistiendo un pulóver azul, con la sonrisa de un campesino, avanzaba un hombre de mediana edad y aspecto feliz. Le brillaban sus lustrosas barbas cuando se acercó a mí. Metió la cabeza por el hueco de la ventanilla, y, sin mediar palabra, me agarró del pelo e intentó, con gesto decidido, rebanarme la yugular; me doblé hacia delante, en un gesto instintivo, y me clavó un destornillador en la espalda, felizmente protegida por las amplias hombreras de mi chaqueta. Oí sus risas...

  13. IX EL MOTÍN DE ARANJUEZ
    (pp. 243-254)

    El Ayuntamiento de Aranjuez recuerda anualmente el Motín que acabó con la privanza de Godoy. Con tal fin, realiza un espectáculo precedido de un pregón a cargo del Amotinado Mayor. En 2007, me eligieron, según rezaba la nominación, «por su destacada labor en la defensa de las libertades públicas y democráticas, a través de acciones en las que imperan la solidaridad, la cooperación y la justicia social, así como por su firme defensa del teatro y de la cultura en general, como marco de encuentro para la consolidación de los cauces democráticos y la convivencia pacífica».

    Mi pregón, ante unos...

  14. X ÚLTIMAS IMÁGENES
    (pp. 255-262)

    Pabellón de Marruecos de la primera Expo Internacional de Sevilla. Salón circular, centrado por un breve estanque presidido por una fuente. Paredes de mosaico y madera labrada, bajo una alta cúpula. Para el acto, han cerrado la fuente y colocado un falso suelo sobre el agua, cubierto, como el resto de la sala, de sillas. Lleno absoluto. En primer término, un estrado sobre el que ofrece su concierto el grupo de músicos españoles y marroquíes que lidera Luis Delgado. Forma parte del Ciclo organizado por la Fundación de las Tres Culturas, en este caso coordinado con el Foro Anual de...

  15. EPÍLOGO
    (pp. 263-268)

    He tenido en mi vida muchas experiencias que rara vez he considerado pasajeras y he intentado asimilar. Mi primer trabajo fue el de maestro de escuela, en Aldaya (Valencia), para asegurar unos ingresos que me garantizaran la asistencia a la Facultad de Derecho. Aprendí mucho en aquel par de años, y de entonces me viene un interés por la educación que se ha reavivado en el IITM últimamente. Me hice abogado y abrí un bufete en Valencia, donde, paralelamente, inicié mi trabajo de crítico teatral, que luego proseguí en Madrid. Aquí me matriculé en la Escuela Oficial de Cine y...

  16. Back Matter
    (pp. 269-270)